El núcleo y el entorno

Son chorradas mías: no sé muy bien porqué, los electrones siempre me han parecido de izquierdas y los protones de derechas. Unos dando vueltas en sus diferentes bandas de energía, yo qué sé, anarquistas, comunistas, ecologistas,… los otros encerrados en su inexpugnable centro, en el núcleo vedado a los electrones, compartiéndolo con los neutrones, ni carne-ni pescado que no sabe-no contesta. Si le metes más neutrones al núcleo las cosas siguen más o menos igual y obtenemos un isótopo.

Y aquí estamos nosotros, en este isótopo del franquismo que es la segunda restauración borbónica, sufriendo males parecidos a los de cuando los policías iban de gris.

Los pueblos se pelean por un almacén «temporal» a llenar de basura radiactiva que ellos ven con carita de Mr Marshall, mientras los políticos nacionales y regionales del ppsoe se niegan con la boca pequeña a la vez que silban mirando a los lados. Lo mismos políticos pronucleares, algunos, como el Honorable, impulsores del ATC. Los mismos que cantan las alabanzas de la energía nuclear, cuyos beneficios caen en manos privadas y sus marrones nos tocan a todos. Algo hay que hacer con los residuos, es evidente, no nos los podemos comer, pero sí podemos dejar de producirlos.

En otra pista del circo, la Audiencia Nacional de Orden Público se convierte en un club de la comedia con chascarrillos de barra bar, capitaneados por la mismísima juez que se supone debería ser imparcial. Ni siquiera sabe porqué quiere meter en la cárcel a Otegi, porque de lo que este dijo ella «no entendió ni papa». Pero eso es lo de menos, ella tiene muy claro que todo es ETA y que incluso abogar por medios pacíficos y democráticos para la resolución de un conflicto enquistado es subversivo, y no se va a poner la señora a intentar que no se le note que lo suyo es un paripé y que la sentencia está ya dictada, ni falta que hace.

Y para rematar la faena ZP propone que trabajemos hasta los 67 añitos antes de cobrar la pensión. Curiosamente el está muy probablemente a 2 años de empezar a cobrar una pensión bastante más grande que la que nosotros veremos, con poco más de 50 años y sin haber trabajado en su puta vida

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS