El factor de gas en la masacre de Gaza

Lo que podría haber sido la gran oportunidad para el desarrollo y la prosperidad de Palestina y salir de la absoluta pobreza a la que ha sido condenada, es uno de los principales motivos de la masacre que hoy está sufriendo: vivir sobre un gran campo de gas natural.

Otra invasión en clave de recursos energéticos. En la Franja de Gaza hay considerables bolsas de gas natural halladas en 1999, fecha que este territorio estaba bajo el control de la Organización para la Liberación Palestina (OLP) dirigida por Yaser Arafat.

Todo empezó en dos fechas claves: 1979 cuando la revolución iraní puso fin al suministro del 60% del crudo que Israel recibía del gobierno del Sha,&nbsp y 1982 con la devolución de la península del Sinaí y sus campos petrolíferos a Egipto, que cubría el 20% de su consumo. A partir&nbsp de entonces, poner fin a la inseguridad energética se había convertido para Israel en un asunto de seguridad nacional, por lo que diseñó un ambicioso plan para diversificar la procedencia de sus importaciones, al tiempo que se puso a explorar&nbsp los territorios bajo su control en busca de gas y petróleo. En el 1990,&nbsp gigantes petroleros como British Gas (BG Group) empezaron a trabajar en la zona y descubrieron grandes yacimientos de gas y algo de petróleo. Hasta aquí todo bien si no hubiera surgido un problema irresoluble para los israelíes: que gran parte de aquellas reservas, unos 1,4 billones de pies cúbicos estimados, cuyo valor ascendía a 4 mil millones de dólares estaban localizadas en la Franja de Gaza, y que según las leyes internacionales su soberanía reside en la Autoridad palestina (AP), gobierno debilitado y acosado desde dentro por las fuerzas de la oposición, y desde fuera por el gobierno de Tel Avive y sus aliados. En tal situación AP firmó un acuerdo en 2000 con British Gas para que durante los próximo 25 años explorara sus costas mediterráneas, y que de paso estipulaba que la firma británica se llevaba el 60% de los beneficios de la explotación, su socio greco-libanés Consolidated Contractors, se quedaba con el 30%, y a los palestinos, sus verdaderos propietarios legales sólo le correspondería el 10% restante, que además no lo recibía en dinero, sino que presiones de Israel se depositaba en una cuenta internacional.

Sin embargo, el gobierno israelí ni respetó un acuerdo tan precario y humillante para los palestinos. Tenía que ser el único consumidor y dueño de aquella riqueza, a precio que fuera. Ariel Sharon se negó rotundamente comparar el gas palestino, paralizó los trabajos de BG, y en su lugar facilitó la firma de un acuerdo entre la empresa israelita Merhav y la Compañía Petrolífera de Egipto para abastecer sus necesidades desde la Delta de Nilo. Difícil negocio, tanto para el gobierno de Hosni Mubarak, cuya opinión pública de su país deslegitimaba aquel trato, con la Intifada Palestina de trasfondo, como para Israel que recibía presiones de Tony Blair que apoyaba a BG sino porque intentaba abortar el acuerdo con El Cairo. Los egipcios tampoco escatimaron esfuerzo para cerrar los pozos de Gaza, puesto que Israel es uno de sus principales clientes.

Los planes de Israel para monopolizar el control sobre esos recursos entraron en una nueva fase cuando en 2006 Hamas –rama palestina de Hermanos Musulmanes egipcios aunque próximo al gobierno de Irán- tomaba el poder en la Franja de Gaza. Tel Avive ya podía respirar tranquilo puesto que las leyes internacionales impedían que una empresa como BG&nbsp firme acuerdos con una organización considerada terrorista.

Una vez BG apartada, apareció en su lugar el consorcio israilita-estadounidense Yam Tethys que extrae el gas de la costa meridional de Israel, y espera paciente el fin de las operaciones militares del gobierno israelí para explotar o comprar las reservas de gas natural empapados de sangre inocente de las gentes de Gaza.

La ansia de Israel en hacerse con pozos y rutas de tránsito de petróleo y gas ajenos es uno de los motivos de la intervención y presencia militar&nbsp del régimen hebreo en aquellas&nbsp zonas del mundo que desprenden el aroma de hidrocarburo.&nbsp Sorprendente fue ver&nbsp a cientos asesores militares de las empresas de seguridad israelíes al lado del ejército georgiano en su ataque a la Osetia del Sur, uno de los principales cruces de oleoductos y gasoductos estratégicos de los superpetroleros del mundo, incluidos los israelíes. Por otra parte, alrededor del 20% del crudo que consume éste país, lo recibe a través del oleoducto que le conecta&nbsp con Azerbaiyán, Georgia y Turquía (¡los tres vecinos de Irán!) países a los que presta un generoso apoyo militar. Una compleja red de ductos que salen de las orillas del&nbsp Mar Caspio y cuya protección e importancia estratégica ha impuesto la militarización de las rutas de tránsito.&nbsp Es interesante saber que la compañía Merhav es una de las firmas que está explotando el gas de Turkmenistán, aprovechando la invasión y la ocupación de EEUU y sus aliados a Afganistán en 2001, que se ha hecho bajo el pretexto de buscar al siempre rentable de un producto llamado “Bin Laden y el terrorismo islámico”.&nbsp

Israel, además de consumidor de gas y petróleo se ha convertido en un intermediario que transfiere el producto a los países asiáticos, como por ejemplo a Japón, país que a consecuencia de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU a Irán, ha bajado drásticamente su importación del petróleo de éste país, para convertirse en otro cliente de Israel.

Tanto el ataque a Gaza en el 2006,&nbsp realizado al parecer para liberar a Guilad Shalit, el soldado prisionero de guerra en poder de Hamas, como la masacre al pueblo palestino por sus “cohetes de destrucción masiva” no tienen otro objetivo que “cantonizar” Palestina y obligar a “morir o marcharse” a la gente de sus tierras.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS