El fotoperiodismo precario y desprotegido lucha por su derecho a informar

Tres fotoperiodistas que trabajan en Madrid han denunciado que el pasado sábado 29 de marzo recibieron varias agresiones por parte de la policía cuando estaban ejerciendo su trabajo. Cubrían una manifestación y, en mitad de la misma, fueron agredidos por personal antidisturbios. Su propio trabajo es la mejor prueba documental.

Estos tres fotoperiodistas son free lance. Ninguno de ellos está en plantilla de un medio de comunicación concreto, sino que realizan colaboraciones esporádicas. No tienen nómina fija, ni carné de prensa de una empresa periodística y, en caso de problemas, tampoco tienen ninguna compañía detrás que les respalde. Y, a pesar de esa precariedad, ellos fueron los testigos de las cargas policiales, de los pocos que a última hora de la manifestación seguían a pie de calle contando lo que estaba sucediendo.

Juan Ramón Robles, Mario Munera y Gabriel Pecot recibieron los golpes el pasado sábado. De hecho, el primero, que ese día estaba haciendo la cobertura de la manifestación para eldiario.es, grabó un vídeo de la agresión. Los otros colaboran habitualmente con medios como Associated Press o la agencia Ruptly.

Pero no son los primeros en sufrir este tipo de agresiones. Como ellos mismos aseguran, lejos de quejarse, “son cosas que forman parte del trabajo”. De hecho, cada día que pasa hacer el trabajo de fotoperiodista en algunas manifestaciones empieza a ser una profesión de riesgo. Ya en junio de 2011, el Colegio de Periodistas de Cataluña denunció agresiones a reporteros por parte de los ‘indignados’. Dos años antes, esa misma asociación denunciaba la “dureza empleada por los Mossos d’Esquadra contra los informadores”.

En octubre del año pasado, el Foro de Organizaciones de Periodistas criticó duramente que “cada vez son más frecuentes las actuaciones de algunos agentes que, en manifestaciones y concentraciones públicas, obstaculizan el trabajo de los periodistas –especialmente de los fotógrafos- e incluso les impiden realizarlo”.

Grandes empresas y free lance 

Pecot es free lance, lo que significa que trabaja de forma independiente atendiendo los encargos de clientes internacionales, revistas, periódicos, agencias. Él se siente “menos amparado y con mayor riesgo frente a un abuso policial”. Más aún “en un momento donde hay un aumento de la conflictividad social en la calle, producto de la crisis, con fricciones continuas con los cuerpos de seguridad del Estado para poder ejercer el derecho a la información”.

Para Pecot, esta situación tiene que ver con la “precarización de las empresas, que eliminan secciones enteras y generan esta relación laboral del free lance como colaborador fijo”. Recuerda que él estaba en Público y, cuando despareció la edición en papel y la empresa entró en concurso de acreedores, le dejaron con una gran deuda que aún no le han pagado.

Desde la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), su vicesecretario, Nemesio Rodríguez recuerda que “un free lance siempre está más indefenso que un fotógrafo de plantilla en términos de la protección que pueda ofrecer la acreditación de un medio, de la defensa jurídica, de una remuneración fija…”.

Para hacer frente a estas situaciones de indefensión ante la policía, Pecot y algunos de sus compañeros han recurrido a la Asociación Nacional de Informadores Gráficos (Anigp-TV). Su portavoz, José Cuesta, denuncia que para las grandes empresas “tener un free lance es una forma de tener un fotógrafo sin pagar la Seguridad Social”, algo que considera “muy válido”.

José Cuesta es fotógrafo free lance casi por decisión personal. Defiende a los compañeros que “tienen un compromiso total y absoluto con su profesión y que saben lo que se están jugando”. Pese a ello, critica a los “grandes medios que se aprovechan y en cuanto te descuidas utilizan tus imágenes sin firmarlas ni nada”.

Normalmente, no se denuncia. Sólo cuando es muy descarado y cuando ha sido una imagen importante. Si denunciásemos el día a día, no saldríamos de Plaza Castilla [los juzgados]. Además, si lo haces, te estás cerrando puertas”, concluye.

Sobre las cargas del pasado sábado, desde Anigp denuncian que no es un hecho puntual. En la asociación tienen documentadas muchas agresiones como roturas de equipo o actuaciones policiales obligando a borrar tarjetas de memoria. “Poco se puede hacer cuando cuatro agentes te rodean y te dicen: o borras la tarjeta o te vas a meter en un lío”, lamenta Cuesta.

Estas situaciones no las ha podido solucionar el chaleco que la Asociación de la Prensa quiso implantar para los fotoperiodistas. “A mí y a otro compañero, ambos con chalecos, nos sacaron a empujones desde la Puerta del Sol hasta plaza de Callao. Además, me amenazaron con denunciarme por desacato si no hacía caso”. Desde la APM, de todos modos, recuerdan que “la Policía tiene que saber que está para facilitar la tarea de los periodistas, no para reprimirla”.

Medios no tan pequeños

La policía justifica muchas veces sus acciones en que hay muchos medios pequeños desconocidos y que son imposibles de diferenciar del llamado “periodismo ciudadano”.

Esta opinión no sólo se da con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, también dentro de la misma profesión. El pasado sábado, el programa La Sexta Noche emitió un especial sobre las Marchas de la Dignidad, en el que en el plató central una pantalla gigante mostraba una fotografía de las marchas, nada se decía sobre su autoría. Esa imagen, que pertenece al blog de Periodismo Asturiano, estuvo presente casi todo el programa.

Como explica Bernaldo Barrena, director de la web de noticias, pese a contactar con los responsables del programa y de la cadena por mail, teléfono y redes sociales para pedirles explicaciones, no recibió ninguna contestación. No es la primera vez que los medios de masas vulneran las leyes de derechos de autor sin citar las fuentes.

Lo contrario le pasó al periodista Héctor Juanatey, quien hace algo más de un año colgó una foto en su perfil de Twitter de una concentración en el Ministerio de Sanidad. A los pocos minutos saltó a la portada de El País y, tras la reacción en las redes sociales, consiguió cobrar por la fotografía.

http://www.lamarea.com/2014/04/01/el-fotoperiodismo-precario-y-desprotegido-lucha-por-su-derecho-informar/

INFORMACIÓN RELACIONADA:

Observadores internacionales denuncian las «inaceptables» agresiones policiales a periodistas el 29M

La Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa insta al Gobierno a salvaguardar y mejorar la seguridad de los reporteros que cubren las manifestaciones y pide una investigación

«Cualquier intento de intinimidar o atacar a los periodistas es una clara violación del derecho a la información y no puede ser tolerado», expresa

Las agresiones de la Policía a varios periodistas tras la protesta del 29M / Eric G. Madroñal

Las agresiones de la Policía a varios periodistas tras la protesta del 29M / Eric G. Madroñal

La Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE) ha calificado como «inaceptables» las agresiones perpetradas por la Policía contra varios periodistas que cubrían la manifestación ‘Jaque al rey’ celebrada este sábado para varios medios de comunicación, entre ellos eldiario.es. La organización internacional, que vigila el cumplimiento de los derechos humanos, ha instado al Gobierno a salvaguardar y mejorar la seguridad de los reporteros que cubren las protestas ciudadanas.

«Cualquier intento de intimidar o atacar a los periodistas es una clara violación del derecho a la información y no puede ser tolerado», ha denunciado la representante de libertad de prensa, Dunja Mijatović. El comunicado difundido por la organización también recalca que los antidisturbios, además de atacar a los profesionales, les impidió que hicieran fotos y recopilaran información».

La organización regional también ha pedido al Gobierno de Mariano Rajoy que lleve a cabo una investigación de estos «graves ataques». Las agresiones a los siete reporteros gráficos se produjeron este sábado cuando intentaban grabar el momento de una detención tras la manifestación ‘Jaque al rey’, convocada por la Coordinadora 25S.

La OSCE es el mayor organismo de seguridad regional, creado con el objetivo de prevenir conflictos en Europa y su entorno. Está integrada por 57 países, entre los que figuran todos los europeos, y países de América y Asia, como Mongolia, que fue el último en incorporarse en 2012. Sus funciones están relacionadas con el ámbito político-militar, el económico-medioambiental y la defensa de los derechos humanos.

La división de libertad, que representa Mijatović, se encarga de supervisar el respeto a la libertad de prensa en los 57 estados miembros, entre los que figura España. El organismo alerta sobre violaciones de la libertad de expresión y la libertad de prensa y promueve el pleno cumplimiento de los compromisos de la libertad de los medios de la OSCE.

Informe sobre el 22M a finales de 2014

La denuncia de la OSCE llega tan solo diez días después de que un grupo de observadores internacionales de la organización supervisara la actuación policial durante la manifestación que acogió a las Marchas de la Dignidad en Madrid el 22M y que concluyó en un enfrentamiento entre un grupo de manifestantes y los antidisturbios, con 101 heridos y 19 detenidos.

El informe que elaborará no se publicará hasta finales de 2014, según informaron fuentes del organismo a eldiario.es. En ese caso, el objetivo será evaluar la libertad de reunión: «Podría citar asuntos o ejemplos específicos de la actuación policial de las manifestaciones monitorizadas». Por tanto, el análisis determinará si las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado respetaron el derecho a manifestación el 22M.

La monitorización forma parte de un estudio que la OSCE está llevando a cabo en algunos de sus países miembros –que engloban los Estados europeos y otros como Estados Unidos, Rusia o Mongolia–, con el objetivo de identificar «problemas y buenas prácticas» en las actuaciones policiales durante las protestas ciudadanas en relación con la libertad de reunión. El informe de la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos se referirá a manifestaciones producidas en esos países desde mediados de 2013 y en los próximos meses.

Aguirre: ¿Quiénes son esos señores de la OSCE?

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha cargado contra la OSCE por haber enviado una delegación para supervisar la actuación policial del 22M: «¿Quiénes se creen que son esos señores para venir a España a vigilar a nuestra Policía como si esto fuese una república bananera o una satrapía comunista?», se ha preguntado. Según Aguirre, «España es un Estado de Derecho tan garantista con los derechos de los ciudadanos como el que más» por lo que le parece «intolerable la presencia de estos señores».

Aguirre ha cargado contra la presencia de la OSCE que, «por lo que acabamos de ver» vigila a la «Policía de países libres y democráticos». «Nunca tendríamos que haber permitido la presencia de estos observadores que lo que son es un sólido argumento para proponer que esa organización, la OSCE, que seguro que está llena de burócratas muy bien pagados, se reoriente o desaparezca».

http://www.eldiario.es/sociedad/OSCE-inaceptables-agresiones-policiales-periodistas_0_244975832.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS