El golpe en el sector salud: una catástrofe se asoma en el corto plazo

Desde el día del golpe, la actividad del gobierno espurio ha estado dirigido a dos cosas fundamentales: mantener el aparato militar en pleno funcionamiento y dar la impresión de que la economía esta bien. En la primera han tenido éxito mostrando una capacidad logística que no se les había visto nunca; en el sector económico los resultados son muy malos.

En el sector salud en particular han mostrado poco o ningún interés en el mantenimiento de una estructura que, ya desde antes del golpe, ha sido muy endeble, debido a la comercialización de los servicios médicos, y la proliferación de compañías de seguros y hospitales privados, en los que atienden los mismos médicos&nbsp que tienen trabajo en los hospitales del estado.

Como alivio a esta situación potencialmente explosiva, los gobiernos anteriores, habían contado con acuerdos para mantener brigadas médicas cubanas en diversos lugares del país, especialmente en aquellos lugares donde no llega ningún medico local. Esto entró en vigencia luego de la emergencia del huracán Mitch.

Las brigadas cubanas han servido para aliviar la presión sobre los virtualmente colapsados hospitales públicos en las principales ciudades del país. Este acuerdo se extendió en alcance bajo la administración Zelaya, a los servicios oftalmológicos de brigadas prestando servicios en la zona de Ojo de Agua, en el centro del país, y otro en San Marcos de Ocotepeque en el occidente donde los índices de pobreza son escandalosos.

Durante 10 años estas brigadas han atendido cientos de miles de consultas, y apoyado a los sectores mas necesitados. De hecho, muchos individuos de condición económica ventajosa han hecho uso de esta valiosa cooperación solidaria, y es fácil comprobar como los médicos cubanos atienden casos en sus domicilios durante horas inhábiles y fines de semana.

Si le pusiéramos precio a cada consulta brindada al precio promedio de una consulta

privada de 37 dólares, nos percataríamos de que esta cooperación tiene un valor multimillonario para el estado de Honduras en forma no reembolsable. Sin embargo, los idiotas que manejan este sector en la actualidad no hacen este tipo de cálculos.

Los convenios establecen que cada brigadista recibirá un pago simbólico de unos 200 dólares al mes para cubrir gastos básicos personales. Los golpistas han decidido no pagar este emolumento, por lo que las brigadas no reciben pago desde el día del golpe, y la situación de estas es cada vez mas critica.

En consulta con miembros de las brigadas en Tegucigalpa, estos confirmaron este hecho, pero no han pedido nada. Su dignidad revolucionaria y su espíritu solidario no les permiten cesar en su labor por este tipo de problemas. Sin embargo, la intensión del gobierno fascista es agotar su resistencia y hacer que se vayan “voluntariamente”.

Nuestro pueblo tiene un gran agradecimiento para con estos nobles médicos, pero nuestras posibilidades en medio de esta crisis son limitadas en cuanto a darles apoyo logístico oportuno ysuficiente, por lo que la asistencia de países hermanos es imperativa.

Para colmo de males, el estado declara que hay escasez de medicamentos, los que limita aun mas la labor de las brigadas, y de cualquier otro medico consciente en las cada vez más presentes dificultades de salud.

Es posible que la supuesta falta de medicamentos esté destinada a favorecer a los Laboratorios Finlay, de Jorge Canahuati Larach, promotor activo del Golpe, y de Elías Asfura, dueño de Laboratorios Karnel y nuevo propietario de Canal 8, canal estatal que promovió la administración legitima de Manuel Zelaya Rosales.

El cuadro general muestra que en lo que se construye un nuevo esquema de corrupción en el sector medicamentos, aprovecharan para ejercer una presión asfixiante sobre los galenos hermanos.

El colapso es inminente, y la muerte nos acecha de muchas maneras diversas con la venia del gorila que un día de octubre de 1963 (Michelletti era miembro de la Guardia de Honor Presidencial del derrocado Ramón Villeda Morales en esa época), en lugar de defender a su presidente, salió corriendo hacia su natal El Progreso a dedicarse al transporte de pasajeros.

Los eventos son muchos, y los debemos resolver los hondureños, pero es importante que ustedes en el mundo sepan que sucede, para que hagan consciencia de lo que no deben permitir que les pase a sus democracias


Ricardo Arturo Salgado

Investigador Social

rsalgadob@yahoo.com

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS