El miedo se está perdiendo en Miami

Buscando información que me aportara nuevos elementos sobre el tratamiento al tema de los Cinco en los medios digitales alternativos de Miami, encontré el comentario titulado “Los cinco antiterroristas cubanos presos en USA”, posteado en el blog de José Montoya el pasado 23 de junio.

Me sorprendió el desenfado con que el autor llamó a las cosas por su nombre. Por lo que conozco, y no quiero ser absoluto, deben ser pocas las personas que en esa comunidad se atrevan –sin temor a las acostumbradas represalias de la mafia anticubana– a pronunciarse a favor de los Cinco y a condenar a las organizaciones terroristas asentadas en el sur de la Florida.
Veamos algunos fragmentos contenidos en ese trabajo.

“Un abogado, de esos del Diablo, que radica en Miami … me dijo que ellos estudian leyes y no justicia, por tal razón cuando me enteré de la tal redada donde fueron arrestados los cinco cubanos, me dije, “Si los dejan en Miami no los salva nadie”.

“¿Qué no podrán hacer los mafiosos influyentes de Miami? … en la radio esbirra escuchamos como atacan y acusan al presidente de este país de las peores cosas, incluso hasta amenazas hemos escuchado, no sabemos cómo es que el FBI o el servicio secreto las permiten”.

“¿Qué se podía esperar contra los cinco cubanos presos por supuestamente espiar en USA? Lo que ya hemos visto. Hasta la corte de apelaciones todo estuvo a favor de revisiones de las causas, pero en el Supremo –donde entra la política en juego –, se paró el asunto”

“Uno de los intereses más grandes que tiene Cuba es la liberación de esas cinco personas que fueron tomadas como chivos expiatorios para demostrar la rudeza contra Cuba, de esbirros que son capaces de cualquier cosa, incluso hasta de volar un avión donde viajen cubanos a visitar a sus parientes… ¿Qué pasaría si tuvieran la oportunidad de demostrar que muchos de estos son unos terroristas dementes?”

“Seguiré acusándolos de todo, … los denunciaré al FBI, a Cuba y a la madre de los tomates, y si eso es ser espía, pues en Miami se sobran, tanto para proteger al estado americano como los que protegen a Cuba de los esbirros terroristas de Miami, esos que piden libertad para Luis Posada Carriles y cuanto asesino preso está”.

Después de leer ese comentario, me di a la tarea de buscar el correo de su autor. Me propuse entrevistarlo y lo logré. ¿Pero, quién es José Montoya? De acuerdo con lo que he podido hurgar y según sus propias referencias, se trata de un cubano que abandonó el país por el puerto marítimo del Mariel en el 80, desde entonces reside en Miami con su familia. Es sacerdote yoruba, algunos lo califican como un hombre controversial, todo cuanto piensa lo escribe en el blog que lleva su nombre y en la revista digital La Verdad al Punto . Se autoproclama defensor de los derechos de Cuba a no ser agredida ni socavada.

Aquí les dejo mi conversación con Montoya:

“Siento respeto y admiración por hombres como Ramón, Fernando, Antonio, Gerardo y René, dispuestos a ofrecer su vida en la lucha contra el terrorismo. Todo lo que ha acontecido en Estados Unidos en relación con estos Héroes es un teatro de consagración a los esbirros de Miami”.

¿Cómo recuerda los días sucesivos al arresto de los Cinco, el 12 de septiembre de 1998?

“Aquello fue una cacería de brujas, los medios de prensa de esta ciudad estaban parcializados a favor de los captores, decían que se harían otros arrestos. Al parecer buscaban nuevas víctimas para alimentar aún más sus campañas de mentiras”.

Hay quienes sostienen que Miami es una ciudad cosmopolita, donde puede ventilarse con justicia cualquier caso relacionado con Cuba. ¿Comparte esa tesis?

“Definitivamente Miami es cosmopolita, pero cuando se trata de Cuba y haya que establecer un dictamen o un proceder justo, ético o con vergüenza, es muy escasa la posibilidad.

“Aunque existen jueces con vergüenza, lamentablemente el caso de los Cinco fue manipulado a favor de los intereses de quienes controlan los votos en esta ciudad”.

¿Cuál es la perspectiva del sentimiento anticubano en el Miami del siglo XXI?

“Todavía aquí hay quienes callan para conservar su trabajo, pero ya no es así en el 80% de la comunidad. Hace poco me encontré a una persona en un casino que dijo en alta voz dijo: ´Yo estoy con usted Montoya, a estos esbirros hay que enfrentarlos´. El miedo se está perdiendo en Miami”.

¿Qué impacto ha tenido en la comunidad el proceso de resentencia contra Antonio, Ramón y Fernando?

“A pesar de que ha habido presiones de algunos sectores para que el proceso no ocurra de manera positiva para los acusados, no se ve la misma agresividad de antes. Si estas vistas de resentencia sirvieran de termómetro para evaluar al Miami actual, afirmaría que la temperatura está bajando notablemente.

“Existe un Mambo Mayombe que le cantaré al poder anticubano en Miami Adiós soledad dale recuerdos por allá. La oposición está en decadencia”.

Durante la vista de resentencia de este 13 de octubre, una representante del gobierno reconoció que en la sentencia impuesta a Antonio Guerrero tuvo mucho que ver el “ruido mundial” que ha levantado el caso. ¿Se suma a este criterio?

“Considero que la opinión internacional en torno al caso abunda. Pero en este caso es también importante la buena voluntad y haría falta algo que moralmente le diera el pie forzado al Presidente de Estados Unidos para que tenga que realizar un acto de humanismo.

“Ahora la justicia depende, en una buena parte, de un gesto de Obama. La clave es liberar a los Cinco, lo estamos esperando desde el pasado 20 de enero”.

La nueva administración estadounidense intenta legitimar “la cruzada” contra el terrorismo. Sin embargo, al igual que gobiernos precedentes, parece estar dispuesto a seguir protegiendo a Posada Carriles. ¿Considera que el Nobel de la Paz concedido a Obama lo incite a obrar en correspondencia con la naturaleza de ese galardón?

“En el caso del terrorista asesino Posada Carriles, este sirvió a los intereses de este país, y por tanto esos mismos intereses tienen hoy más influencia que el propio Presidente. Una equivocación ejecutiva en este asunto puede costarle muy caro, son fuerzas superiores a él, depredadores que continuamente lo observan para desacreditarlo”.

Leí en su comentario sobre los Cinco que trata de no opinar sobre asuntos de política que involucren a Cuba y Estados Unidos. ¿Por qué?

“Como religioso evito por todos los medios mezclar mi deber con la política, aunque en ocasiones falto a eso. Nunca me verá cizañar para enemistar más aún a Cuba y Estados Unidos. Trato de no convertirme en un patriota obcecado y empedernido, soy más noble asiéndome al papel de religioso y levanto la voz sólo como deber”.

¿Pronunciarse a favor de la liberación los Cinco pudiera traerle amenazas y represión en Miami?

“Aquí sólo tienes paz si sirves y no te enfrentas. He sido un cubano perseguido tanto por los medios de prensa como tras bambalinas. Después de mi viaje a Cuba en 1996, invitado por la Asociación Yoruba, mi familia y yo fuimos víctimas de escándalos, persecución y amenazas de muerte. La mafia destruyó mi canal de televisión TV Latin News Canal de Hialeah, tribuna que utilizaba para denunciarlos.

“Oscar Haza, del canal 41 de Miami, me acusó de cumplir una agenda para la seguridad cubana. Lo mismo hicieron Armando Pérez Roura, los voceros del congresista Lincoln Díaz-Balart, la Fundación Nacional Cubano Americana y el mal llamado Consejo por la Libertad de Cuba.

“La batida de estas fuerzas contra mi persona ha sido dura. Sólo soy un religioso que aboga por los derechos de su pueblo y defiende sus logros, y nada me intimida para expresarme a favor de los Cinco.

¿Qué puede hacer a favor de los Cinco desde Miami?

“Seguiré denunciando a los terroristas. Es necesario convencer a mucha gente de que estos Héroes cubanos, fueron tomados en verdad como chivos expiatorios para hacer ver –de alguna manera– que los contrarrevolucionarios de Miami tenían pretextos para recibir los cientos de millones de dólares que ofrece el gobierno de EE.UU. para continuar agrediendo a nuestro pueblo”.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS