El Gobierno aprueba este viernes un nuevo ‘regalo’ de 30.000 millones para la banca

Agencias

El Gobierno aprobará el viernes en el Consejo de Ministros una nueva legislación para la banca, para aplicar los nuevos criterios de solvencia establecidos en la normativa internacional conocida como Basilea III, que incluirá medidas que permitirán a los bancos españoles reforzar su capital con hasta 30.000 millones de euros.

Concretamente, según ha anunciaba esta semana el  ministro de Economía, Luis de Guindos, el Ejecutivo aprobará en su reunión semanal el proyecto de ley para la trasposición de una directiva europea sobre solvencia, y, a la vez, un decreto ley para aprobar las cuestiones más urgentes de dicha directiva. Entre ello, el tratamiento de los llamados activos fiscales diferidos, conocidos como DTA’s. Estos activos son unos créditos fiscales, unas cantidades que la banca no pudo restarse en su factura fiscal, pero que funcionan como un derecho futuro contra la Hacienda pública. Se generaron fundamentalmente con las provisiones a las que les obliga la regulación bancaria (cantidades que se reservan para hacer frente a la pérdida de valor de sus activos o a la morosidad), que tienen impacto en las cuentas de los bancos, como si fuera otro gasto más, pero no se pueden deducir en la base imponible del  Impuesto de Sociedades.

Ahora, con la norma que aprobará el Gobierno, que se ha venido negociando con el sector en los últimos meses, el Gobierno reconocerá que parte de esos DTA’s podrán reconocerse como capital de primera calidad (en la línea de medidas similares de países como Italia.), y, por tanto, reforzará los balances de las entidades, especialmente de cara al examen que realizará el BCE en 2014 (y que se hará con las cifras de los bancos a cierre de 2013).  Guindos, que ha participado en un almuerzo organizado por Deloitte, Mutua Madrileña y ABC,  ha estimado que esta normativa reforzará el capital de las entidades financieras españolas entre 25.000 y 30.000 millones de euros.

La cantidad que se les va a reconocer, no obstante, no llega a la mitad de lo que reclaman las entidades españolas. La banca tienen unos 51.000 millones de euros en activos fiscales diferidos y llevan meses peleando con Hacienda y el Banco de Epaña para preservar una parte como capital antes de las revisiones de calidad de activos y pruebas de estrés al sector en Europa previstas para el primer trimestre.

Según algunos medios, Bankia y el Banco Sabadell destacan entre las las entidades más beneficiadas por la nueva normativa que aprobará el Gobierno. Estas entidades generaron DTAs en 2012 por las medidas aprobadas en aquel año que obligaron a las entidades a incrementar notablemente la cobertura de los activos inmobiliarios mediante las correspondientes provisiones. Bankia cuenta con unos 8.000 millones en estos activos, y Sabadell, con unos 4.600 millones. Según un informe de Ahorro Corporación, por volumen, el Santander es el que más DTA’s tiene, unos 17.621 millones, aunque con menor peso sobre sus actuales ratios de capital. En el caso de BBVA, estos activos ascienden a 6.741 millones, y en CaixaBank, 6.735 millones. Entre la banca mediana, el Populartiene 2.861 millones y Bankinter apenas 15 millones.

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS