El martes, nueva jornada de manifestaciones: La huelga francesa provoca colosales atascos en París

Publicidad

La huelga de trenesmetro y bus está provocó el lunes por la mañana unos atascos colosales en la región de París. La web oficial Sytadin, que controla el tráfico en tiempo real, mostró unas retenciones superior a los 620 kilómetros en los accesos a la capital francesa.

Esta situación es fruto de la movilización sindical contra el proyecto del Gobierno francés de reforma de las pensiones. La huelga se inició el pasado jueves y continuó durante el fin de semana. Para este martes está prevista una nueva jornada de manifestaciones para incrementar la presión sobre el Ejecutivo y sobre el presidente Emmanuel Macron. Esta mañana, piquetes de huelguistas han bloqueado algunos de los depósitos de autobuses de la compañía municipal RATP para evitar que circularan.

 

La intención de los sindicatos es proseguir con los paros

Tanto la empresa nacional ferroviaria, SNCF, como la RATP son de las más afectadas por el plan de suprimir los regímenes especiales de jubilación -son 42 en la actualidad, para otros tantos colectivos- e instaurar un sistema universal que supondrá una rebaja generalizada de las pensiones, un proyecto al que hace 24 años tuvo que renunciar el gobierno francés de entonces ante presión de una huelga general sostenida. En esta ocasión el secretario general del sindicato CGT, Philippe Martínez, afirmó ayer en una entrevista con Le Journal du Dimanche que están dispuestos a proseguir indefinidamente los paros si el Gobierno no cancela la reforma, ante la creciente presión que reciben los dirigentes sindicales de sus propias bases y de amplios sectores de la clase trabajadora.

 

El gobierno intentará dividir al movimiento suavizando los planes iniciales

El primer ministro, Édouard Philippe, debe presentar el miércoles los detalles de la propuesta gubernamental. Ante el curso de los acontecimientos, se espera que incluya concesiones para algunas de las profesiones que pueden verse más negativamente afectadas como los maestros, así como un calendario de aplicación progresivo que tranquilice a quienes van a jubilarse en los próximos años. Un intento a la desesperada de desactivar un potente movimiento que amenaza con llevarse por delante al propio gobierno y a quienes mantengan una actitud tibia frente a sus maniobras.

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More