El ‘fuego cruzado’ entre PSOE y Unidas Podemos pasa de las declaraciones a la mesa de negociación

La semana de mensajes cruzados en medios de comunicación entre el PSOE y Unidas Podemos a cuenta de la segunda negociación de un gobierno de coalición tras la fallida de julio que evite la repetición electoral —el 10 de noviembre está a la vuelta de la esquina, si nada lo remedia— entra hoy en una nueva fase, con la reunión entre los equipos negociadores de ambas formaciones. El margen, en todo caso, es exiguo, dada la premura de tiempo —si el 23 de septiembre no hay un presidente investido, habrá elecciones— y las diferencias existentes.

Encabezadas por Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno en funciones, y Pablo Echenique, secretario de Acción de Gobierno de Podemos, las delegaciones de los dos partidos se verán las caras esta tarde tras el movimiento realizado por el PSOE el martes cuando el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, presentó el llamado Programa Común Progresista con el que los socialistas pretenden atraer a Unidas Podemos. Para ello anunciaron 370 medidas que incluyen guiños a las demandas de los de Pablo Iglesias, aunque alguna de ellas, como la prohibición de vender vehículos con emisiones contaminantes a partir del año 2040, fue retirada a las pocas horas. Otra, la relativa a las medidas contra las subidas abusivas del alquiler —una de las cuestiones en las que más discrepancias existen entre ambas formaciones—, ha sido recibida con frialdad e indiferencia, ya que lo que propone es estudiar la implantación de un índice estatal de rentas de referencia.

En palabras de Pedro Sánchez durante la presentación, que desde muchas voces se ha entendido como un primer acto de campaña más que como una mano tendida, lo que ofrece el PSOE a Unidas Podemos en su “propuesta de entendimiento” es “un acuerdo programático exhaustivo, un sistema de control para su cumplimiento y la participación activa de UP en la gobernanza del país”.

Calvo aportó más detalles en la mañana del miércoles en una entrevista en la Cadena Ser y aseguró que el PSOE estaría dispuesto a que Unidas Podemos tenga presencia en órganos como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el Consejo de Seguridad Nuclear o el Consejo de Estado. “Para nosotros, las políticas son lo más importante. Siempre hemos querido tener un Programa Común Progresista con UP”, dijo la vicepresidenta, que calificó la propuesta como “abierta, mejorable y discutible”. Así, parece que la idea que los socialistas trasladarán hoy a Echenique es que quieren contar con ellos en lugares de responsabilidad institucional pero fuera del Consejo de Ministros.

Pese a que desde Unidas Podemos han mostrado cautela ante la propuesta socialista y han reiterado el mensaje de que quieren estudiarla con calma antes de responder, Pablo Iglesias afirmó el martes en Los Desayunos de TVE que “no suena mal”, pero también avisó de que la desconfianza persiste —“no puedo aceptar que humillen a los millones de españoles que nos han votado”— y recordó que su formación sigue optando por la coalición: “La política no puede basarse en la confianza, sino en las garantías. Un Gobierno de coalición es la única garantía para llevar adelante las políticas que pueden cambiar la vida de la gente. Eso es lo que está en juego. Y ese ha sido siempre nuestro compromiso”.

En ese sentido, Cristina Narbona, presidenta del PSOE, aseguró el miércoles en el programa de Antena 3 Espejo Público que, si lo que busca Iglesias son garantías, su partido “ha propuesto la existencia de comisiones, seguimiento y evaluación que garanticen el cumplimiento del pacto programático”. Narbona también dijo que los socialistas no quieren unas nuevas elecciones.

Unos minutos antes, en ese mismo programa, la portavoz parlamentaria de Podemos, Noelia Vera, señaló que las propuestas presentadas por el PSOE “son un paso atrás y un retroceso en lo ya negociado anteriormente con Pedro Sánchez en los Presupuestos Generales del Estado”. Vera especificó que el “único objetivo” que mueve a su partido en esta tesitura es “buscar una fórmula leal de compartir un Gobierno de coalición que sea capaz de llevar a cabo todas las medidas con las que nos comprometamos”.

Más crítica con el papel de Pedro Sánchez y con cómo ha afrontado el PSOE los últimos meses se ha mostrado en varias apariciones televisivas durante esta semana Yolanda Díaz, diputada gallega de En Común Unidas Podemos: “Da la sensación de que Sánchez hace mucho tiempo que ha decidido ir a elecciones, pero nosotras iremos a la negociación a trabajar y no nos levantaremos de la mesa hasta que seamos capaces de avanzar por el bien de nuestro país”, declaró el miércoles en El Programa de Ana Rosa, en Telecinco. Un día antes, en el programa de La Sexta Más Vale Tarde, Díaz recordó que “Sánchez solo ha conseguido un voto hasta hoy, y es muy anómalo que alguien que quiere ser presidente del Gobierno no haya hablado con nadie, ni con nosotros ni con ningún partido de los que sacó al PP de Moncloa para darle el Gobierno al PSOE”.

Desde las 16:00, PSOE y Unidas Podemos deberán pasar de las palabras ante las cámaras a la discusión en petit comité que desbloquee la parálisis o que conduzca a la nueva cita con las urnas el 10 de noviembre.

 

El Salto

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS