El Final del Golpe

EL FINAL DEL GOLPE

Ahora sí, una vez logrado el posicionamiento de las bases militares de los Estados Unidos en Colombia, sin haber levantado mas polvo que el producido por el aterrizaje de sus avionesy las botas de sus soldados, las fuerzas del neoliberalismo global, la clase oligárquica internacional, está lista para “revertir” el golpe que diera en Honduras. El golpe militar que le permitió maniobrar tranquilamente en Colombia, a la vez que asegurar Palmerola.

Ahora sí, los organismos internacionales, concretamente la OEA, que sigue siendo comandada por los astutos zorros de la oligarquía internacional y su máximo exponente, el gobierno delos EEUU, está apurándose para ponerle fin al golpe, luego de haberse consolidado el objetivo.

Ahora bien, luego de producida la instalación de todas las bases militares planeadas en el operativo, Brasil muy convenientemente, pidió “explicaciones” sobre los objetivos concretos que tenía Colombia para aceptar la presencia militar estadounidenseen su territorio, motivo, esta última, de preocupación por parte de sus vecinos. Ante tan preciada oportunidad, Uribe ha sido enviado a los diferentes países del hemisferio, con la finalidad de “explicar”, esto es, para llevar personalmente el mensaje del Señor del Norte, de que la incursión militar en su país, nada tiene que ver con ellos (con los países visitados) yque sólo responde a un apoyo que Colombianecesita en su lucha interna contra la narco guerrilla. Venezuela lógicamente no será visitada, puesto que ambos países están en estos momentos prácticamente al borde de un conflicto armado, propiciado, precisamente, por la “presencia”que con Venezuela sí tiene mucho que ver y, por ese mismo motivo, “lo abstendrán” (a Uribe) de asistir al encuentro de la UNASUR.

Los países seleccionados, están recibiendo a Uribe, tanto los que están de acuerdo como los que están en abierto desacuerdo. Uribe está logrando ser recibido y escuchado y con ello pretende tender un manto de transparencia sobre la obscura maniobra tendiente a convalidar la injerencia militar de los Estados Unidos en América Latina. Todos los países, estratégicamente elegidos para “la visita”, están coadyuvando a que esto suceda.

Perú, es decir, García recibió a Uribe. García e s un “aliado” de Uribe y sus mandantes; pero Bolivia, Evo, no debió recibir a Uribe. Evo debió diferir (como deben hacerlo el resto de países) el encuentro, y recibir “la visita” en el seno de la UNASUR. Es allí donde le correspondería a Uribe, en todo caso, dar las explicaciones debidas;tal como algunos congresistas colombianos han expresado, manifestándose en franca oposición al viaje de su presidente.

Dentro de este contexto, el sufrido e inocente pueblo hondureño, continúa siendo salvajemente reprimido. La movilización popular está avanzando rápidamente y está a punto de dar un salto cualitativo hacia la lucha por la toma del poder. El pueblo está exigiendo ser quien tome las decisiones. La figura de Zelaya ha pasado a un segundo plano. El objetivo principal es la constituyente.

La lucha de Zelaya “on the border” prácticamente se limitó, en un inicio, a pedir el apoyo del pueblo para su regreso. Luego, conforme el pueblo avanzaba en sus demandas, y en sus muertes, a pedir el apoyo para su regreso incondicional, y ahora, finalmente, ha terminado “su lucha” capitulando en Méjico (donde fue convocado), al aceptar, nuevamente, el Acuerdo de San José. Dicha capitulación se produce luego de que Obama manifestara que la presencia de Zelaya en la frontera con Nicaragua ponía en peligro la solución del conflicto. El mensaje de Obama fue muy claro: ya se terminó con el operativo en Colombia, es momento deponerle fin al golpe, de bajar el telón.Sólo que ese telón caerá sobre los cuerpos de los asesinados, de los torturados, de los perseguidos.

Ahora se volverá a la mesa de las “mediaciones”, para beneplácito de los “civilizados” del mundo entero, incluyendo a los asesinos golpistas, que por este hecho pasarán, automáticamente, de asesinos a redentores.

En un momento determinado, “nacido genuinamente del diálogo” de la negociación, se logrará la fórmula mágica que permitirá el retorno de Zelaya. En ese momento, se habrá consumado la traición al pueblo. Allí comenzará la cacería de brujas. Los que se opongan al Acuerdo de San José serán reprimidos ahora con mayor fuerza, puesto que se estarán oponiendo al retorno a la constitucionalidad previa. Serán ellos ahora los que estén en contra de la pacificación del país. Serán ellos los que fomenten la violencia a través de sus protestas y, por lo tanto, serán perseguidos y asesinados, torturados y desaparecidos “justificadamente”. El régimen constitucional los perseguirá tan brutalmente como lo hizo el golpista.

Toda democracia representativa lleva aparejada su dictadura.

Cuando los pueblos pretenden ejercer directamente los derechos que, dentro de los marcos legales le son permitidos ejercer, pero que van en contra de los intereses de sus representantes, surge el golpe. Esto es, se rompe “legalmente” la legalidad y se reprime brutalmente al pueblo en sus justas demandas.

Los lideres preclaros del pueblo hondureño y sus seguidores han comenzado ya el camino de la liberación y, según lo planteado, seguirán con su lucha hasta lograr los fines que se han propuesto.

Zelaya no estará en esa lucha.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS