El Consejo de Seguridad, incapaz de sancionar a Corea del Norte

Estados Unidos sigue buscando imponer sanciones contra Corea del Norte en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Sin embargo, como era predecible, el proceso se ha estancado en el el máximo órgano ejecutivo del organismo internacional, donde se da un choque de intereses geoestratégicos.

Estados Unidos y Japón, que no pertenece al Consejo de Seguridad, han pedido mano dura contra la RPD de Corea y el día 6 solicitaron sanciones internacionales. Sin embargo, China defendió el martes, día 7 de abril, el derecho del Corea del Norte a un «uso pacífico del espacio» y pidió prudencia al Consejo de Seguridad de la o­nU. El ministro de Defensa ruso se expresó en el mismo sentido. En un artículo reciente en Kaos en la Red señalábamos que la secuencia de pasos que eran más probables eran los siguientes: campaña de propaganda en los medios, intento de sanciones, veto chino y todo se queda en una resolución simbólica, tras la cual, comienzan disimuladamente de nuevo las negociaciones a 6 bandas. En las conversaciones, Corea del Norte, tras la puesta en órbita del satélite y tras resistir a la embestida occidental, tendrá una posición de partida para negociar superior. Está claro que la campaña de desprestigio mediático ya se ha dado y, en líneas generales, ha concluido. De acuerdo a la versión occidental, es dudoso tanto que se lanzase un satélite como que el satélite funcione. En esta segunda fase de sanciones internacionales, Estados Unidos y Japón han optado por poner toda la carne en el asador. McCain, candidato en las últimas elecciones presidenciales, ha viajado a China en representación del Senado norteamericano. Lamentablemente para él, el fracaso se ha vuelto una costumbre y de China ha regresado con las manos vacías. Aunque Estados Unidos aún no ha renunciado a las sanciones, en la práctica se asume que todo se quedará en una resolución simbólica de condena. El sábado día 11 de abril, Estados Unidos, Rusia, Francia, China y Reino Unido, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y únicos miembros con derecho a veto, aprobaron una declaración de «condena», ya que Corea podría haber «contravenido» la resolución 1718 de Naciones Unidas que prohíbe a Pyongyang el lanzamiento de cohetes o proyectiles de largo alcance. Para contentar a Estados Unidos, el documento pide al Consejo de Seguridad que endurezca las sanciones existentes actualmente. Sin embargo, este tipo de declaraciones únicamente reflejan la postura de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y tienen menos valor efectivo que el de una resolución estándar.

El texto ha sido distribuido ya a todos los países miembros del Consejo, que tendrán que decidir ahora sobre su aprobación. Hasta que se apruebe el documento definitivo, Rusia ha pedido que&nbsp ningun país tome acciones unilaterales. El documento debe ser la reacción coordinada y unitaria,&nbsp de acuerdo a la posición rusa. Sin embargo, Japón parece dar por hecho que el Consejo sólo aprobará una resolución simbólica y, por eso, ha aprobado sanciones unilaterales contra Corea del Norte. China le ha recordado al país nipón el derecho de Corea a explorar el espacio y ha abogado públicamente por no continuar la vía sancionadora. Sin embargo, Japón ha aprobado las medidas de represalia, que tienen un contenido económico. Las sanciones restringen las cantidades de dinero que la comunidad de coreanos residentes en Japón pueden remitir desde el archipiélago hacia la RPDC.

Las cantidades sujetas a un informe obligatorio al gobierno se reduce desde unos 298 mil dólares a 99 mil 480 dólares, en tanto que las cantidades que puede ser llevadas por viajeros disminuyen de unos 10 mil dólares a dos mil 984 dólares.

Las autoridades extenderán igualmente por otro año la prohibición de tocar puertos nipones a barcos con matrícula norcoreana.

Ante esto, Corea ha anunciado que si el Consejo de Seguridad de la o­nU «toma cualquier medida sea cual sea, consideraremos que viola la soberanía de nuestro país. La siguiente opción será nuestra». Pyongyang tomará las «fuertes medidas que sean necesarias».

Sin embargo, China cree que la resolución que se adoptará será insignificante y que Corea, simplemente, la ignorará.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS