Publicado en: 18 agosto, 2018

El Imperialismo, mala palabra

Por Movimiento 26 de Mayo

Los lineamientos y características clásicas del imperialismo (capital, fuerzas y territorios) se ha ido delineando sobre todo aquella característica de reparto de territorios en manos de las potencias dominantes

 

Hace ya casi 30 años con la caída del muro de Berlín y posteriormente con el fin del “Socialismo Real” la conocida sentencia de Fukuyama del fin de la historia nos metía a bordo de un “nuevo” mundo donde la crisis de los clásicos planteamientos de la izquierda estaba en debacle y una ola llamada globalización nos sumergía en un universo competitivo y abierto a todo tipo de cambio.

En ese contexto es en el cual hablar de imperialismo se tornó una mala palabra, una categoría en desuso, panfletaria, izquierdosa y absurda que ya nada tenía que decir. El fin de las ideologías había llegado y ahora que el mundo no está sumergido en el conflicto bipolar todo ha tomado un mejor rumbo.

Pero el mundo sigue dando vueltas y pese a que este concepto no parezca tan moderno, la cruda realidad demuestra como el imperialismo sigue vigente, como las tácticas y estrategias para atacar se han innovado y actualizado de una forma aterradora.

Es que ahora el imperialismo no hay que pensarlo solo como la acumulación de capital, fuerzas y territorios de los estados-naciones imperialistas (dominantes), sino un imperialismo permutable y de rápida movilidad manejado por elites económicas y un capital financiero transnacional (cada vez en capital es menos nacional y se caracteriza más por ser transnacional) que a desplazado a las clases políticas tradicionales de su acumulación de poder.

Los lineamientos y características clásicas del imperialismo (capital, fuerzas y territorios) se ha ido delineando sobre todo aquella característica de reparto de territorios en manos de las potencias dominantes, esta característica ya no es estrictamente necesaria y aún más que el poder sea ejercido por una clase política determinada de una metrópoli.

Ahora se ha desarrollado una nueva clase transnacional (élites económicas) que están conformadas por los consejos de administración de las grandes transnacionales coordinadas en diversos espacios y en mutua trabajo con las redes de poder que son los que de verdad deciden sobre el futuro de la humanidad.

Esa transnacionalización está ligada no solo a espacios económicos sino a ámbitos como la comunicación que a construido amplias empresas de carácter internacional de generadores de opinión y sentido común, ejemplos como CNN o BCC, o más locales como Televisa o el caso de O globo.

No solo producen la mayoría de contenido consumido por las clases populares (novelas, series y realities) sino que son capaces de generar opinión e influir en la población sobre algún tema en concreto, se convierten en los mejores garantes del status quo y de la continuidad de un modelo nocivo para la humanidad.

El imperialismo está fuertemente resguardado por la consolidación de una industria militar millonaria, que defiende y “lleva democracia” a los lugares más “antidemocráticos” del mundo, el control militar y la producción de máquinas de muerte es una lucrativa industria que está en su apogeo, y se reinventa constantemente.

El control del mundo también está determinado por el deficiente sistema alimentario que produce graves enfermedades en el mundo la obesidad y la desnutrición, dos caras diferentes, pero tan drásticas que tiene resultados devastadores.

Podemos seguir describiendo como el entramado del imperialismo ha ido aterrizando y dibujando un sistema mundo inequitativo y defectuoso, pero se debe comenzar a concluir.

Primero que debemos volver a pensar en el imperialismo que es un concepto que permite entender al mundo ahora, con sus nuevas características.

Segundo que se debe analizar a este nuevo mundo para entender cómo serán los nuevos golpes que el imperialismo tiene preparados.

Y tercero se debe pensar en formas de resistencia y organización popular para las nuevas arremetidas del imperialismo a nivel internacional y a nivel local, lo que marcara la diferencia en un antes y ahora es la fortaleza que pueden tener las clases subalternas al momento de las crisis económicas y políticas que se puedan dar.

Por Movimiento 26 de Mayo M-26

.

https://abpecua.wixsite.com/ecua/inicio/author/Movimiento-26-de-Mayo

COLABORA CON KAOS