El empobrecimiento de los jubilados destruirá más de 750.000 puestos de trabajo en los próximos 20 años

Por Kaos. Laboral y Economía

El hecho de que las personas retiradas tengan una menor capacidad adquisitiva supone que el consumo, que es uno de los principales motores del país, se resentirá, el Producto Interior Bruto (PIB) limitará su crecimiento y la creación de puestos de trabajo será inferior.

Aunque el análisis haya sido realizado por AFI por encargo de la patronal de aseguradoras UNESPA (y, por lo tanto, está al servicio de convencernos de que el futuro son las pensiones privadas que ellos gestionan) no deja de ser significativo el artículo que, sobre el tema, publica el diario El Mundo, señalando el importante impacto económico del empobrecimiento de las pensiones por la aplicación de las reformas de 2011 y 2013, que afectará directamente al consumo y al empleo en los próximos años. 

Más que nunca parece evidente que la clase trabajadora debe movilizarse, para mantener esta conquista histórica, en defensa del derecho de jubilación y por pensiones públicas y dignas.

 

 

El empobrecimiento de los jubilados destruirá más de 750.000 puestos de trabajo

Por Daniel Viaña

El empobrecimiento al que se enfrentan los jubilados tiene, además de las consecuencias negativas para los propios afectados, un impacto paralelo sobre el conjunto de la economía de España. El hecho de que las personas retiradas tengan una menor capacidad adquisitiva supone que el consumo, que es uno de los principales motores del país, se resentirá, el Producto Interior Bruto (PIB) limitará su crecimiento y la creación de puestos de trabajo será inferior. Tanto, que según los cálculos de Analistas Financieros Internacionales (Afi), de aquí a 2035 esta situación podría provocar la destrucción de más de 750.000 puestos.

«La aplicación del aumento del período de cómputo de la base reguladora de las pensiones [hasta 25 años a partir de 2022] y del Factor de Sostenibilidad [que comenzará a aplicarse en 2019 y que adecuará las pensiones a la evolución de la esperanza de vida] dará lugar, previsiblemente, a una muy importante reducción de la tasa de sustitución (pensión/último salario antes de jubilarse)», explica Afi en el informe Soluciones para la jubilación que ha realizado para Unespa, y añade: «Hemos estimado que dicha tasa de sustitución descenderá en España del 81% actual al 63,2% en 2035.

Además, una vez causada, el jubilado medio verá el poder adquisitivo de su pensión adicionalmente reducido a causa de la inflación y del Índice de Revalorización. Un trabajador medio que se jubilase hoy, vería el poder adquisitivo de su pensión reducido en un 27% como consecuencia de todos estos factores».

Esta pérdida, que según los cálculos de Afi se traduce en unos 350 euros menos de poder adquisitivo al mes, tendría «un efecto negativo en el conjunto de la economía para el año 2035 de 46.000 millones de euros en términos de Valor Añadido Bruto (VAB)». Y «en fuerza de trabajo, en el entorno de 754.700 personas». «Es decir, de no remediarse la ausencia de renta de los jubilados, la economía se vería mermada en un 3% del PIB en 2035, mientras que el empleo se reduciría un 3,7%», añaden los Analistas Financieros.

De esta manera, el documento ayer publicado evidencia que la pérdida de poder de los pensionistas tiene un impacto global sobre el país. Además, si se tiene en cuenta que en momentos de crisis como la sufrida desde 2008 los pensionistas son básicos para las familias, tal y como demuestra otro reciente estudio de Fedea, el empobrecimiento al que se enfrentan las personas que se retiran tiene unas consecuencias aún más graves.

Por ello, buena parte de los partidos políticos que están en el Pacto de Toledo, así como diversas organizaciones sindicales, defienden que se debería eliminar al actor de sostenibilidad que limita al 0,25% la subida de las retribuciones en caso de déficit del sistema y, al mismo tiempo, volver a indexar las pensiones el IPC.

 

Fuente de la noticia

-->
COLABORA CON KAOS