El Ejército arresta a cuatro soldados por difundir los vídeos de las prácticas antidisturbios

18

Según ha podido saber Público de fuentes militares, este miércoles se ordenó el arresto de uno de los soldados, quien permanecerá en esta situación por espacio de al menos seis días, acusado de haber sido fotografiado uniformado con material antidisturbios y no haber podido identificar al autor de la instantánea a la que tuvo acceso este diario. En concreto los arrestos ordenados por el capitán del regimiento lo son por «inexactitud en el cumplimiento de las órdenes recibidas», prevista en el artículo 7.2 de la LO 8/1998, de 2 de Diciembre, de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas.

Según esto los soldados debieron incumplir una orden específica de no grabar los ejercicios militares, aunque fuentes consultadas aseguran que «no hay constancia de la existencia de orden alguna al respecto, ni que tan siquiera estos ejercicios -que Defensa considera de práctica común en los cuarteles- puedan considerarse secretos».

Los otros tres soldados que serán arrestados hoy viernes -aunque uno de ellos está de vacaciones- se verán privados de libertad igualmente por espacio de entre tres y seis días, tras reconocer en los interrogatorios a los que fueron sometidos por el capitán de la unidad haber sido los autores materiales de la práctica totalidad del material gráfico, especialmente los videos.

Estas grabaciones se realizaron durante las sesiones de instrucción desarrolladas en octubre pasado, donde se recogían las imágenes explícitas de la instrucción en contención de masas y disolución de protestas civiles, impartidas a cerca de 200 militares, bajo el control y supervisión de miembros de la Policía Militar venidos expresamente de la Brigada de Caballería Castillejos II, con sede en Zaragoza, y bajo cuyo mando se encuentra la Acorazada Lusitania nº8, acuartelada en la Base General Almirante de la localidad valenciana de Marines.

Una práctica «habitual»

El ministerio de Defensa aseguró en noviembre que estas sesiones de instrucción en «contención de masas» son «habituales» en el ámbito castrense, aunque otras fuentes del asociacionismo militar conocedores de las misiones en el extranjero negaron que los soldados españoles utilizaran material antidisturbios convencional en las intervenciones internacionales de conflictos bajo el paraguas de la ONU, la Unión Europea o la OTAN.

En todo caso llama la atención, atendiendo a las manifestaciones de Defensa de que estas prácticas son de «instrucción común en los cuarteles», la preocupación generada y, mucho menos, que se sancione a unos soldados privándoles de libertad por fotografiar o grabar ejercicios rutinarios, y más aún con sanciones tan elevadas en plenas vísperas navideñas», afirman miembros de la AUME consultados, y muchos menos sancionar a «un soldado que tuvo la mala suerte de ser fotografiado y su imagen difundida sin ser consciente de ello».