El gobierno de coalición del PSOE y UNIDAS PODEMOS: Un Frente Popular para salvar a la monarquía y su régimen de la crisis política

…contra una Catalunya independiente y una República de los indignados …con un programa de gobierno del IBEX 35 y del Maastricht imperialista

Publicidad

Tras la repetición de las elecciones generales, el régimen de la Monarquía del Estado Español nuevamente cambia de verdugos en un intento de cerrar la crisis de régimen que se profundiza cada día más con la lucha del pueblo catalán por su derecho a la independencia en el centro de la escena. Esta vez lo hace con un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos con el apoyo imprescindible del partido de la burguesía vasca, el PNV, y el de la pequeña burguesía catalana, ERC, entre otros. Es un gobierno de Frente Popular, de colaboración de clases, que tiene como objetivo abortar la lucha por retomar el ascenso de 2011-2013 y canalizar el profundo odio de las masas para llevarlo a los pies del régimen monárquico del 78 y su Constitución al servicio de los empresarios del Ibex 35 y la UE imperialista.

De la mano de este gobierno de Frente Popular del PSOE y Unidas Podemos, la izquierda de la Corona, no habrá ninguna salida favorable a la clase obrera y a las naciones oprimidas, solo habrá un gobierno del Rey, la patronal y del Maastricht imperialista que recortará y seguirá imponiendo una unidad de España a la fuerza.

Entrando en el gobierno del PSOE de Pedro Sánchez y haciéndose cargo de carteras ministeriales y de una vicepresidencia, Pablo Iglesias y Unidas Podemos le lava la cara y hace pasar por progresivo al PSOE, contra el que los indignados se levantaron al grito de “Nuestros sueños no caben en vuestras urnas” y “PSOE, PP, la misma mierda es”. Unidas Podemos, es decir, el PCE-IU y PODEMOS (dentro del cual todavía tiene a los ex-trotskistas de Anticapitalistas), está metiendo los sueños de decenas de miles de trabajadores indignados en un gobierno que permite a la Monarquía subsistir.
Este Gobierno de Frente Popular es una estafa a la lucha de los pueblos oprimidos del País Vasco y Catalunya. Su programa no sitúa el derecho de autodeterminación, la amnistía para los represaliados y los derechos sociales como ejes principales. Al revés, es un pacto contra el derecho a la autodeterminación de las naciones y para “limpiar” la corte del Rey para que haya mejores verdugos que pasen los planes contra las masas y los pueblos oprimidos.
Con el movimiento obrero controlado por las burocracias sindicales de CCOO y UGT, el PSOE y Unidas Podemos en el gobierno adormecerán a la clase obrera de todo el estado español para acabar aprobando los peores planes ante la crisis económica y la guerra comercial que ya se ciernen sobre Europa. Y lo harán revistiendo sus políticas con algunas medidas cosméticas progresistas, cuando en realidad seguirán los dictados de la UE y de la patronal.

 

GENEALOGÍA DE LA TRAICIÓN DE UNIDAS PODEMOS: PRIMERO, VACIAR LAS CALLES; LUEGO, VENDER CATALUNYA; Y DESPUÉS, GOBERNAR CON EL PSOE

El papel de Unidas Podemos, continuador de las pseudo-teorías y programa del estalinismo y la socialdemocracia, es imprescindible en la pérfida política de Frente Popular. La misión de la “nueva izquierda” de Podemos en 2013, en su nacimiento, fue el de expropiar el movimiento de los indignados que nació al grito de “nos habéis robado demasiado, ahora lo queremos todo” para ponerlo a los pies de las instituciones burguesas y cumplir así el papel de impedir la irrupción revolucionaria de las masas.

Con su política desviaron el ciclo de movilizaciones que se extendió desde mayo de 2011 con el 15M hasta marzo de 2014 con las Marchas de la Dignidad del 22M y encauzaron la acción de esas masas al redil institucional del sistema y tras varias trampas electorales, del 2015 al 2019, hacer solo política en las instituciones burguesas, vaciando las calles.

Desde 2017 a 2019, en el tema de Catalunya, Unidas Podemos ha jugado un papel reaccionario respecto a la lucha catalana por su independencia, las protestas contra la sentencia del Procés y la represión al pueblo catalán. En el Referéndum del 1-O, cuando el PP gobernaba, Podemos y el PCE-Izquierda Unida levantaron la bandera blanca de la “neutralidad” cuando las fuerzas de represión del régimen del Rey aplastaron los levantamientos en Catalunya, o sea se colocaron en el bando españolista. Luego, “co-gobernando desde fuera” con el PSOE, Unidos Podemos han garantizado el apoyo abierto a la monarquía para derrotar a los catalanes, aconsejando a los catalanes “negociar” para meterles en el sistema y así derrotarles al final mejor. Más tarde, Pablo Iglesias llamó a acatar la sentencia del «procés» e iniciar la reconciliación, ubicándose en la trinchera opuesta a la lucha por la independencia del pueblo catalán y a los pies de su majestad. Cuando la policía del régimen apalea a los catalanes, Pablo Echenique (Podemos) dijo que esos represores estaban haciendo su trabajo y Alberto Garzón (PCE-IU) descalificó a la juventud que luchaba en la calle. También, cuando la burocracia de CCOO y UGT actuó como esquirol en las huelgas generales catalanas de octubre de 2017 y en las de febrero y octubre de 2019, Podemos y el PCE-IU también se alinearon con los boicoteadores de la huelga, cubriendo, como siempre, el flanco izquierdo del régimen del 78.
Unidas Podemos traicionó ayer el movimiento de los indignados de los que se decían herederos, y después han entregado también la lucha independentista del pueblo catalán garantizando su apoyo abierto a la monarquía para derrotar a los catalanes. Son responsables del aislamiento de la clase obrera, los estudiantes y el pueblo catalán del resto de los trabajadores del estado español. Su traición ata a la clase obrera de toda la península y le impide unir su lucha y encabezarla junto a la clase obrera catalana. Unidas Podemos han impedido que la clase obrera del estado español entendiera que la lucha del pueblo catalán por su independencia es la misma lucha de toda la clase obrera española contra la Corona, por trabajo, pensiones, educación y vivienda.

Ahora, en este 2020, dan la última vuelta de tuerca. Después de un periodo en la oposición, meramente institucional, al gobierno del PP y de otro sosteniendo desde fuera al gobierno del PSOE, con Pablo Iglesias como un verdadero vicepresidente en la sombra, ahora Unidas Podemos pasa a formar parte de un gobierno con el PSOE haciéndose cargo de una vicepresidencia y de varias carteras ministeriales.

O sea, Podemos nació vaciando las calles y diciendo a los trabajadores que sólo se puede pelear por la “democracia real” dentro de los marcos de las instituciones burguesas y ha acabado gestionando el capitalismo junto al PSOE del artículo 135, del 155, del Ibex35, del GAL, la OTAN y la Monarquía.

 

EL FRENTE POPULAR DEL PSOE Y UNIDAS PODEMOS ATA LAS MANOS AL MOVIMIENTO OBRERO

En todo Frente Popular, que desarma a la clase obrera, es imprescindible que esté presente las direcciones sindicales y políticas del movimiento obrero para desarticularlo. En todo Frente Popular hay un sometimiento de la clase obrera a la pequeña burguesía.
Tras un primer paso de expropiación de la lucha del movimiento obrero, se dio una disolución de éste mediante la cooptación, por parte de Podemos, de la izquierda reformista de IU-PCE y sus posiciones en la burocracia sindical de CCOO.
En este Frente Popular también tiene un papel importante los diferentes grupos de renegados del trotskismo, sometiéndose y dando cobertura por izquierda al oportunismo, bien estando dentro, o bien apoyándolo desde fuera.Anticapitalistas todavía no ha abandonado Podemos y otros grupos, como Izquierda Revolucionaria-El Militante, reciben con los brazos abiertos su deseado “gobierno progresista” del PSOE y Unidas Podemos.

De esta manera, la burguesía consigue el objetivo de acabar con toda independencia y unidad de la clase obrera, utilizando el instrumento del Frente Popular. Cumple así su función: la de controlar a la clase obrera para que no se desborde y convencer a los trabajadores para que únicamente peleen por instaurar una democracia “más justa” en abstracto en los marcos de las instituciones municipales del régimen burgués.

Los trotskistas revolucionarios sabemos que no se le puede cambiar el contenido ni democratizar las instituciones del estado burgués gobernando. El Frente Popular tiene como único afán el de conciliar a la clase obrera con el estado burgués, impidiendo que actúe de modo independiente como clase para conseguir su emancipación. Se está impidiendo que las masas que salieron a la calle desde el 15M de 2011 se puedan enfrentar al régimen, la monarquía y la patronal retomando el camino de lucha.

 

POR UNA CLASE OBRERA CON ORGANISMOS INDEPENDIENTES PARA LA LUCHA DE CLASES

El gobierno frentepopulista del PSOE y Unidas Podemos es un impedimento para que surjan los organismos independientes de la clase obrera, autónomos donde los trabajadores utilicen la democracia obrera para decidir tomar la solución de sus problemas en sus propias manos, sin el corsé de las instituciones burguesas y sus leyes que no pueden ser sorteadas desde dentro. Dentro de las instituciones del régimen burgués es imposible mejorar sus condiciones de existencia sin enfrentar a los capitalistas y su propiedad. Ya ha quedado demostrado que Unidas Podemos es el más fiel defensor de la propiedad y los negocios de las transnacionales.

El Frente Popular niega la lucha de clases al tratar de diluir a los trabajadores como individuos y ciudadanos, a los que sólo les dejan el rol de expresarse políticamente dentro de los marcos de las instituciones burguesas, doblegando así las fuerzas de la clase obrera ante los capitalistas. Mientras, son los patrones, el gobierno y la monarquía los que realmente deciden el destino de los explotados a los que no hacen otra cosa que hacerles pagar su crisis quitándoles sus conquistas y despidiendo a miles de trabajadores.

A la patronal y a la monarquía se las derrota con la fuerza que ejerce la clase obrera por el rol que tiene en la producción, expropiando a la oligarquía como única forma para garantizar que mejore su nivel de vida, sobre las ruinas del estado burgués, con el triunfo de la revolución. Hay que romper con la sombra de la burguesía acabando con este Frente Popular que edulcora y salva los bolsillos de la clase dominante. Buscar otro camino es inútil, los revolucionarios trotskistas lo sabemos y por eso denunciamos las pseudo-teorías y los programas de la “nueva izquierda”. Los reformistas de Unidas Podemos, conjunción de socialdemócratas, estalinistas y ex-trotskistas, lo saben y por eso actúan de modo opuesto para impedir una revolución.

 

EL PROGRAMA DE GOBIERNO DEL PSOE Y UNIDAS PODEMOS ES EL DE LA PATRONAL DEL IBEX 35 Y DEL MAASTRICHT IMPERIALISTA

Fue significativo que en la presentación del programa, detallado en 50 páginas, para el gobierno de coalición estuvieran presentes, además de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, los principales dirigentes del PSOE, y los de Unidas Podemos, como Pablo Echenique (Podemos), Enrique Santiago (Secretario General del PCE) y Alberto Garzón (Coordinador de Izquierda Unida) entre otros, para que nadie deje de sentirse representado. También fue significativo que Pablo Iglesias dijera que “va a ser un honor que Pedro Sánchez sea nuestro presidente”.

El programa tiene como columna vertebral el compromiso con la regla de gasto. Es decir, el PSOE y Unidas Podemos no acabarán con el artículo 135 de la Constitución, introducido en 2011 por el PSOE junto al PP, que dice que es prioritario el pago de la deuda pública a la inversión en Educación, Sanidad o servicios sociales, es decir pagar a los bancos que nos metieron en la crisis va antes que toda política social. El programa dice que se cumplirá la disciplina fiscal para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas. Se cumplirá a rajatabla con límites presupuestarios establecidos por la UE y sus recortes presupuestarios.

Además, se descubre que Podemos y el PCE-IU hablaban “de boquilla” cuando decían que defendían las cosas clave que reivindicaba los indignados del 15M o las mareas de colores por los servicios públicos. Ninguna de esas reivindicaciones aparece en el programa de este gobierno de Frente Popular. Queda descartado montar una empresa pública de energía, crear una banca pública, nacionalizar la banca, reducir de la jornada laboral sin merma en el salario. También queda descartado el principio de dejar de pagar la deuda. Todo lo que contiene el programa del PSOE y Unidas Podemos seguirá garantizando los negocios del Ibex 35 y las políticas austericidas del Maastricht imperialista de la UE.

En el tema de Catalunya, se seguirá negando el derecho de autodeterminación, no liberará a los presos políticos no acabará con la represión como forma de tratar el conflicto político nacional. Y todo diálogo del conflicto político catalán será cumpliendo a raja tabla los dictámenes del Tribunal Constitucional y no se saldrá ni un ápice fuera de la Constitución monárquica. Este programa de gobierno es una gran agresión, máxime cuando este acuerdo de investidura se da en un contexto de aguda represión donde el Estado español sigue instrumentalizando los aparatos judiciales y policiales en función de sus intereses.

Seguirá existiendo la Ley de Extranjería y se mantendrán los CIE (Centros de Internamientos para Extranjeros). El Estado Español no abandonará la OTAN y no retornará a los soldados que están en otros países desempeñando tareas imperialistas en las que participa el ejército español.

Sobre la reforma laboral, no se derogará la reforma laboral de 2010, la del PSOE de Zapatero, ni tampoco lo principal de la del 2012, la del PP. El despido libre continuará. Sobre el coste del despido, la indemnización por despido improcedente seguirá estando a 33 días por año trabajado, no volverá a los 45 días por año, que era a como estaba antes de la reforma laboral del PP. Tampoco se acaba con las causas de la extinción objetiva de contratos, o sea se seguirá despidiendo con una indemnización reducida de 20 días por año trabajado. Las empresas podrán seguir desvinculándose del convenio colectivo, no se eliminará la autorización administrativa para los despidos colectivos (ERE), no se acabará con la temporalidad (introducida en la reforma laboral de Zapatero) ni la precariedad y el despido barato impuesto la reforma laboral de Rajoy.

En Educación no se suprimirá la anomalía que son los centros privados-concertados ni se plantea que se incorporen a la red pública. Es decir, se seguirá financiando la educación privada-concertada, el gran negocio de la Iglesia. No se plantea con qué sustituir a la LOMCE, dejando en el aire lo principal, y pendiente de subsiguientes negociaciones de mayorías parlamentarias. No se acaba con la asignatura de Religión, aunque pase a ser voluntaria y no contabilice en la nota general, ésta se mantiene, financiada con dinero público y no se acabará con que el profesorado de religión sea impuesto por la Conferencia Episcopal y sin aprobar una oposición como el resto de docentes.

En Vivienda, Unidas Podemos ha renunciado a la dación en pago y, además, no se garantizará realojos inmediatos de desahuciados por carecer de recursos económicos o por situaciones de vulnerabilidad. Tampoco se plantea la cesión obligatoria de los pisos vacíos en manos de la banca para hacer parques públicos de viviendas. Las intenciones de “limitación del precio de los alquileres” serán en vano porque desde la administración del estado no se hará nada porque las competencias seguirán en manos de los ayuntamientos y comunidades autónomas.

En fin, el nuevo gobierno de Frente Popular de PSOE y Unidas Podemos hará algunos gestos progresistas, en materia de igualdad de género, transición ecológica o memoria histórica, pero en las cuestiones fundamentales no desbordará ninguno de los límites que les marque la patronal del Ibex 35 y las instituciones dictatoriales del Maastricht imperialista de la UE.

 

¡Abajo este gobierno de Frente Popular del PSOE y Unidos Podemos!
¡Abajo el pacto de la Monarquía con PSOE, PP, Vox, Cs, la burguesía catalana y vasca, Podemos, el PCE-IU y las burocracias sindicales de CCOO y UGT, que permiten entre todos al Rey un cambio de verdugo!
¡Abajo el régimen de la monarquía españolista, sostenido en los Pactos de la Moncloa, opresor de los pueblos catalán, vasco, galego…!
¡Paso a la República de los indignados!
El único gobierno que puede ser capaz de derrotar a los Borbones y garantizar la expropiación sin pago y bajo control obrero de los bancos y transnacionales es un gobierno provisional de las organizaciones obreras y los campesinos pobres, un gobierno apoyado en los consejos obreros y comités de soldados rasos.
¡Disolución de todas las organizaciones fascistas!
¡Disolución de la Guardia Civil y de todas las fuerzas represivas!
¡Comités de autodefensa, de los sindicatos y organizaciones obreras y de soldados rasos para desarmar a las bandas fascistas, a la monarquía y a su casta de oficiales asesina!
¡Hay que derrotar a las burocracias colaboracionistas que quieren atarnos las manos!
¡Libertad ya a todos los presos políticos de Catalunya y de todo el estado español!
¡Fuera las manos de la Corona y del régimen del 78 de Ceuta y Melilla!¡Contra el saqueo del gobierno imperialista español y sus transnacionales a los pueblos de América Latina!
¡Independencia de Catalunya ya!
¡Por una Federación de Repúblicas Socialistas de la península ibérica! ¡Por los Estados Unidos Socialistas de Europa!
La liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos

 DEMOCRACIA OBRERA del Estado Español
(adherente a la FLTI – Colectivo por la Refundación de la IV Internacional)

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More