El mayor grado del orden

 

El mayor grado del orden

 

+ Michel Onfray

   << L´Ordre libertaire. La vie philosophique d´Albert Camus>>

   Fayard, 2012.

   22, 50 €. / 602 págs.

            Así definía Elisée Reclus la anarquía, por tales intempestivos derroteros se plantea esta obra, como todas las de su autor :el filósofo normando Michel Onfray. Hace casi cinco años que el prolífico filósofo borderline  publicó una breve obra, La pensée de midi, en la que montaba el andamiaje para establecer una <<arqueología del pensamiento libertario>> recurriendo para ello a las figuras de Georges Palante, a quien ya había dedicado alguna obra anteriormente, a la del maestro Jean Grenier y a la  de su discípulo,  Albert Camus. El libro se detenía en homenajear en especial a este último al que situaba en paralelo con Jean-Paul Sartre para proclamar victorioso, sin dudar, al autor de <<El hombre rebelde>>, tras algunas referencias a la salud de Sartre francamente crueles. Apuesta decidida por una izquierda que tuviese en cuenta el respeto a las libertades  y muy en especial la individual, de la que se declaraba heredero Michel Onfray como lo deja ver en toda su trayectoria hedonista, atea, rebelde e insumisa(con algunos peros como su defensa de la energía nuclear).

            El autor de este libro, que no para y si no ahí están su sesentena de libros, su participación en la Univeridad popular de Caen, amén de en la Universidad del gusto, combate las ideas recibidas con respecto al premio Nobel de literatura de 1957, para limpiarlo y sacarlo de entre las abundantes mistificaciones a la que ha sido sometido(pequeño burgués, liberal, blandengue, lectura para los últimos cursos del bachillerato, bienintencionado colonialista, anticomunista acérrimo, etc., etc., etc.), siempre comparado con el padre del existencialismo hexagonal. Desde las filas de la familia satriana&beauvoiriana le llovieron descalificaciones sin cuento, tras la ruptura de su amistad y colaboración, y sabido es  el peso del que gozaban la pareja y sus epígonos, como afanados “compañeros de ruta” del PCF.

            No se anda con chiquitas el filósofo normando e introduce grandes dosis de levadura a las posturas anteriormente ya aireadas en el libro del que he hablado. Anécdotas y acontecimientos históricos son sacados a colación y son expuestos con detalle,  no huyendo de los argumentos ad hominem, con el fin de subrayar los aspectos libertarios, antiliberales y comprometidos de este ser solar, hijo del mediterráneo. Dos son los bloques mayores que se destacan en la desmiticadora obra que se enfrenta a las biografía oficiales en las que el nacido en Argelia quedaba, a lo más, como  un  paniaguado socialdemócrata. La visión onfrayana y toda su batería argumental se posiciona en la dirección de presentar a Camus como un coherente anarquista, seguidor de Proudhon e influenciado por las experiencias hispanas( los orígenes  de su madre eran baleares), y como un ejemplar <<nietzscheano de izquierdas>>; defensor de la rebeldía frente a la revolución que conducía-según su visión- a la dictadura burocrática y a la falta de libertad traducida en imposiciones uniformizadoras y al que no las aceptase de buen grado, leña. El compromiso militante del autor del <<Mito de Sísifo>> no se limitaba a las bellas palabras y a las llamadas al  engagement ajeno sino que se tradujo en su implicación con la Resistencia, y con las críticas posteriores al Estado, al colonialismo(aspecto que resulta más discutible, por sus equilibrios ante la <<cuestión argelina>>, a pesar del empeño selectivo del hagiógrafo), a la explotación del capitalismo…posicionamientos todos ellos que le llevaron a militar en las filas del comunismo si bien tal afiliación duró un suspiro…el enorme y angustiado que le provocó ver cómo se las gastaban en la patria del socialismo…denuncia que le supuso el enfrentamiento con Sartre, con Merleau-Ponty, y su reclutamiento, bastardo, por parte de las filas de la derecha liberal. La escritura del natural de Caen se mueve, como es habitual en él, con unas sombras autobiográficas de cercanía con el autor ensalzado: antes las coincidencias fueron con Pierre Bourdieu, en su << Célébration du génie colérique>>( naturales de “provincias”, internos, inicios marginados de la élite, etc.), ahora  son con Camus( hijo de una señora de la limpieza, lector de Nietzsche, de salud enfermiza desde la niñez, “capacillo de las ostias” por parte del pensamiento dominante…). Comme d´habitude, Onfray empieza sus libros con una cita de Nietzsche y no puede, hablando de otros, dejar de hablar de sí mismo, hallando puntos de contacto entre el otro y con su moi.

            Un libro ampliamente documentado, como siempre sucede en estas ocasiones escorando las palabras y los hechos para el lado que conviene, y que tiene el indudable mérito de ofrecer un  retrato más fiel, y desconocido en gran parte, que el habitual que con frecuencia se deshace del retratado de un plumazo en el tiempo que dura la aparición de descalificadores epítetos, libro  que intenta poner en su sitio al escritor, rescatándolo de las infamias sobre él vertidas  y de los engañosos elogios…que de uno y otro lado, respectivamente, se han proferido creando un Camus a la medida, y…el pagano, me refiero al que sale pagando el embellecimiento del autor de <<La peste>>, resulta Jean-Paul Sartre et compagnie. La eterna y inevitable cuestión en el país vecino  al hablar e estos dos pensadores, y en cualquier país en el que se les tome como centro de valoración: con quién estás… siempre rondando la cuestión de : más vale tener razón con que equivocarse con, o viceversa. En este caso , como reitero , el que sale malparado, con <<las manos sucias>>, es el autor de << El ser y la nada>> tanto que esta obra podría haberse titulado el anti-Sartre, pues es un pro-Camus apoyado en el contra que señalo, y me repito. Mas cierto es que el autor del <<Calígula>> sí que merece que se le valore como se merece este ser profundamente  insatisfecho ante al absurdo del mundo que en vez de quedarse amilanado ante el peso de tal se veía impulsado-como él mismo decía- a << acciones, pasiones, alegría, esfuerzo que he perseguido en mis libros tratando de dar una expresión, de los colores, de las ilustraciones a estas conquistas del absurdo>>. Dando siempre ejemplo en su vida y dando cuentas de <<las evidencias sensibles del corazón, pero que es preciso profundizar para rendirlas claras al espíritu>>. ¡Así Albert Camus!

 

                                                                        Iñaki URDANIBIA

 

N.B.: he de agradecer a quienes me ha facilitado la lectura del libro antes de tiempo, ya que éste sale a la venta el próximo día 4 de enero. Salut les copains! Et surtout merci Françoise.

           

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS