(El milagro de Rajoy) Los salarios españoles ya son un 39% más bajos que la media europea

Publicidad

Los datos están aquí. Y reflejan, con claridad, la intensa devaluación salarial que se ha producido en España desde el surgimiento de la crisis. Si en 2008, cuando estalló la burbuja, el salario medio por hora trabajada se situaba en España un 32,2% por debajo de la eurozona, en 2015 esa distancia se ha ido hasta el 39%. En términos absolutos, eso significa que mientras en España el salario medio por hora alcanza los 15,8 euros, sin cotizaciones sociales, en la zona del euro se sitúa en 22 euros.

Los datos los ha publicado este lunes Eurostat, la agencia de estadísticas de la Unión Europea (UE), y muestran que el ajuste salarial ha sido especialmente intenso a partir de 2012. Desde entonces (en un contexto de muy baja inflación), la hora trabajada apenas ha crecido en España un 0,6%, mientras que en la eurozona el incremento ha sido del 4,8%. Si la comparación se hace con el comienzo de la crisis, resulta que el salario medio ha subido en España un 10,5%, por debajo del 16,4% que ha crecido en la eurozona (19 euros en la UE).

La bajada salarial española es una especie de reacción contraria a lo que sucedió antes del estallido de la crisis, toda vez que en los años inmediatamente anteriores el incremento de los salarios fue sensiblemente superior, lo que afectó negativamente a la competitividad exterior de la economía española. Si en 2008 el salario medio por hora trabajada llegó a representar el 76% de la media de la zona euro, ahora supone el 72%.

Como recuerda Eurostat, los salarios son un factor determinante en la competitividad de las empresas, si bien este indicador también está condicionado de forma muy relevante por factores como el coste del capital (por ejemplo, los intereses de los préstamos y dividendos sobre el capital) o elementos ajenos al precio de los productos, como la innovación, la relación marca/producto o el posicionamiento en el mercado.

Según los datos de Eurostat, el salario medio por hora trabajada en la UE de los Veintiocho se estimó en 25,03 euros en 2015, y en 29,50 euros en la zona euro (incluyendo cotizaciones). Sin embargo, este promedio oculta diferencias significativas entre los Estados miembros de la UE, con costes laborales por hora que oscilan entre los 1,4 euros de Lituania (el país con sueldos más bajos) a los 35,6 euros de Dinamarca, el país de la UE que paga más alto a sus trabajadores.

Si se incluyen todos los costes salariales, en particular las cuotas sociales, el país más caro (sin tener en cuenta los avances en productividad) sigue siendo Dinamarca (41,3 euros a la hora), mientras que el más barato es Bulgaria, apenas 4,1 euros por cada 60 minutos de trabajo.

Agencias/Prensa

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More