El engaño de Uber

El capitalismo de plataforma sigue acosando a los servicios regulados

Publicidad

Durante los últimos días, hemos estado presenciando el circo mediático de Uber utilizando sin escrúpulos al sector del Taxi.

Evidentemente lo han hecho de la mano de empresarios del sector del Taxi en Madrid, totalmente vinculados al sector VTC.

Empresarios que se sientan en las mismas mesas negociadoras que el sector del Taxi y que representan un ínfimo porcentaje de taxistas en el conjunto estatal, al igual que en Madrid, a pesar de todo suficientes para abrir las puertas al enemigo.

Quienes entraron en España como delincuentes, saltándose legislaciones para destruir al sector del Taxi y sobre todo desproteger los derechos de la ciudadanía, algo que aún sucede en la actualidad. Siempre serán traidores para el sector del taxi y traidores los taxistas que ensucien el nombre de un servicio de naturaleza pública, abriendoles las puertas e ignorando cuanto de ese capital facturado sale de España, y toda la elusión fiscal y laboral que practican, desprotegiendo otros servicios públicos cada vez más deteriorados y la vida de los propios trabajadores, víctimas a las cuales quisieran que nos uniesemos también los taxistas.

Un servicio auspiciado por un capitalismo de plataforma que extrae capital de España, JAMÁS puede estar asociado a un servicio de naturaleza pública como el que ofrece el sector del Taxi a la ciudadanía, regulado por aquellos a quienes eligen en unas urnas para que lo hagan.

No sólo eso, en Taxi Project tenemos trabajo y argumentos suficientes puestos en funcionamiento, como para demostrar la cantidad de incumplimientos y engaños a lo público y otros ámbitos, que continúan realizando tanto Uber como Cabify. Estas plataformas cada vez han de estar más lejos de ser operativas porque son un auténtico engaño a la ciudadanía.

Lo que han estado realizando desde Uber es un movimiento mediático, en el cual han invertido mucho dinero como hace tiempo que no hacían o han hecho en el pasado y es que tienen imaginación para construir y sostener una aplicación, pero no para sostener tanto engaño a la opinión pública, ni tampoco a las instituciones y a la ciudadanía como intentaremos demostrar, con el permiso y apoyo de los taxistas, de ellos dependerá la capacidad que tengamos de atornillar a quienes siguen estando fuera de la ley.

Algunos desde dentro del sector del taxi o cercanos a él, o que han estado dentro de él y lo han traicionado, han invertido capital en el sector VTC y no lo están pasando bien, y si no pueden con su enemigo que es el Taxi prefieren unirse a él, el sector del Taxi ha de cerrarles las puertas por completo.

Para nosotros Uber y Cabify son un circo que viven del engaño continuo. Piensan que pueden pasearse por los países con total inmunidad, pasan por encima de los derechos de la ciudadanía, pisotean los derechos de los trabajadores y usuarios y actúan como verdaderas sanguijuelas del sistema, como sanguijuelas del sector del Taxi son esos empresarios que se mueven de la mano de esas plataformas.

Si el taxista nos lo permite no descansaremos hasta acabar con todo este engaño, auspiciado por determinados políticos con intereses y también por las agencias de la competencia.q

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More