El “golpe al Estado” de El País y las cloacas del régimen

Por Rafael Cid

… el órgano por excelencia de la Marca España no ha dudado en calificar la legítima propuesta de la mayoría del Parlament de “golpe al estado”, maquillando el agresivo “de” por el más llevadero “al”, para no ser tachado de tremendista.

“El Estado de Derecho también se defiende en las alcantarillas”
(Felipe González)

Aflorar la trama de corrupción del patriarca del catalanismo Jordi Pujol requirió, aparte de un necesario soporte indiciario, la implicación del delincuente financiero De la Rosa, el polémico comisario Villarejo y el “Pequeño Nicolás”. Ese es el recuso de últimas voluntades que en la etapa de los Gal, en tiempos del Señor X de las crónicas, se visionaba como acciones encubiertas por imperativo ilegal. Ante la “solemne declaración del inicio de un proceso de creación del estado catalán independiente en forma de república”, en esencia el descorche de aquel famoso atado de doble nudo marino, la activación de las cloacas del Estado se ha visto precedida por una traca reaccionaria a cargo de la prensa que mejor ha representado al régimen del 78.

Frente al tono moderado, prudente y hasta comedido empleado por Mariano Rajoy en su primera comparecencia pública para responder al “desafío soberanista”, el diario El País del 28 de octubre tronaba como una cañón giratorio tildando al presidente del gobierno de pusilánime y exigiendo una apuesta más terminante sin aclarar hasta dónde debía llegar. Todo ello en un escenario que ha superado en radicalidad patriótica a sus colegas más rancios, como el conservador La Razón y el borbónico ABC. De hecho, el órgano por excelencia de la Marca España no ha dudado en calificar la legítima propuesta de la mayoría del Parlament de “golpe al estado”, maquillando el agresivo “de” por el más llevadero “al”, para no ser tachado de tremendista.

Un truco barato porque los titulares utilizados para cubrir la información muestran sin tapujos un posicionamiento descaradamente intervencionista y casi cruzadista. Así, en la portada y a cinco columnas podía leerse: “la declaración de independencia no recibe respuesta de Rajoy”. Que si no fuera porque su máximo directivo, Juan Luis Cebrián, es miembro de número de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) y debe presuponérsele rigor conceptual, cabría valorarse como una acusación de alta traición al líder del Partido Popular (PP). Sospecha que permanece y se acrecienta hasta tintes preocupantes cuando en páginas interiores se insiste en la fórmula alarmista y autoritaria con otro enunciado si cabe más revelador de su ardor guerrero. “Rajoy solo ofrece a Sánchez y Rivera la estricta aplicación de la ley”, sentencia el periódico en lo que mentes calenturientas podrían considerar una incitación a tomarse la justicia por su mano. De hecho, al político ultra García Albiol le ha inspirado para calificar lo sucedido de “golpe de estado sin armas”.

Pero no es el único frente en el que se manifiesta la tentación totalitaria de defenderse desde las alcantarillas del sistema. Simultáneamente al pronunciamiento del tándem Cebrián-Albiol, se desarrollaba una operación policial contra colectivos anarquistas y libertarios en Catalunya, que era presentada por el mismo medio como destinaba a desarticular “supuestos grupos terroristas”. Aunque la noticia se realzaba al venir enmarcada con una cabecera que aseguraba que las detenciones abrían “la primera brecha entre la CUP y JxSí”. Si al muy poco honorable Artur Mas y a su partido del 3% le han implosionado con las sórdidas tramas del “clan Pujol”, la CUP puede verse en la picota del descrédito social por los daños colaterales de la redada contra los presuntos petardistas. Y es que también en política lo que no es tradición-traducción es plagio. La filtración periodística de la entrevista secreta entre el entonces líder de ERC Josep Lluís Carod-Rovira y el etarra Josu Ternera en Perpiñán ha quedado como un dèjá vu de libro.

-->
COLABORA CON KAOS