El menosmalismo como solución…. y ya van cuarenta años

La izquierda que siempre ha practicado la idea de que dentro de las instituciones es donde se avanza y se consiguen los cambios, incluso -no sonrían- la llegada al socialismo, lleva cuarenta años practicando el MENOSMALISMO. Esto es, disfrazándolo de táctica, estrategia, pragmatismo, modernidad o esto es lo que hay, han visto siempre -en un alarde de inteligencia desbordada- que había en cada momento una opción mejor que otra y otra mejor que una. Por eso se apoyó a Suárez y la monarquía para salir del franquismo (sin percatarse que el lobo había cambiado de ropaje), se apoyó a Felipe González contra Suárez (sin darse cuenta -¿o sí?- que era la nueva pieza necesaria del capitalismo), se apoyó a Zapatero para desalojar a Aznar (con movilizaciones contra la Guerra incluidas), y ahora a Sánchez para despedir a Rajoy y sus corruptelas y leyes fascistoides.

Lo cierto y verdad es que tras cuarenta años de régimen no dan las fuerzas en las calles ni mucho menos los parlamentarios en las cámaras, para otra cosa que optar entre el menos malo; nos dicen. Hasta ahí, lo sabido. Lo que resulta más chirrioso es que se haga ver a las gentes, que la socialdemocracia sigue siendo de la familia de la izquierda, y que además lo sea, haga lo que haga cuando gobierna, si aparece una ese y una o en el nombre es suficiente, la izquierda se excita. Para apoyar a Sánchez se consigue que no se cuestione la monarquía ni la OTAN, ni el poder de la Iglesia, ni la presencia en el euro y la UE, ni la existencia misma del Ibex…, con tal de echar a la derecha y tocar poltrona se obvian los temas trascendentales para intentar acometer solo las consecuencias de tener la planta en una zona podrida. El que ose cuestionar y sugerir cambio de área para la planta, no es de este mundo, ni mucho menos de esta legislatura.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS