El mercenario israelita Yair Klein..

El mercenario coronel israelita Yair Klein, que fue citado ayer en la Conferencia sobre el Dia de la Tierra Palestina, en el CCAInstituto de Gijón…
 
como ejemplo de relaciones criminales que asemejan como víctimas a los pueblos de Palestina y Colombia….  no entiende por qué le tratan de criminal si a él lo recibieron con alfombra roja las altas jerarquías..
 
 
La CIA sabía lo que yo hacía en Colombia: Yair Klein
POR: NOTICIASCARACOL.COM
El mercenario israelí, que entrenó a grupos paramilitares, salpica a militares y funcionarios del Gobierno de Virgilio Barco.
Entrevista exclusiva de Noticias Caracol.
Klein confiesa que entrenó a «paras» con «aprobación» oficial
POR: EFE
 
El mercenario israelí no entiende por qué es considerado «un criminal» si a su llegada al país fue recibido por un alto oficial de las Fuerzas
Militares.
Así queda reflejado en el libro de la periodista colombiana Olga Behar y de su hija Carolina Ardilla, titulado «El caso Klein. El origen del
paramilitarismo», fruto de una larga entrevista realizada por ambas al israelí en su casa de Yafo, localidad cercana a Tel Aviv.
Con motivo de la publicación del libro, Behar detalló a Efe que el que fuera héroe de guerra en Israel y experto en tácticas de defensa y combate
les explicó que él llegó a Colombia bajo el convencimiento de que iba a entrenar a «campesinos que querían enfrentar a la guerrilla».
«Eso pasó con la aprobación de las autoridades colombianas. Y después de diez años llegaron a la conclusión de que yo había hecho algo malo»,
relató el coronel retirado a las autoras.
Por eso manifestó no entender por qué años después es considerado «un criminal que entrenó a narcotraficantes y un terrorista».
Los graves hechos que protagonizó el más famoso mercenario que se conoce en Colombia y que ahora vive un retiro dorado en su país natal llevaron a
la Interpol a emitir una circular roja y considerarlo uno de los hombres más buscado del mundo.
En 2001 fue juzgado en ausencia en Colombia y condenado a más de diez años de prisión por los delitos de concierto para delinquir y conformación y
adiestramiento ilegal de grupos paramilitares, mediante cursos de instrucción impartidos por su empresa Punta de Lanza.
Esas enseñanzas colocaron en Colombia la semilla del paramilitarismo, lo que degeneró el conflicto armado interno hasta límites entonces
insospechados.
En su primer viaje, Klein, según relata el libro, negoció un adiestramiento con los bananeros de la región del Urabá (noroeste), que,
aunque no se concretó, contó con el visto bueno de las autoridades de Israel y de Colombia.
Aquello le permitió reunirse con el entonces comandante de las Fuerzas Militares de Colombia y altos mandos de la central de inteligencia
estatal, el ya desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).
Y es que, afirmó el israelí, llevaba consigo un permiso del Ministerio de Defensa de Israel para tales gestiones.
Behar aseguró que en la larga entrevista con Klein, que se extendió durante varios días, vio a un hombre, hoy de 68 años, «que no entendía qué
estaba pasando».
Klein piensa que no «hubo nada de ilegal» porque, según su relato, cuando llegó por segunda vez a Colombia, en ese caso al aeropuerto en Bogotá, fue
recibido por miembros de los organismos de seguridad tras ser contactado esta vez por ganaderos.
El mercenario ahora admite que «pudo ser engañado» y también que «no puede confirmar ni negar» si recibió dinero procedente del narcotráfico a cambio
de los entrenamiento.
Las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), según Behar, pudieron nacer de esas enseñanzas pues «hay documentación que habla que a partir de 1982,
cuando (el paramilitarismo) era una especie de colcha de retazos, se convierte en un proyecto político, económico o de poder sobre la tierra,
con participación del narcotráfico», afirmó la periodista colombiana. «Es el momento en el que Klein llega al país», recordó Behar, cuando
precisamente se pone en marcha la preparación militar.
Colombia actualmente sigue pidiendo la extradición de Klein, quien está confinado en Israel, pero la ausencia de convenios en ese sentido apunta a
que nunca cumplirá la condena impuesta.
«El caso Klein. El origen del paramilitarismo» relata además peripecias casi cinematográficas de este mercenario en Honduras, Panamá y la isla
antillana de Antigua; así como en Liberia y Sierra Leona, donde se involucró en las guerras por los diamantes y el caucho.
Klein fue detenido en Moscú en 2007 y después de tres años esperando su extradición a Colombia o su deportación a Israel, finalmente las
autoridades rusas decidieron enviarlo a Tel Aviv a cambio de la entrega de un criminal ruso detenido en ese país.
Behar presentará su libro en la Feria del Libro de Bogotá, que empieza el próximo el 16 de abril.
Efe | Noticiascaracol.com
 
 
Para mayor información vease también en entrenamiento del jefe paramilitar Carlos Castaño en Israel,
«DE HECHO, EL CONCEPTO DE AUTODEFENSA EN ARMAS LO COPIÉ DE LOS ISRAELITAS»
Carlos Castaño, Mi Confesión, 2002
 
el batallón Colombia en el Sinaí,
 
El ex general Israel Ziv fue llevado a Colombia por Santos –que viajó en repetidas ocasiones a ese país de Oriente Próximo– por la suma de diez millones de dólares para asesorar a los servicios de inteligencia. « Israel Ziv, ex comandante del regimiento de Gaza, es el de más alto rango entre los oficiales israelíes que ocupan tareas relacionadas con el entrenamiento de personal en el gobierno colombiano. Los nexos militares entre Israel y Colombia datan del primer lustro de 1980, cuando un contingente de soldados del Batallón Colombia ‘… uno los peores violadores de los derechos humanos en el hemisferio occidental, recibieron entrenamiento en el desierto del Sinaí por algunos de los peores violadores de los derechos humanos en Medio Oriente’, según el investigador estadunidense Jeremy Bigwood »
 
y la permanencia del actual general del ejercito  «escondido» en Israel.

http://mercenariosencolombia.blogspot.com

Página 117:

 

A la casa … llegó, casualmente, un soldado del Batallón Colombia que andaba de permiso … me relató, jactancioso, que había ejecutado en Colombia a una persona …y me dio el nombre del oficial que estaba a su mando.

 Como premio por el asesinato cometido, los mandos le habían enviado al Batallón Colombia, en la frontera entre Israel y Egipto.

Parece que tal viaje es el sueño dorado de cada militar colombiano. El soldado,  me relató que en la base donde estaba el Batallón, en el Sinaí, se esconden personas .. sin nombre ni rango que tienen procesos penales en Colombia y están en busca y captura por haber cometido asesinatos.   El militar me contó que cuando llega la inspección de la ONU, o alguna autoridad, la guarnición es alertada desde el poblado de Nitzana. El «soldado» sale al desierto con morral, carpa, agua y ración de campaña. Regresa a la base a los dos o tres días, cuando ha pasado la inspección.   

El oficial mencionado por el soldado y citado en el libro “Nos matan y no es noticia” es Sergio Mantilla Sanmiguel, … actualmente es el Comandante del Ejército de Colombia.  (ponencia Universidad Castilla La Mancha).

 

«Pensar desde el dolor de las víctimas
produce una verdadera revolución ética»

¡¡¡NO MÁS IMPUNIDAD¡¡¡

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS