Publicado en: 8 octubre, 2015

El “Caso Zapata” se cierra definitivamente: la fiscalía anuncia que no recurrirá el nuevo archivo de la causa

Por Kaos. Madrid

La Fiscalía de la Audiencia Nacional no recurrirá el archivo de la causa abierta al concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata por el tuit que publicó en 2011 sobre Irene Villa, al entender, al igual que el juez, que no cometió un delito porque no estuvo en su intención humillar a las víctimas del terrorismo. […]

La Fiscalía de la Audiencia Nacional no recurrirá el archivo de la causa abierta al concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata por el tuit que publicó en 2011 sobre Irene Villa, al entender, al igual que el juez, que no cometió un delito porque no estuvo en su intención humillar a las víctimas del terrorismo.

Según han informado hoy fuentes del departamento que dirige Javier Zaragoza, la Fiscalía considera que el juez Santiago Pedraz acató ayer el mandato de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de tomar declaración al concejal y respecto a la necesidad de practicar otras diligencias, como solicitar informes policiales, han recordado que la Sala lo dejó al criterio del magistrado.

Una vez recibida esa declaración, la Fiscalía asume la decisión de Pedraz y deduce como él que no puede considerarse que el concejal haya cometido un delito de humillación a las víctimas del terrorismo “en el estricto sentido del término”.

Entienden por tanto que, si bien el tuit sobre Irene Villa puede resultar hiriente para las víctimas, su intención al publicar ese comentario no era la de ofenderlas, por lo que no existiría el “dolo específico o ánimo directo” exigible para calificarlo de delito .

En este sentido han explicado las fuentes que cuando la Fiscalía recurrió el archivo de esta causa el pasado julio, lo hizo porque consideró que el juez se había apresurado en su decisión, ya que antes de dar carpetazo a este asunto debía haber escuchado la versión de Zapata, como así lo entendió después la Sala de lo Penal al ordenarle que le interrogara.

Pese a que la fiscal del caso, Blanca Rodríguez, no recurrirá por tanto el segundo auto de archivo dictado ayer por Pedraz, la asociación Dignidad y Justicia, que fue la que presentó la querella contra el edil, ya ha anunciado su intención de hacerlo, por lo que la Sala de lo Penal deberá pronunciarse de nuevo al respecto.

En su comparecencia ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, Zapata alegó que con ese tuit no pretendía lesionar la dignidad de las víctimas sino suscitar un debate sobre la libertad de expresión en el marco de las redes sociales; señalar que cuestiones que, en un contexto privado, no generan polémica, sin embargo sí lo hacen en la red.

Con las explicaciones de Zapata, Pedraz determinó que su conducta encaja en el ejercicio del derecho de expresión y que “su intención en modo alguno era lesionar la dignidad de las víctimas y no podía imaginar que pudiera humillar a algunas víctimas”.

Al interpretar que ese tuit -“Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos”- no era constitutivo de delito, el juez rechazó entonces practicar más diligencias, como pedir informes a la Policía y a la Guardia Civil para que identificaran al autor de ese tuit, ya que el propio Zapata admitió la autoría, y el contexto en el que se publicó.

El concejal de Fuencarral-El Pardo fue llamado a declarar después de que la Audiencia Nacional, al admitir el recurso de la Fiscalía, se lo ordenara a Pedraz, al que obligó a reabrir esta causa que el magistrado archivó en julio tras recibir una carta de Irene Villa en la que aseguraba que el comentario sobre ella no le había causado humillación y que lo consideraba un chiste de humor negro.

En su resolución, la Sala consideró insuficiente para decretar el archivo el perdón de Irene Villa porque “no estamos ante una sola expresión relacionada con una víctima del terrorismo, sino ante varias manifestaciones que todas juntas, como mínimo, pueden indicar un cierto grado de desprecio a las víctimas del terrorismo y una cierta y bastante manifiesta trivialización del terrorismo que podría exceder de lo que es un mero ejercicio del humor negro”.

Al trascender la existencia de esos tuits, Zapata pidió perdón a las personas que se hubiesen sentido ofendidas y, a causa de esta polémica, renunció a tomar posesión como edil de Cultura y pasó a ser concejal de distrito.

Agencias

-->
COLABORA CON KAOS