El movimiento pensionista vuelve a tomar las calles y anuncia más movilizaciones para el 26 de mayo

Por Kaos. Estado Español

Decenas de miles de pensionistas han vuelto a tomar las calles en multitud de ciudades del Estado para continuar luchando por un sistema público de pensiones que garantice prestaciones dignas, a pesar del pacto alcanzado entre el PP y el Partido Nacionalista Vasco (PNV) para aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

Decenas de miles de pensionistas han vuelto a tomar las calles de multitud de ciudades del Estado para seguir luchando por un sistema público de pensiones que garantice unas prestaciones dignas, a pesar del pacto alcanzado entre el PP y el Partido Nacionalista Vasco (PNV) para aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

El acuerdo establece enmiendas a las cuentas que recogen la revalorización de las pensiones respecto al IPC durante 2018 y 2019 (una subida del 1,6%), y el retrasar cuatro años —hasta 2023— la aplicación del factor de sostenibilidad. Sin embargo, los manifestantes consideran que este pacto atiende “únicamente” a fines políticos para desbloquear la aprobación de los presupuestos por parte del Gobierno central y que no va tener continuidad para “consolidar” la mejora de las prestaciones que reciben. Además, han insistido en que, respecto al factor de sostenibilidad —que se estima que reducirá la cuantía de las futuras prestaciones— es necesaria su derogación, no solo que su aplicación sea pospuesta.

 

Cabecera de la manifestación de Oviedo

 

En Madrid, miles de personas exigían “Dignidad para las pensiones de hoy y las de mañana” al son de una batucada, sumando a sus reclamaciones el retorno a la jubilación a los 65 años y la derogación de las reformas del sistema aprobadas por PSOE y PP en los años 2011 y 2013.

En Galicia, un total de diez localidades entre las que se encuentran las principales ciudades se han sumado a las protestas, convocadas por el Movemento Galego en Defensa das Pensións Públicas (Modepen). En referencia al acuerdo, Álvaro Blanco, miembro del colectivo, ha denunciado que “seguramente sea un espejismo que durará lo que duren las necesidades de la mayoría parlamentaria”. Así, Modepen ha llamado a continuar con las movilizaciones porque entienden que es la única vía para “consolidar” las mejoras en el sistema de pensiones. “Estamos convencidos de que es cuestión de insistir, persistir y resistir“, ha remarcado.

En Vitoria se ha celebrado esta mañana la primera de las tres manifestaciones convocadas para este sábado en el País Vasco. A las 18.00 horas de la tarde, daban comienzo las de Bilbao y San Sebastián. En la capital alavesa, miles de personas han recorrido el centro de la ciudad, y los organizadores de la protesta han leído un manifiesto en el que han recordado la situación de las personas con empleos precarios y de los parados, para los que se reclama un salario mínimo de 1.200 euros y una mayor “estabilidad” laboral, en el caso de los trabajadores, y unas mayores prestaciones para los desempleados. Además, se ha convocado ya una nueva jornada de movilizaciones prevista para el próximo 26 de mayo.

 

Decenas de miles de manifestantes en San Sebastián

 

En Bilbao han sido unas 33.000 personas, según la Policía Municipal, las que han participado en una nueva manifestación masiva. La marcha ha arrancado, como es habitual, en el Ayuntamiento, donde cada lunes los protagonistas de este movimiento social se concentran desde hace cinco meses, para, desde ahí subir por la calle Buenos Aires y tomar la Gran Vía hasta terminar en la plaza del Sagrado Corazón hacia las 19:30 horas. A la cabeza de la manifestación se han colocado varias mujeres al considerar que son las principales damnificadas por la brecha salarial existente en el mercado laboral y, al mismo tiempo, en protesta por la sentencia contra ‘La Manada’. En la marcha, en la que se han coreado gritos como «Manos arriba, esto es un atraco» y han pedido la dimisión de Rajoy: «No queremos parches. Queremos que te marches». La marcha ha finalizado en la plaza del Sagrado Corazón donde se ha leído un manifestado en la que se ha pedido una pensión mínima de 1080 euros y la necesidad de blindar la subida de las mismas según el IPC.

En San Sebastián, entre 15.000 y 20.000 personas han participado en la manifestación que ha superado a la convocada el pasado 17 de marzo, que reunió a unas 10.000 personas.”Ni nosotros lo imaginábamos”, ha asegurado José Luis Elosua, representante de la Plataforma de Asociaciones de Pensionistas de Gipuzkoa, al término de la marcha.

En Oviedo 2.000 personas, según la Policía Nacional, han coreado consignas como “las perras de los ladrones para las pensiones”, portando diversas pancartas con lemas como “Pensiones públicas dignas ya”; “No parches en pensiones, solución global y blindaje en la Constitución“.

En Valladolid, donde han secundado las movilizaciones casi un millar de personas, Jesús Isabel Martín, uno de los portavoces de la Plataforma en Defensa del Sistema Público de Pensiones, recordaba las protestas feministas del 8 de marzo, asegurando que no consentirán que la brecha salarial se mantenga con una diferencia de hasta el 60% en la cotización. El portavoz se ha mostrado firme en su objetivo de visibilizar el trabajo doméstico y ha reivindicado el papel de las mujeres al señalar que la “lucha” por la defensa de las pensiones ha “tomado el relevo” a la iniciada el 8M.

También en Extremadura varios municipios, como Almendralejo, Badajoz, Plasencia o Cáceres congregaban a multitud de personas en defensa de las pensiones. En Mérida, el portavoz de la Plataforma en Defensa de las Pensiones de la localidad, Celedonio Salguero, ha instado a que los jóvenes se impliquen en las reivindicaciones y empiecen a conocer que lo que “ahora mismo se ponga les va a afectar a ellos”.

 

Domiciano Sandoval durante su intervención en la asamblea de la Marea Pensionista de Catalunya

 

En Barcelona la Marea Pensionista de Catalunya, que se movilizó el pasado 30 de abril, ha realizado su V Asamblea en el Pavellón Municipal de la Vall d’Hebron. Ante centenares de activistas, se han producido diversas intervenciones como las del economista Pedro Montes, que ha destacado que en el Estado Español se destina sólo el 10% del PIB a pensiones públicas mientras que en Francia el porcentaje es del 14% o en Italia del 15%. Por su parte, la portavoz de la Coordinadora Estatal, Victoria Portas, ha denunciado el Pacto de Toledo porque su objetivo es “adaptar el sistema público de pensiones a los intereses de los poderes financieros“, ha criticado la complicidad de CCOO y UGT como firmantes de la reforma del 2o11, ha señalado el carácter intergeneracional del movimiento y ha apelado a continuar la organización y movilización por una “reforma integral” del sistema de pensiones que debe ser “público, digno y sostenible“.

Domiciano Sandoval, portavoz de la Marea Pensionista, ha señalado que, a diferencia de hace un mes, ahora han aparecido fondos para el incremento de las pensiones y que ello es el resultado de la “movilización social” sostenida en el tiempo, subrayando la necesidad de seguir extendiendo el movimiento, que ya tiene presencia en todo el territorio de Catalunya, y del necesario “vínculo solidario” con los trabajadores y estudiantes para poder avanzar en los objetivos de “una pensión mínima de 1080 euros, que las pensiones estén garantizadas por los presupuestos del Estado o que se ponga fin a la brecha actual entre las pensiones de hombres y mujeres“, entre otras. Sandoval, que también se ha referido a su reciente viaje a Bruselas indicando que lo que pretende la UE es que los pensionistas “trabajen más años y cobren menos pensión” aunque “son los estados quienes tienen la competencia en materias sociales como las pensiones“, ha anunciado una nueva jornada de movilización para el sábado 26 de mayo con una manifestación que partirá de la Plaça de la Catedral de Barcelona a las 10’30 de la mañana para concluir en la Plaça de Sant Jaume.

 

Fuente: Agencias y Redacción

 

 

COLABORA CON KAOS