El cuerpo diplomático de Brasil está «tratando de reducir los daños» del gobierno

El diplomático Cottas Freitas critica la política exterior ideológica del canciller brasileño, Ernesto Araújo

El 22 de octubre, el canciller Ernesto Araújo rechazó las críticas a la política exterior del gobierno de Bolsonaro durante la graduación de los diplomáticos del Ministerio de Relaciones Exteriores. En esa ocasión, el embajador mencionó que en la última Asamblea General de las Naciones Unidas, sólo el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump y Jair Bolsonaro hablaron sobre la libertad.

«Brasil habla de libertad en todo el mundo, si eso nos convierte en un paria internacional, entonces seamos un paria», defendió el canciller.

Sin embargo, en el otro extremo, los trabajadores de Itamaraty estarían tratando de mitigar los impactos del aislamiento del país ante la estrecha alineación con Trump y la defensa de la agenda conservadora en los foros multilaterales.

Esto es lo que dice el diplomático Antonio Cottas Freitas, que actúa en el Ministerio de Asuntos Exteriores desde 2004, en una entrevista exclusiva para Brasil de Fato. Según él, aquellos que representan al Estado brasileño en la carrera diplomática sienten directamente las consecuencias de las acciones ideológicas de Araújo y reciben con preocupación sus decisiones políticas.

Actualmente los conflictos se crean por determinaciones que van abiertamente en contra del interés nacional.

«Los que están en el extranjero representan esta política exterior, representan a Brasil allí. Se les acusa e interroga. Es difícil. Por un lado, está el deber de seguir las instrucciones y ser un buen profesional. Por otro lado, hay un conflicto y no sólo de conciencia política. Tener un gobierno derechista y ser más de izquierda, por ejemplo, esto sucede … pero hoy en día los conflictos se crean por determinaciones que van abiertamente en contra del interés nacional», dice Freitas.

«Es difícil. Pero tienes que resignarte e intentar, en el límite de tus posibilidades, actuar para minimizar el daño. Es la reducción del daño en la punta, cuando es posible. Pero la estructura de Itamaraty lo dificulta”.

En su carrera diplomática, el funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores (conocido como Itamaraty) trabajó en Brasilia, Beijing y Washington. Desde 2015 ha estado de licencia no remunerada y se volverá a presentar ante el órgano en 2021.

Sobre la declaración del canciller hace una semana durante la graduación del Instituto Rio Branco, Freitas enfatiza que ser un paria internacional tiene consecuencias concretas para la población, las empresas y otros intereses nacionales.

No es bueno ser un paria internacional, excluido de las rondas, ya que los países definen los flujos de comercio, inversión y asociación

Según el diplomático, deben intensificarse la exclusión de los flujos de inversión, las dificultades en las negociaciones comerciales y en las relaciones con los países vecinos, trabas que no existían.

«No es positivo de ninguna manera ser un paria internacional. Estar excluido de las ruedas, estar solo en un rincón mientras los países que representan la mayor parte del PIB mundial están en el otro, negociando normas y reglas internacionales, definiendo los flujos de comercio, inversión y asociación», dice Freitas.

En la misma ocasión, Ernesto Araújo criticó el multilateralismo y la diplomacia de las administraciones anteriores y dijo que Brasil estaba perdiendo su identidad antes de que el presidente Jair Bolsonaro asumiera el cargo porque permanecía «mucho tiempo dentro de sí mismo, cantando glorias pasadas, puliendo viejos trofeos y olvidándose de jugar el campeonato actual».

Durante el discurso, el canciller negó ser parte del llamado ala ideológica del gobierno, aunque criticó el «Marxismo sin Dios».

Sin embargo, los debates promovidos por la Fundación Alexandre de Gusmão (Funag), una fundación pública vinculada a Itamaraty que promueve conferencias y formación sobre relaciones internacionales, muestran lo contrario.

Temas como la lucha contra el llamado globalismo y el comunismo, así como otras ideas anticientíficas difundidas por el llamado «olavismo» – como se conoce a los seguidores del escritor y astrólogo Olavo de Carvalho – forman parte de la agenda de eventos de la Fundación. Los embajadores y profesores de Relaciones Internacionales han perdido espacio para los blogueros y los militantes pro-gobierno.

Para Cottas Freitas, la política exterior del gobierno de Bolsonaro es contradictoria y actúa a partir del enfrentamiento con un supuesto enemigo, en el que se persigue, avergüenza y ataca a quienes cuestionan o no están de acuerdo con sus posiciones.

Según él, se están apoderando cada vez más de la maquinaria estatal para mejorar la distribución de las narrativas reaccionarias.

«Están sacrificando todo por la propaganda política interna muy dudosa, problemática, divisionista, que crea conflictos y enfrentamientos en el propio país. Es una pesadilla», comenta el diplomático.

En mayo de este año, durante la pandemia y frente a la reorientación de Itamaraty, Freitas fundó el Instituto Diplomacia para la Democracia. La organización promueve una serie de debates sobre política exterior con expertos, dando cabida a las voces disidentes en la materia.

Aliados de Trump

En su discurso la semana pasada, el canciller Ernesto Araújo dijo que los nuevos diplomáticos llegan a un «Itamaraty que se renueva a sí mismo», que ha planteado acuerdos comerciales con las mayores economías del mundo y países de alta tecnología como Japón e Israel, así como asociaciones con los principales centros de capital como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes.

Pero desde la asunción de Bolsonaro, el alineamiento con Estados Unidos en la política exterior ha sido blanco de críticas, empezando por el hecho de que el Brasil renunció a la condición de país en desarrollo en la Organización Mundial del Comercio (OMC) a cambio del apoyo formal de la potencia americana para ingresar en la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el club de los «países ricos».

El discurso antichino, también copiado del actual gobierno de los EE.UU., interfirió en el proceso de producción de la vacuna Coronavac, desarrollada por la empresa china Sinovac en asociación con el Instituto Butantan, en la ciudad de São Paulo.

En opinión de Antonio Freitas, compartida por otros expertos, más negociaciones bilaterales sólo favorecieron a los Estados Unidos, como las exportaciones de acero.

Esto no es una alianza con los Estados Unidos. Es una alianza con una facción extremista del sistema político estadounidense.

Subraya que bajo ninguna circunstancia un país del tamaño de Brasil puede estar sometido a otra nación, sea cual sea.

«Esta no es una alianza con los Estados Unidos. Es una alianza con una facción extremista del sistema político americano. No es con el partido republicano, es con Trump. Este es el más obvio y colosal error o violencia contra la tradición diplomática brasileña y contra los intereses de la población», señala el diplomático.

Un escenario posible de no reelección del mandatario ultraderechista en EE.UU. el 3 de noviembre en las elecciones presidenciales también impactaría la posición mundial de Brasil.

El diplomático analiza  que aunque los Estados Unidos seguirán siendo una potencia imperialista e intervencionista, sin el republicano en la Casa Blanca, el gobierno de Bolsonaro se enfrentará a mayores dificultades ante las cuestiones ambientales y de derechos humanos, cuyas posiciones conservadoras ya son criticadas a nivel mundial.

Como la apuesta por Trump fue muy profunda, sin duda ellos [los gobiernos de EE.UU. y Brasil] tendrán que tratar de reconstruir sus canales de diálogo.

«Como la apuesta por Trump fue muy profunda, sin duda ellos [los gobiernos de EE.UU. y Brasil] tendrán que tratar de reconstruir sus canales de diálogo. Pero a corto plazo, la cuestión ambiental podría convertirse en un importante talón de Aquiles en la relación entre Brasil y Estados Unidos. Y como los Estados Unidos influyen en el mundo entero, [también deberían influir] en la relación de Brasil con el mundo.

Entre otras consecuencias concretas de la política adoptada por Itamaraty, Freitas destaca los graves daños causados a la integración latinoamericana, especialmente la pérdida de diálogo con la Argentina y la incapacidad de influir positivamente en la situación de Venezuela.

También cree que la aplicación de una «política exterior cristiana», profundamente conservadora, socava la laicidad de la Constitución Federal de Brasil

Descartada la tradición diplomática

La retórica revolucionaria y las apuestas de un «Itamaraty renovado», que rechaza las acciones de los gobiernos anteriores, llegan a la mitad del gobierno de Bolsonaro sin grandes logros y con dependencia de la elección presidencial de otro país para trazar su futuro.

A pesar del discurso de Ernesto Araújo, es una gran duda hasta qué punto la nueva política exterior está de hecho unificada internamente.

«¿Cuántos diplomáticos de alto rango están llevando esto adelante por oportunismo o realmente por un alineamiento?  ¿Cuánto está estructurado en otros órganos de gobierno que también practican la política exterior y la diplomacia como los propios militares o áreas como el Ministerio de Economía?», se pregunta el diplomático.

Cottas Freitas asevera que la diplomacia, en primer lugar, debe seguir las directrices y principios constitucionales destinados a garantizar los derechos de los brasileños.

Para ello, en las relaciones internacionales, aboga por una diplomacia que busque la autonomía de Brasil, la cooperación con los países vecinos, que entienda a América Latina unida como una potencia.

Defiende aun una diplomacia universalista, que habla con todos los países, incluyendo China, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea, con especial atención a las relaciones con los países africanos, que comparten lazos históricos y sociales con Brasil.

Esta es la gran tradición brasileña. Son los frijoles con arroz [plato típico de Brasil] que siempre hemos hecho. Brasil no es un país con grandes medios militares, no tenemos ambiciones imperialistas territoriales. Lo que tenemos que hacer es mejorar la vida a la población brasileña. Para eso, necesitamos tener una buena relación. No es bueno ser un paria y estar aislado. Al contrario: esto es un desastre».

Brasil de Fato aguarda una respuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Edición: Rogério Jordão

Traducción: Luiza Mançano

brasildefato.com.br/2020/11/03/el-cuerpo-diplomatico-de-brasil-esta-tratando-de-reducir-los-danos-del-gobierno

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS