El Ministerio de Interior español confirma colaboración «a fondo» con FSE marroquís mientras estas siguen apaleando inmigrantes en la frontera con Melilla

Agencias/Prensa

La noticia no es nueva, pero no por ello deja de sorprender la impunidad de la que goza el estado español en materia de derechos humanos, sobre todo en lo que se refiere al trato que tal estado da a los inmigrantes que tratan de cruzar la frontera de Melilla, y que se esconden en los bosques aledaños a la espera de poder saltar la valla. Allí, como ya se ha informado repetidamente en este y otros medios alternativos, la policía y el ejército marroquí actúan de manera inmisericorde con los migrantes subsaharianos, a los que dan una paliza tras otras y que en no pocas ocasiones acaba con el asesinato del migrante como consecuencia de tales palizas. Todo ello bajo el silencio y la complicidad de las autoridades españolas, responsables directas de tales hechos mediante los acuerdos en materia de control fronterizo que alcanzan con la dictadura marroquí. 

Además, las autoridades españolas, sabedoras de que no será la UE y mucho menos la propia justicia española la que le pida responsabilidades por tales hechos, no necesitan ya esconder dichas relaciones con las fuerzas y cuerpos de seguridad de la dictadura marroquí. Sin ir más lejos, antes los sucesos desarrollados estos últimos días en la valla de Melilla, donde varios centenares de migrantes subsaharianos han tratado de cruzar la frontera con destino a tal ciudad africana de soberanía española, el director general de Relaciones Internacionales y extranjería del Ministerio del Interior, Carlos Abella y de Arístegui, ha destacado el trabajo «a fondo» con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad marroquíes en materia de inmigración.

«Sobre las dos llegadas que ha habido a la valla de Melilla hay que decir que existe un contacto cotidiano y un trabajo a fondo con Marruecos, que está haciendo un despliegue muy notable y está colaborando eficazmente«, dijo en declaraciones a los medios de comunicación tras la clausura de la VII Conferencia euro-africana sobre inmigración irregular. Un nombre de la conferencia, por cierto, de lo más sugerente: sugiere directamente la mentalidad facistoide propia de todo país capitalista en esta materia.

No obstante, lo más grave de estas declaraciones no tiene nada que ver con el nombre de la dichosa conferencia, sino con lo que esconden: el despliegue muy notable al que se refiere el señor Abella, con su eficaz colaboración, no es otra cosa que la persecución casi nazi que las fuerzas de seguridad marroquís hacen a los migrantes que se esconden en los bosques aledaños a la frontera de Melilla a la espera de una oportunidad para poder entrar en la ciudad española, una persecución sustentada en el uso sistemático y generalizado de la violencia, las palizas a los migrantes y las deportaciones a la frontera con Argelia.

Solo en los últimos días, a consecuencia de ello, más de una decena de personas han tenido que ser atendidas en centros sanitarios por heridas graves, mientras que otras muchas se han tenido que quedar malheridas escondidas en los bosques. No se puede descartar que haya algún muerto, no sería ni la primera ni la última vez, aunque, de momento, esta vez, por fortuna, no se conoce ninguno. Lo cual no quiere decir, claro está, que no lo haya habido. En situaciones similares, las fuerzas marroquís suelen deshacerse de los cadáveres sin dejar rastro, tal y como han venido denunciando en diferentes ocasiones tanto personas afectadas por la persecución de los marroquís, como organizaciones de derechos humanos que trabajan en la zona. 

En el vídeo de RTVE que les dejamos a continuación se pueden ver las declaraciones de algunas de las personas presentes actualmente en el lugar, y ya que cada cual juzgue la eficacia de esa colaboración entre España y Marruecos que tan orgullosamente destaca el mencionado director general de Relaciones Internacionales y extranjería del Ministerio del Interior, Carlos Abella y de Arístegui. 

Vergüenza de estado y vergüenza de mundo que permite todo esto impunemente. ¿Dónde queda aquello de los derechos humanos? Vaya usted a saber…

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS