El comité de empresa de FGV anuncia cuatro días de huelga en Alicante y Valencia en protesta por el ERE

 

 Los presidentes de los comités de empresa de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) en Valencia y Alicante, Alicia Murcia y Guillermo Grau, respectivamente, han anunciado cuatro días de huelga durante el mes de octubre, tanto el Alicante como en Valencia, además de dos días más de paros parciales, para protestar por el expediente de regulación de empleo (ERE) que la empresa pretende aplicar en los próximos meses.

   Así lo han comunicado durante la rueda de prensa celebrada este viernes en la sede de FGV en Valencia, en la que los presidentes de ambos comités de empresa han estado acompañados por los delegados sindicales que componen ambos comités.

   Los paros totales en las dos ciudades serán el 25, 29, 30 y 31 de octubre, mientras que los parciales serán el 17 y 22 de octubre en diversas franjas horarias. El día 17 y 22 en Valencia los paros serán de 0.00 a 3.00 horas; de 6.00 a 9.30 horas y de 18.00 a 21.00 horas. Esos mismos días en Alicante los paros serán de 7.00 a 10.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas. Los servicios mínimos «rondarán el 50-60 por ciento», según han indicado los representantes sindicales.

   Además, durante cuatro días de huelga, el comité de empresa ha programado sendas concentraciones y manifestaciones, tanto en Valencia como en Alicante, a partir de las 18.30 horas. El 19 de octubre habrá una manifestación en Denia «en favor de la línea 9 y del transporte público en general», según han apuntado los sindicatos.

   Tanto Alicia Murcia como Guillermo Grau han indicado que los motivos que les llevan a realizar esta huelga es el ERE que pretende aplicar la empresa «y del que no tenemos conocimiento, ni ningún dato de forma oficial», según ha apuntado Murcia. En este punto, el delegado sindical de UGT, Jorge Álvarez, ha estimado en 500 puestos de trabajo los que se verían afectados si se aplicara el ERE, de los 1.798 empleados que tiene en estos momentos la empresa.

   La presidenta del comité de empresa de Valencia ha apuntado que «es un ERE que no se entiende». «Los trabajadores no somos culpables de una gestión de la empresa más que cuestionable, ni de las infraestructuras que se atribuyen a FGV cuando no son nuestras», ha indicado. Además ha señalado que «hay líneas cerradas –Ribarroja o la línea 2– que suponen un gasto de mantenimiento y de financiación».

   Murcia ha destacado que la aplicación del ERE es «una decisión política, después de la herencia de muchos años». La presidenta del comité de FGV de Valencia no entiende que haya líneas que no se explotan «porque esto sirve para argumentar la reducción de personal» que pretenden.

   Tanto Murcia como Grau han destacado la «voluntad negociadora» de los trabajadores con la empresa «algo que no se ha producido» por parte de ésta. Además han indicado que la falta de voluntad negociadora por parte de la empresa se advierte cuando «desde hace tres años no hay convenio colectivo y la empresa decidió suspender las conversaciones después de dos años».

   Los presidentes de los comités de empresa han destacado que los trabajadores «ya han hecho muchos sacrificios desde 2010 con reducción de sueldo, eliminación de horas extras, no subidas del IPC, además de nuevas funciones a coste cero». Murcia ha destacado que con todo esto la intención de los trabajadores es «mantener los puestos de trabajo y un mejor servicio a los ciudadanos».

PRIVATIZACIÓN

   Precisamente, tanto los presidentes del comité de empresa como los representantes sindicales han indicado que detrás del ERE «planea la posibilidad de privatizar a medio o largo plazo» el servicio que presta FGV.

   El delegado sindical de CCOO, Juan Boscá, ha comentado que la Generalitat quiere hacer un contrato-programa con FGV de forma plurianual para ver la sostenibilidad y gasto del servicio, pero «no nos han dado ninguna cifra para ver los ajustes que son necesarios». Boscá ha adelantado que «si ese contrato-programa se pretende implantar a partir del 1 de enero de 2013 no estaremos de acuerdo» y ha abogado por un periodo de negociación.

   Los sindicatos consideran que «hablar de reducir puestos de trabajos significa reducir servicios o externalizarlos»«En FGV no se tiene que buscar beneficios económicos, sino un beneficio social», han agregado.

LÍNEA 2 DEL TRAM

   El presidente del comité de empresa de FGV en Alicante, Guillermo Grau, ha comentado que la línea 2 del TRAM está «totalmente acabada» y que incluso en abril «ya se inauguró por los políticos». «Hay nueve tranvías en los talleres de El Campello que han costado más de 40 millones de euros y desde la Generalitat dicen que no se puede poner en marcha», ha explicado.

   «A esta línea solo le falta personal para funcionar y no entendemos que quieran aplicar un ERE, eso es algo que chirría», ha agregado. Respecto a esta línea, también ha indicado que esa línea «tiene gran acogida entre los usuarios por el trayecto que realiza». Además han revelado que el informe de una consultora pagada por la Generalitat indica que «una forma idónea de mejorar los costes de explotación es precisamente explotando la línea 2 del TRAM».

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS