El caso ecuatoriano consigue que una entidad exija a varios países una auditoría de la deuda pública

La semana pasada, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, cumplió una promesa de gobierno al cancelar gran parte de la deuda del país, representada por los bonos Global 2012 y 2030. Estimulada por el ejemplo ecuatoriano, la entidad brasilera Auditoría Ciudadana de la Deuda está presionando a Brasil y sugiriendo a los demás países latinoamericanos que realicen auditoría y que no reconozcan parte de la deuda pública nacional, considerada ilegal e ilegítima.

Los dos bonos juntos correspondían al 85% de la deuda externa comercial de Ecuador. El 91% de los detentores de los bonos aceptó la propuesta ecuatoriana de reconocer sólo entre el 30 y el 35% del valor total de la deuda. El 65% reducido llega a cerca de US$ 2.000 millones. La economía total equivale a más de US$ 7.000 millones hasta 2030.

En nota divulgada la semana pasada, Auditoría Ciudadana de la Deuda, entidad brasilera que participó de la auditoría de la deuda ecuatoriana, evalúa que la deuda de Ecuador fue "perdonada" debido a las "flagrantes ilegalidades e ilegitimidades de esa parte de la deuda externa con bancos privados". La entidad integró la Comisión para la Auditoría Integral de la Deuda Pública Ecuatoriana (CAIC), creada en 2007 por el gobierno ecuatoriano.

En la evaluación de la CAIC, el caso del país va a representar un ejemplo positivo para todo el mundo, en especial, para América Latina. El caso "muestra que es posible que los gobiernos enfrenten la cuestión de la deuda con soberanía, especialmente en un momento de crisis, cuando tales problemas se acentúan".

Según el informe de la Auditoría Ciudadana de la Deuda, el proceso de auditoría de la deuda ecuatoriana constató muchas semejanzas con el cuadro financiero de los demás países latinoamericanos. En la opinión de la comisión, este hecho "debería estimular a todos los países para realizar también auditorías para investigar sus respectivos procesos".

El informe técnico de auditoría de la CAIC señaló a Ecuador como "víctima de una verdadera estafa por parte de los bancos privados internacionales". La comisión afirma que, durante años, el país "ni siquiera recibió el producto de los préstamos que eran históricamente cobrados" por los bancos acreedores.

Brasil

El ejemplo ecuatoriano reforzó el cuestionamiento que ya se hacía en países como Brasil, que no realiza auditorías de sus deudas públicas desde 1931, aunque está prevista en su Constitución. En esa época, fue constatado que sólo el 40% de la deuda estaba documentada por contratos. Actualmente, la deuda "interna" brasilera llega a R$ 1,6 billones.

Este mes, Auditoría Ciudadana de la Deuda lanzó una campaña para que se envíen cartas a los partidos políticos brasileros, pidiendo la nominación de representantes partidarios para constituir la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) de la Deuda. El PT, PSC y PSB ya nombraron a sus representantes para conformar la comisión. El PMDB y el DEM ya eligieron a parte de sus representantes, pero el PSDB y el PP todavía no adhirieron a la CPI. No son necesarios miembros suplentes para la instalación de la CPI.

El economista de la entidad brasilera, Rodrigo Ávila, considera que "Ecuador abrió un precedente y demostró que es posible combatir la deuda a través de auditorías. La deuda termina siendo pagada sin ningún cuestionamiento y hasta de modo anticipado", puntualiza el economista.

Detalles sobre la CPI y un ejemplo de carta para ser enviada a los partidos políticos pueden encontrarse aquí: http://www.divida-auditoríacidada.org.br/artigos/artigo.2009-03-24.9638611316/document_view

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS