El Derrumbe: miles de Torres Gemelas

Por responsabilidad directa de nuestro equipo neoliberal: El Pacto del Ladrillo Fijo -formado por los sucesivos del gobiernos del bipartito (PP, PSOE y sus aliados en los gobiernos autonómicos)-; que han creado un Sistema de Alternancia Perfecta dentro de la mal llamada “Transición Española”, se acaba de caer la primera parte de un tinglado económico cuyos gestores evalúan en decenas –o centenas- de miles de millones de euros. El sector inmobiliario en quiebra y el sector bancario con terribles&nbsp “agujeros negros”. Gobierno, PP, instituciones empresariales, Falsimedia y los equipos económicos institucionales y privados –todos los responsables del desastre- recomiendan un ajuste neoliberal duro, mientras los sindicatos “sistémicos” reparten ungüentos y bendiciones o, sencillamente, desaparecen en el polvo de los primeros derrumbes. "Felicitamos" a González, Aznar, Zapatero y Rajoy y expresamos, con profundo dolor (por las terribles consecuencias que le esperan), nuestro deseo de que el pueblo español –trabajadores y subtrabajadores en general; especialmente las mujeres, los parados y semiparados, los jubilados y los “jóvenes menores de cuarenta años”-; consigan remover los escombros y construir un país totalmente nuevo. En “Leer más”: primeras noticias de una información que ampliaremos inmediatamente y "El Gran Encubrimiento: Durante más de&nbsp un año nadie sabe nada de la crisis".

Noticias fuente

Agencias/ Expansión.- El consejo&nbsp de administración de la inmobiliaria Martinsa Fadesa decidió anoche presentar la solicitud del concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) ante la asfixia financiera que ya le impide atender los compromisos de su actividad.

Con una deuda superior a los 5.200 millones de euros, el proceso concursal al que se ha visto abocada la inmobiliaria controlada y presidida por Fernando Martín representa la mayor suspensión de pagos de la historia de España.

La compañía, que instará hoy el concurso ante el juzgado de lo mercantil de La Coruña, atribuyó su grave situación a la negativa del&nbsp ICO a concederle un crédito de 150 millones de euros para evitar el colapso, al rechazo de sus 45 bancos acreedores a concederle un plazo adicional para obtener el préstamo por otras vías, y a “la clara recesión por la que atraviesa actualmente la economía española en general y el mercado inmobiliario en particular”.

“Estancamiento radical”
En un comunicado, la inmobiliaria explicó que esta “recesión económica impacta de forma negativa sobre la capacidad de las familias, no sólo para afrontar nuevas compras de viviendas, sino también las adquisiciones comprometidas y se traduce, a la postre, en un estancamiento radical de las ventas ordinarias de la sociedad y una merma importante de las cuentas a cobrar”.

La decisión de acudir finalmente al proceso concursal fue adoptada al término de una maratoniana reunión del consejo de administración de la sociedad, que se inició a media tarde, momentos después de que Fernando Martín presentara a Pedro Pérez, secretario general del G-14, su dimisión como presidente del lobby inmobiliario.

La convocatoria de la sesión del órgano de gobierno de la sociedad fue anunciada en un hecho relevante remitido por la mañana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), después de que el supervisor suspendiera a las 09:55 horas la cotización de la empresa, cuyos títulos para entonces ya caían un 24,74% en el parqué, acumulando un retroceso del 50,2% en las dos últimas sesiones.

La compañía cree que la suspensión de pagos es “el mejor modo de evitar un empeoramiento de la situación de crisis que pudiera devenir irreversible y repercutir gravemente en sus acreedores y en los intereses de todos los accionistas”.

Asimismo, el consejo de Martinsa Fadesa cree que la empresa “tiene viabilidad”, pero que necesita tiempo, confianza de los acreedores y que “se reactive la economía y aumente la confianza de las familias españolas”. Tanto Fernando Martín, como el resto de los miembros del consejo continuarán desempeñando sus funciones al frente de la empresa.&nbsp

Supervisión concursal
La sociedad señala que, bajo la supervisión concursal, concentrará a partir de ahora su actividad, tanto en aquellas actuaciones que supongan la generación de ingresos (venta de activos y gestión del suelo), como en las que permitan una reestructuración “para acomodarse a las nuevas exigencias del mercado y poder así relanzar su proyecto”.

El colapso de la empresa, que negociaba estos días el despido de un tercio de la plantilla, se desencadenó el pasado viernes, fecha en la que&nbsp admitió públicamente el incumplimiento de una cláusula suspensiva contenida en el contrato de reestructuración de su deuda, firmado el pasado mes de mayo con sus 45 bancos acreedores, entre los que figuran Caja Madrid (con cerca de 1.000 millones de euros), La Caixa (700 millones de euros) y Popular (400 millones de euros).&nbsp &nbsp

Esta cláusula le obligaba a obtener del ICO un crédito por 150 millones de euros para dotarse de liquidez y proporcionar oxígeno financiero a una serie de proyectos inmobiliarios en el extranjero.

Sin embargo, el organismo&nbsp rechazó la concesión del crédito, y la empresa ya adelantó entonces que el escenario más probable era una suspensión de pagos, a menos que los bancos le concedieran un mes adicional (hasta el 7 de agosto) para buscar el préstamo. No fue así y ayer claudicó.&nbsp

“Martinsa Fadesa es consciente de las consecuencias que el concurso tendrá para sus clientes, proveedores, accionistas, sector inmobiliario y la economía en general”, concluyó.

El mayor concurso de acreedores de la historia del pais

Es la importante Martinsa-Fadesa. Su deuda es de unos US$ 8.000 millones.

La crisis inmobiliaria se cobró ayer su primera gran víctima en España: Martinsa-Fadesa, una de las mayores promotoras de viviendas en ese país, suspendió pagos y presentó concurso de acreedores voluntario.

Clarín/ EFE.- Se trata de la mayor suspensión de pagos de la historia de España, con un pasivo de 5.200 millones de euros (unos 8.000 millones de dólares). Martinsa-Fadesa no pudo cumplir con los compromisos a los que llegó con los bancos acreedores.

El Consejo de Administración de Martinsa-Fadesa, reunido en Madrid ayer a la tarde, decidió instar a un concurso voluntario de acreedores (la antigua suspensión de pagos) con el objetivo último de "garantizar la continuidad de su proyecto empresarial, procediendo al saneamiento y reorganización de la compañía a través de los instrumentos de la Ley Concursal", según informó en un comunicado, difundido por la prensa española.

En la reunión, el presidente y principal accionista de la compañía, Fernando Martín –ex titular del club de fútbol Real Madrid–, expuso las graves dificultades de tesorería de la empresa. Esta decisión se adopta ante la constatación de las graves dificultades de tesorería que genera la no obtención del crédito de 150 millones de euros que la compañía precisaba para dotarse de liquidez y seguir desarrollando sus proyectos con normalidad. El Consejo de Administración de Martinsa-Fadesa ha instado el concurso voluntario tan pronto como ha tenido certeza de la imposibilidad de dicho crédito, para evitar así cualquier perjuicio futuro a sus acreedores o proveedores , explicó la nota de Martinsa, citada por el diario El País, de Madrid.

Según un informe de la sociedad de tasación Richard Ellis, Martinsa-Fadesa cuenta con un patrimonio inmobiliario valorado al 31 de diciembre de 2007 en 10.805,4 millones de euros, entre suelo, obras en curso y pendientes de venta y campos de golf.

El consejo de administración consideró que la compañía, cuya cotización fue suspendida ayer en Bolsa cuando perdía el 24,74% de su valor, cuenta con recursos patrimoniales y organizativos suficientes para afrontar a medio plazo la coyuntura financiera negativa que la obliga a presentar la suspensión de pagos.

La inmobiliaria negocia con los sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo, que podría suponer unos 275 despidos en las sedes españolas, con una plantilla de casi 900 empleados, aunque la decisión final aún no se tomó.

Martinsa-Fadesa se convirtió así en la segunda inmobiliaria cotizada en la Bolsa española que pide la protección legal por suspensión de pagos. La compañía nació en marzo de 2007 por la compra por parte de Martinsa de su rival Fadesa, presidida por Manuel Jové, y que dio lugar a una nueva empresa con un valor calculado en 4.045 millones de euros.

La inmobiliaria ganó presencia internacional en Portugal, Marruecos, Rumania, Hungría, Polonia, Francia y México, países en los que estaba presente Fadesa.

Expansión
Abrumada por su abultado endeudamiento, Martinsa Fadesa ha resultado ser una de las inmobiliarias más vulnerables al súbito cambio de ciclo del sector.

El ya ex consejero delegado de Martinsa Fadesa, Carlos Vela, aseguró a finales del pasado año, en una entrevista concedida a EXPANSIÓN, que la inmobiliaria controlada y presidida por Fernando Martín era el mejor negocio que había visto nunca.

"Martinsa Fadesa tiene ya 16.000 unidades en stock de preventas y el 85% de los ingresos del ejercicio 2008 asegurados. En todos mis años como profesional, nunca he visto un negocio mejor que éste. Cuando decimos que vamos a duplicar nuestro tamaño en tres años, somos tremendamente conservadores", señalaba Vela, días después del debut en bolsa de la empresa resultante de la fusion entre Martinsa y Fadesa.

Tras conseguir en abril el visto bueno de los bancos para reestructurar gran parte de la deuda de Martinsa Fadesa (4.000 millones de euros de 5.200 millones de euros), Vela salió de la empresa la semana pasada, en los momentos previos al hundimiento, tras ser rescatado por Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, para dirigir Cibeles, el hólding financiero de la entidad.

Su visión del modelo de Martinsa Fadesa era impecable, pero siempre y cuando la empresa se desenvolviera en el ciclo expansivo del negocio inmobiliario. Víctima de su propio éxito, ha resultado ser un letal acelerador de su debacle desde los primeros estadios de la crisis del negocio residencial.

La actividad de la empresa comprende todo el recorrido del negocio, de un extremo a otro. Adquiere suelo preurbanizable a precios económicos y lo mantiene y desarrolla en cartera durante el largo periplo de las tramitaciones y calificaciones urbanísticas, revalorizando año a año sus activos y cosechando plusvalías de dos y tres ceros en la venta de suelo finalista o en el desarrollo de las promociones de vivienda.

Fue precisamente este modelo de negocio el que entró en barrena a mediados del pasado año, al coincidir en el tiempo un súbito frenazo en la venta de viviendas con el inesperado endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito por parte de los bancos, particularmente, hacia un sector inmobiliario en el ojo del huracán.

Con una devaluada cartera de suelo de más de 28 millones de metros cuadrados repartidos entre España y otros países emergentes, como los de Europa del Este y Marruecos, la empresa entraba en el tercer trimestre de 2007 con las vías de financiación secas, con unos ingresos menguantes por la caída de las ventas y con la necesidad imperiosa de refinanciar una deuda superior a los 5.000 millones de euros, la mitad de ella procedente del crédito sindicado suscrito para financiar la compra de Fadesa por parte de Martinsa, operación materializada a finales de 2006.

Desde septiembre del pasado año, la promotora inició una marcha contra el reloj con el objetivo de captar recursos para afrontar los abultados compromisos financieros y atender su actividad diaria. Traspasó buena parte de los hoteles de su propiedad a la cadena Barceló, que los adquirió casi a mitad de precio, para luego vender el 50% de su división marroquí (Fadesa Maroc). Trató de desprenderse de 1.000 millones de euros en suelo y puso en venta parcial sus filiales extranjeras, sin que haya trascendido ninguna operación al respecto.
El grupo mantuvo el tipo en los resultados de 2007, pero los datos del primer trimestre de 2008 fueron ya reveladores de la magnitud de la contracción del negocio al que hacía frente Martinsa Fadesa. Con unas pérdidas de 85 millones de euros entre enero y marzo y un desplome del 45% en el volumen de preventas (compromisos de compra de viviendas no escriturados), la sociedad sufrió una caída del 60% en su cifra de negocio, hasta 129,9 millones de euros, con un retroceso del 85,5% en el ebitda, hasta 11,6 millones de euros.
En plena negociación para refinanciar su deuda, la empresa afrontaba un vencimiento en marzo por importe de 342 millones de euros, que milagrosamente sorteó, al conseguir, semanas después, el acuerdo con los bancos. La inmobiliaria parecía salvada, en la medida en que aplazaba las amortizaciones del principal de la deuda hasta diciembre de 2011, con el primer pago de intereses en diciembre de 2008. Sin embargo, el contrato contenía la obligatoriedad del cumplimiento de una serie de cláusulas suspensivas (la primera de ellas la obtención de un crédito de 150 millones antes del 7 de julio) que la empresa parece incapaz de afrontar. Los bancos han tirado definitivamente la toalla, mientras la sociedad estudiaba, al cierre de esta edición, la menos mala de las salidas posibles a su colapso.

El camino hacia el abismo

28/09/06 Fernando Martín, presidente de Martinsa, lanza una opa sobre Fadesa tras adquirir el 54,6% de la inmobiliaria a Manuel Jove por más de 2.200 millones de euros.

12/03/07 Martín completa la opa sobre Fadesa alcanzando una participación del 86, 48%. La intención del promotor es fusionar Martinsa con Fadesa para presidir un gigante cotizado.

17/12/07 Debut en bolsa de la nueva Martinsa Fadesa. La compañía cierra su primera sesión con una ligera subida del 0,05%.

07/05/08 Martinsa Fadesa firma la reestructuración de 4.000 millones de euros de deuda, pactada un mes antes con sus bancos acreedores. En julio, el grupo incumple la primera de las cláusulas del contrato.

La CNMV suspende a Martinsa Fadesa tras problemas de deuda

MADRID (Reuters) – La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspendió el lunes la negociación de Martinsa Fadesa tras las dificultades de financiación reconocidas la semana pasada por la inmobiliaria.
Los problemas de deuda habían generado por la mañana una caída del 25 por ciento en el precio de la acción, que ya se había desplomado el viernes casi un 34 por ciento.

El regulador argumenta "circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones".

La inmobiliaria dijo el viernes que ha pedido al sindicato de 45 bancos con los que recientemente firmó la refinanciación de su deuda un aplazamiento o "waiver" para conseguir un crédito de 150 millones de euros que es indispensable para validar el acuerdo de refinanciación de 4.000 millones alcanzado a principios de mayo.

El grupo inmobiliario, el más expuesto de las cotizadas al castigado negocio residencial, dijo el lunes en un comunicado al regulador que iba a celebrar una reunión de su consejo de administración a partir de las 16:30 horas.
POPULAR CASTIGADO EN BOLSA

A las 16:30 hora local, los títulos de Popular sufrían las mayores caídas del Ibex-35, con un descenso del 2,74 por ciento, a 7,10 euros, ante las dificultades de Martinsa Fadesa, de la que el banco español es uno de los principales acreedores.

"Las dificultades de refinanciación de deuda de Martinsa Fadesa están empezando a castigar en bolsa a Popular, que está bastante expuesto en la financiación del crédito de la inmobiliaria", dijo un operador.

Solbes afirma que el Gobierno siempre ha sido transparente sobre la crisis económica

Expansión.com.- El ministro de Economía, Pedro Solbes, ha defendido hoy que el Gobierno siempre ha sido “transparente” con respecto a la situación económica de España, ya que todas las semanas ha publicado los datos macroeconómicos en la página web del Ministerio.

Solbes contestaba así a los periodistas que, antes de su intervención en el Encuentro Santander América Latina, en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander, le preguntaban por si, finalmente, el Gobierno reconoce que en España hay crisis, ya que el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha utilizado por primera vez esa palabra. Según el ministro, se trata de un debate estéril, ya que lo que cuenta son los datos y éstos se publican semanalmente. Además, Solbes ha afirmado que él sí ha pronunciado la palabra crisis “en muchas ocasiones”.

El titular de Economía no se quiso pronunciar sobre la estimación del Servicio de Estudios de BBVA, que ha afirmado que España puede haber tenido un crecimiento cero en el segundo trimestre. Según Solbes, el Ministerio ya había advertido de que en este periodo se había crecido menos que en el anterior, pero aún no tiene los datos para decir cuál fue el crecimiento.

Solbes también ha reiterado hoy que la financiación de las empresas es un problema del sistema financiero y no del sector público. El ministro ha defendido que el Banco Central Europeo (BCE) es quien se está ocupando de dar liquidez a la banca y ha descartado que el ICO amplíe la financiación al sector privado.

Competitividad
En su intervención en el curso, el ministro de Economía ha destacado que España y América Latina tienen un reto común: fomentar la productividad. En el actual contexto, ha explicado, aumentar la productividad es la única forma de incrementar la renta per cápita.

Solbes ha afirmado que la región latinoamericana, junto con otros países emergentes, está teniendo un papel estabilizador en la actual crisis mundial, gracias a los avances conseguidos en los últimos años. Aún así, la situación actual presenta retos importantes sobre todo para los países que tienen una mayor vinculación comercial con EEUU y que dependen más de las remesas de los inmigrantes.

Solbes ha afirmado que, tanto España como Latinoamérica, tienen que velar para que la subida de los precios energéticos no suponga un incremento de las presiones inflacionistas para el resto de la economía, con los llamados efectos de segunda ronda. Además, entre los retos a medio plazo, ha hablado de la necesidad de seguir impulsando el proceso de capitalización de la economía, de mejorar la competencia y la regulación y de eliminar las trabas a la prestación de servicios.

El responsable de Economía también ha hablado de la necesidad de profundizar en las reformas del mercado de trabajo para mejorar su eficiencia y reducir su segmentación. Sin embargo, ha matizado que estas reformas tienen que hacerse con el consenso de los agentes sociales

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS