El gobierno británico endurece las leyes contra la inmigración

El nuevo paquete de medidas exigirá a los bancos chequear la situación migratoria de un cliente que quiera abrir una cuenta y los dueños de vivienda deberán hacer lo mismo al alquilar una propiedad si no quieren ser multados.

Los médicos también deberán comprobar si el paciente tiene derecho a vivir en el Reino Unido para brindarle asistencia gratuita.

La ministra del Interior, Theresa May, adelantó que presentará en poco tiempo en el Parlamento este proyecto de ley que, además, le permitirá al gobierno deportar personas sin que tengan la posibilidad de apelar la decisión hasta que se encuentren fuera del país.

“Cortamos la inmigración en un tercio desde su pico en 2010 pero todavía hay mucho por hacer”, comentó la funcionaria en declaraciones a la cadena BBC.

“La mayoría de la gente, que trabaja duro, está enojada y se pregunta por qué los inmigrantes pueden acceder a los servicios públicos y cómo siendo ilegales pueden quedarse en el Reino Unido tan fácilmente”, agregó. Los conservadores, que comparten el gobierno con los liberales demócratas, quieren reducir la inmigración que no sea de la UE en cien mil por año

“La ley va a frenar a los inmigrantes que usan los servicios públicos a los que no tienen derecho, va a reducir los factores que los animan a venir y hará más fácil sacar a las personas que no deberían estar aquí”, sintetizó el secretario de Inmigración, Mark Harper.

El director de la ONG Red de Derechos de los Inmigrantes, Don Flynn, señaló que la evidencia contradice la creencia de que los extranjeros viajan a la isla por la asistencia social y médica.

“Un número pequeño llega con condiciones médicas pre-existentes y se registran para acceder al sistema de salud pública”, comentó.

“La realidad es que las personas no vienen al Reino Unido para usar el Servicio de Salud Nacional, sino que es más probable que quieran trabajar en él”, coincidió el vicepresidente de la Asociación Británica de Médicos, Richard Vautrey.

Los conservadores, que comparten el gobierno británico con los liberales demócratas, quieren reducir la inmigración que no sea de la Unión Europea (UE) en cien mil por año.

Sin embargo, cifras oficiales muestran que durante todo 2012 la cantidad de personas sin ciudadanía comunitaria aumentó en 176.000.

http://www.telam.com.ar/notas/201310/36020-el-gobierno-britanico-endurece-las-leyes-contra-la-inmigracion-irregular.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS