El día en que Zapatero no vino a Alange

Publicidad

Aunque lo hayan escuchado y oído en diferentes medios de comunicación lo cierto es que Zapatero no visitó Alange. Ayer, 25 de mayo, se cumplió un año de la no visita de nuestro presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero a la localidad pacense de Alange, supuestamente a celebrar el triunfo electoral en las elecciones generales. El motivo? Unos ciudadanos díscolos que querían manifestarse a las puertas del Ayuntamiento, donde nuestro presidente recibiría una árbol genealógico, pues por si no lo saben uno de sus abuelos nació en Alange.

El caso es que al presidente no podían verlo al lado de unos ciudadanos que defienden lo mismo que él pregona. Así que el aparato del partido se puso a trabajar y tanto la gobernadora civil como el alcalde de Alange intentaron tapar a los ciudadanos en la estrecha calle Teatro cuando ya se hubiera acabado la función.

El Tribunal Superior de Justicia dio la razón a los ciudadanos, la concentración se celebraría a la hora y sitio solicitados. A las dos horas, el partido anunciaba que ZP sólo visitaría la finca La Arguijuela a unos cinco kilómetros del pueblo, donde ya estaban previstas una comida de campo con los simpatizantes del partido.

XEN UN DOMINGOx lluvioso, a las puertas del Ayuntamiento de Alange, unos cientos de personas se concentraron con normalidad y gritaron sus consignas en contra de la instalación de los obsoletos y contaminantes proyectos de las Térmicas en la comarca de Mérida y de la refinería en Tierra de Barros. Fuera del pueblo, en La Arguijuela, en una dehesa de encinas cubierta de zahorra para la ocasión, unos dos mil simpatizantes escucharon las curiosas intervenciones de Ibarra , llamando a los concentrados en el pueblo «pobres diablos», y de ZP apoyando una refinería de petróleo en Extremadura. O sea, que tanto la celebración del triunfo electoral como la visita al pueblo de su abuelo no eran más que pretextos para apoyar «la decisión política tomada por Ibarra». Sepan ustedes que, aquí en Extremadura, ya no se hacen las cosas por coj…, sino por decisión política. Así no es raro que Ibarra llame «pobres diablos» a unos ciudadanos disconformes.

Es rocambolesco que ZP, adalid de la lucha contra el cambio climático , venga a una dehesa en la que hay proyectadas dos centrales térmicas a secundar la construcción de una refinería de petróleo, auténticas fábricas de calentamiento global. Esto es una muestra de lo que dicen y no hacen nuestras autoridades. Pero bueno, cosas parecidas hemos visto en esta dehesa de La Arguijuela, los que somos de aquí. Así estudié de niño que parte de esta finca junto con otras deberían regarse de un canal que saldría de la presa de Alange. Hoy se deberían estar regando unas 2.000 hectáreas entre la presa de Alange y Mérida. Pero el canal no se construyó y estas tierras de Alange, La Zarza y Mérida no se riegan privando de jornales y riqueza a los habitantes de estos municipios ya perjudicados los dos primeros por la inundación de parte de sus tierras bajo las aguas del embalse de Alange. Así que con el cambio de los ochenta nuestras autoridades no vieron rentable construir el canal, pero sí se habló de La Arguijuela. Era época de campaña electoral y el candidato a la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, cual adalid de la lucha contra los ricos terratenientes y a favor de los pobres jornaleros anunciaba la expropiación de la finca La Arguijuela. Hasta se hizo una ocupación simbólica de la finca por otros pobres diablos que llevaron allí las agrupaciones locales del partido. Amigos míos fueron para hacer méritos ante los que repartían el PER. Por la Ley de Fincas Manifiestamente Mejorables la Junta de Extremadura se hacía cargo de la finca. La cosa debió rendir buenos réditos electorales ya que en otra campaña electoral nuestro Ibarra anunciaba la expropiación de las fincas de la duquesa de Alba en Extremadura, Cabra Alta y Cabra Baja. Después de unos años bajo la tutela de la Junta de Extremadura La Arguijuela fue devuelta de nuevo a sus antiguos propietarios.

De esta manera La Arguijuela hubiera seguido igual que hacía siglos hasta hoy si no hubiera sido por el consejero de la Junta Manuel Amigo , el cual invitó a las empresas eléctricas a instalar centrales térmicas de Ciclo Combinado en Extremadura. Seis eléctricas aceptaron la invitación. Entre ellas, la multinacional vasca Iberdrola escogió instalarse dentro de La Arguijuela, en el término municipal de Alange, y la empresa suiza EGL en el término municipal de La Zarza, a la linde de La Arguijuela. Hoy Manuel Amigo es presidente de la Corporación Empresarial Extremeña. De esta corporación forman parte Endesa, Iberdrola y el Grupo Gallardo. Un favor con otro se paga.

Ya ven las vueltas que ha dado el mundo alrededor de esta finca desde que tengo memoria. Qué buenos réditos electorales le han sacado algunos a esta dehesa aprovechándose de los pobres diablos.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More