El Espionaje de Canadá y los Cinco Cubanos

 

Se ha revelado que el Canadá ha estado espiando los sectores de minería y de energía de Brasil, para que las empresas mineras canadienses pudieran beneficiarse con la información que el espionaje les hubiera proporcionado. Respondiendo sobre el tema del espionaje en Brasil, el Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, dijo: “no comentaré sobre asuntos de seguridad nacional…”. 
 
El 11 de junio de 1976, la empresa minera canadiense Falconbridge apoyó y dio espacio en sus oficinas centrales en la ciudad dominicana de Bonao a la fundación de la organización terrorista CORU (Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unida ) en sus oficinas . 
 
En algún momento ¿se le ocurrió al gobierno canadiense investigar, ni hablar de espiar, a los ejecutivos de la empresa minera canadiense tomando en cuenta el hecho de que contribuyó y facilitó medios a la fundación CORU, la cual es una organización terrorista? Orlando Bosch, un connotado terrorista con una historia de condenas y uno de los fundadores de CORU, fue el responsable de la explosión el 22 de septiembre, 1976, realizada lanzando un artefacto explosivo desde un carro hacia el Consulado de Cuba en Montreal. CORU fue también responsable por el asesinato a plena luz del día, el 18 de septiembre, 1976 de Orlando Letelier (el Ministro de Relaciones Exteriores de Chile bajo la Presidencia de Salvador Allende) y de su secretaria, Ronni Moffitt en Washington, D.C.; Ricardo Morales Navarrete (un Cubano quien había sido jefe de inteligencia y contrainteligencia de la DISIP, la policía política venezolana) , explicó que la reunión celebrada en la ciudad dominicana de Bonao (en las oficinas de la empresa minera canadiense Falconbridge ) en la cual él había participado, sirvió para coordinar el asesinato de Orlando Letelier y «la destrucción de una aeronave cubana»1 (este ataque terrorista fue planeado por Orlando Bosch y Luis Posada Carriles y fue llevado a cabo el 6 de octubre, 1976, asesinando a todas las 73 personas a bordo del avión). 
 
Cinco cubanos, Antonio Guerrero, Gerardo Hernández, René González, Fernando González y Ramón Labañino, fueron encarcelados en septiembre de 1998, en los Estados Unidos, por el «crimen» de haber infiltrado los grupos terroristas con sede en EE.UU. (cuyos miembros incluyen a criminales como Orlando Bosch y Luis Posada Carriles) con la meta de prevenir y exponer los ataques terroristas planificados y lanzados contra Cuba desde el territorio Estadounidense. Por sus esfuerzos de salvar vidas y de combatir contra el terrorismo poniendo en peligro sólo sus propias vidas haciéndolo, fueron acusados y condenados de «conspiración para cometer espionaje» por un tribunal en Miami. 
 
Mientras Posada Carriles, quien fué el autor intelectual de una serie de atentados terroristas contra hoteles en La Habana en la década de 1990 y en uno de esos ataques murió Fabio di Celmo, un residente permanente de Montreal, en el 1997, se mueve libremente en territorio Estadounidense. 
 
Nos preguntamos: 
 
• ¿Por qué no intervino apoyando la paz y la justicia el gobierno canadiense, cuando la empresa minera canadiense Falconbridge se volvió cómplice de esa organización terrorista ? 
 
• ¿Podría ser que el propósito de la misión canadiense de espionaje en el sector minero de Brasil, se realizaba precisamente para facilitar más acciones terroristas y/o violaciones de derechos humanos dirigidas contra intereses en Brazil y/o en cualquier otro país de América Latina?  1 “Crimen de Barbados – Frankenstein sigue paseándose impune”, http://www.avn.info.ve/node/81046?page=1 
 
• ¿Por qué no interviene, el gobierno de Canadá, en defensa de los Cinco Cubanos exigiendo justicia y su liberación de las prisiones de Estados Unidos, como ya se ha exigido a lo largo de los últimos 15 años por muchos otros gobiernos, parlamentarios, ganadores del Premio Nobel, intelectuales, artistas y sencillamente por millones de personas en todo el mundo, ya que sus única culpa, fue haber salvado vidas? 
 
Estos son asuntos que se extienden a la seguridad nacional aquí en Canadá también ¿no es así? Al final, parece que el gobierno canadiense y las autoridades canadienses no estaban bien informados o que, en ese tiempo, no consideraban la importancia de garantizar que las empresas canadienses no se involucraran con confesos terroristas bien conocidos, los mismos que más tarde, colocaron bombas en Canadá y, entre otros ataques, mataron a un residente de Canadá. Los Cinco Cubanos estaban trabajando para impedir este tipo de acciones terroristas contra Cuba y contra intereses cubanos fuera de Cuba, entonces ¿porqué Canadá rechaza reconocer sus esfuerzos increíbles y exigir su libertad? 
 
Por lo tanto, ¿el gobierno de Canadá, está contra el terrorismo o no? Si está en contra, entonces ya es hora que declare su apoyo oficial en defensa de estos cinco hombres valientes, quienes merecen nuestra mayor solidaridad por exponer el terrorismo proveniente de los Estados Unidos. 
 
Invitamos a todos los periodistas honestos y sinceros a profundizar la investigación sobre este asunto y exponer aún más los hechos terroristas, pero, sabemos que sólo un «JURADO DE MILLONES» resultará en lograr la libertad para los Cinco antiterroristas cubanos. 
 
Morteza Gorgzadeh y Sabrina Johnson 
Toronto Forum on Cuba 
 
 
 
Para obtener más información, visite: 
 
 
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS