El caso Assange: «Un sistema asesino se está creando ante nuestros ojos»

Publicidad

Una violación construida y pruebas manipuladas en Suecia, la presión de Gran Bretaña para no abandonar el caso, jueces con prejuicios, encarcelamiento, tortura psicológica – y pronto la extradición a los EE.UU. con la perspectiva de 175 años de prisión por haber descubierto crímenes de guerra: Por primera vez, el Relator Especial de la ONU sobre la Tortura, Nils Melzer, habla de los explosivos hallazgos de su investigación en el caso del fundador de Wikileaks, Julian Assange.

Una entrevista de Daniel Ryser e Yves Bachmann (Fotos), 31.01.2020

Traducción para piensaChileMartin Fischer

1. La policía sueca construye una violación

Nils Melzer, ¿por qué el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura se ocupa de Julian Assange?

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Berlín me hizo recientemente la misma pregunta: ¿Es ese realmente su mandato principal? Es Assange una victima de la tortura?

¿Qué ha respondido?

El caso afecta a mi mandato de tres maneras. Primero, el hombre ha publicado pruebas de tortura sistemática. En lugar del torturador, ahora está siendo procesado. En segundo lugar, él mismo es tan abusado que ahora muestra síntomas de tortura psicológica. Y tercero, será extraditado a un estado -EE.UU.- que mantiene a personas como él en condiciones de prisión reconocidas por Amnistía Internacional como tortura. En resumen: Julian Assange ha revelado la tortura, fue torturado y podría ser torturado hasta la muerte en los EE.UU. ¿Y tal cosa no debería estar dentro de mi área de responsabilidad? Además, el caso es de importancia emblemática, es importante para cada ciudadano en un Estado democrático.

¿Por qué no se ocupó del caso mucho antes?

Imagina un cuarto oscuro. De repente alguien dirige la luz al elefante en la habitación, a los criminales de guerra, a la corrupción. Assange es el hombre con el foco. Los gobiernos están conmocionados por un momento. Luego giran el haz de luz a las acusaciones de violación. Un clásico en la manipulación de la opinión pública. El elefante está en la oscuridad de nuevo, detrás del foco. En cambio, Assange esta ahora en la luz del foco, y hablamos de si anda con su patineta en la embajada, si alimenta a su gato correctamente. De repente todos sabemos que es un violador, un hacker, un espía y un narcisista. Y los abusos y crímenes de guerra que ha expuesto se desvanecen en la oscuridad. Eso es lo que me pasó a mí. A pesar de mi experiencia profesional, lo que me hace ser cauteloso.

50 semanas de prisión por incumplimiento de la fianza: Julian Assange en enero de 2020 en un coche de la policía en su camino a la prisión de alta seguridad de Belmarsh en Londres. Dominic Lipinski/Press Association Images/Keystone

¿Podemos empezar de nuevo? ¿Cómo se metió en este caso?

En diciembre de 2018, sus abogados me pidieron por primera vez que interviniera. Primero lo cancelé. Estaba sobrecargado con otras peticiones y no conocía realmente el caso. En mi percepción, influenciada por los medios de comunicación, también tenía el prejuicio de que Julian Assange es de alguna manera culpable y si, él me quiere manipular. En marzo de 2019, los abogados se acercaron a mí por segunda vez, ya que crecían los indicios de que Assange pronto podría ser expulsado de la embajada ecuatoriana. Me enviaron algunos documentos clave y un resumen del caso. Así que pensé corresponde a mi integridad profesional, por lo menos, echarle un vistazo.

¿Y luego qué?

Rápidamente me di cuenta de que algo estaba mal aquí. Que había una contradicción que toda mi experiencia legal no puede explicar: ¿Por qué una persona pasa nueve años en una investigación preliminar de violación sin ser acusada?

¿Es eso extraordinario?

Nunca había visto un caso como este antes. Cualquiera puede iniciar una investigación preliminar contra cualquiera yendo a la policía y acusando a la otra persona. Las autoridades suecas, por su parte, nunca han estado interesadas en el testimonio de Assange. Lo mantuvieron deliberadamente en el limbo. Imagine que se enfrenta a acusaciones de violación por parte de todo un aparato estatal y los medios de comunicación durante nueve años y medio, pero que no puede defenderse porque nunca se presentan cargos.

Usted dice: Las autoridades suecas no estaban interesados en la declaración de Assange. En los últimos años, los medios de comunicación y las autoridades han pintado el cuadro opuesto: Julian Assange ha huido del sistema de justicia sueco para escapar de la responsabilidad.

Eso es lo que siempre pensé hasta que empecé a investigar. Lo contrario es el caso. Assange se puso en contacto con las autoridades suecas varias veces porque quería comentar las acusaciones. Las autoridades lo tramitaban.

Qué significa eso: ¿las autoridades lo tramitaban?

¿Puedo empezar de nuevo? Hablo sueco con fluidez y, por lo tanto, he podido leer todos los documentos originales. No podía creer lo que veía: Según la propia mujer, nunca ha habido una violación. Y no sólo eso: la declaración de la mujer fue posteriormente reescrita por la policía de Estocolmo sin su participación, con el fin de poder desviar de alguna manera la sospecha de violación. Tengo todos los documentos, los e-mails, los SMS

«La declaración de la mujer fue reescrita por la policía» – ¿de qué está hablando?

El 20 de agosto de 2010, una mujer llamada S. W. acompañada de una segunda mujer llamada A. A. entra en una comisaría de policía en Estocolmo. S.W. dice que tuvo sexo consensuado con Julian Assange. Pero sin condón. Ahora tiene miedo de que se haya infectado con el VIH y quiere saber si puede hacer que Assange se haga una prueba de VIH. Estaba muy preocupada. La policía tomó su declaración e informó inmediatamente a la oficina del fiscal. Antes de que el interrogatorio puede incluso ser completado, S. W. se informa de que Assange será arrestado bajo sospecha de violación. S.W. está conmocionada y se niega a continuar el interrogatorio. Estando todavía en la estación de policía ella envía un mensaje de texto a un amigo y le dice que ella no quiere acusar a Assange de nada, solo quiere que se haga una prueba de VIH, pero la policía obviamente quiere «ponerle las manos encima».

¿Qué significa eso?

S.W. no acusa a Julian Assange de violación en absoluto. Se niega a continuar el interrogatorio y se va a casa. Sin embargo, dos horas más tarde, el titular aparece en «Express», un tabloide sueco: Julian Assange es sospechoso de doble violación.

¿Doble violación?

Sí, porque hay una segunda mujer, A.A. Ella tampoco quiso denunciarlo, sólo acompañó a S.W. a la comisaría. Ni siquiera fue interrogada ese día. Pero más tarde dijo que Assange había abusado sexualmente de ella. No puedo decir si eso es cierto o no, por supuesto. Sólo estoy observando el proceso. Una mujer entra en una comisaría de policía. No quiere reportarlo, pero quiere una prueba de VIH. La policía se hace a la idea de que esto podría ser una violación y lo declara un delito oficial. La mujer se niega a firmar, va a casa, escribe a un amigo que no quiere hacerlo, pero la policía quiere «poner sus manos sobre Assange». Dos horas después está en el periódico. Como sabemos, la oficina del fiscal lo filtró a la prensa. Sin siquiera invitar a Assange a hacer una declaración. Y la segunda mujer, que según el titular del 20 de agosto también fue violada, sólo fue interrogada el 21 de agosto.

¿Qué dijo la segunda mujer después?

Ella declaró que había dado su apartamento a Assange, que había venido a Suecia para una conferencia. Un pequeño apartamento de una habitación. Cuando Assange está en el apartamento, ella llega a casa antes de lo previsto. Dice que no hay problema. Podría dormir con ella en su cama. Esa noche, tuvieron sexo consensuado. Con un condón. Pero dice que Assange rompió el condón a propósito durante el coito. Si ese es el caso, es un delito sexual llamado stealthing. Pero la mujer también dice que sólo se dio cuenta después de que el condón se rompió. Esta es una contradicción que debería haber sido aclarada: Si no me doy cuenta, no puedo saber si el otro lo hizo a propósito. No se pudo encontrar ADN de Assange o A.A. en el condón presentado como prueba

¿Cómo se conocieron las dos mujeres?

No se conocían realmente. A. A., que alojó a Assange y actuó como su secretaria de prensa, había conocido a S. W. en un evento al que ella asistió vestida con un suéter de cachemira rosa. Al parecer, ella sabía de Assange que también quería tener una aventura sexual con S. W. Una noche recibió un mensaje de texto de un conocido: «Pero Assange vive con ella, a él le gustaría ponerse en contacto con él. A. A. le contesta: Assange probablemente está durmiendo con la «Chica del cachemira» en este momento. A la mañana siguiente S. W. habla con A. A. en el teléfono y le dice que efectivamente ha dormido también con Assange y ahora tiene miedo de haberse infectado con el VIH. Este miedo es aparentemente real, porque S.W. incluso fue a una clínica para recibir asesoramiento. Ahora es cuando A.A. le sugiere: Vamos a la policía, ellos pueden obligar a Assange a realizarse una prueba de VIH. Sin embargo, las dos mujeres no van a la comisaría más cercana, sino a una distante, donde una amiga de A. A. trabaja como policía, que también se limita a hacer el interrogatorio; inicialmente en presencia de su amiga A. A., lo que no es correcto. Hasta este punto se podría hablar, en el mejor de los casos, de una falta de profesionalidad. Sin embargo, la deliberada malicia de las autoridades se hizo evidente, a más tardar, cuando obligaron a la difusión inmediata de la sospecha de violación a través de la prensa sensacionalista, sin consultar a A. A. y en contradicción con las declaraciones de S. W.; y también en contradicción con la clara prohibición de la ley sueca de publicar los nombres de las presuntas víctimas o sospechosos en un proceso penal de carácter sexual. Ahora la Fiscal General se entera del caso y cierra la investigación de la violación unos días más tarde con la declaración de que las declaraciones de S. W. son creíbles, pero no dan ninguna antecedente de un delito.

Pero entonces las cosas se pusieron realmente en marcha. ¿Por qué?

Ahora el Jefe de la policía que ha realizado el interrogatorio le envía un email: Tiene que reescribir la declaración de S.W.

«Proceda de la siguiente manera. Insértalo en un interrogatorio y firma el interrogatorio»: La versión original del tráfico de correo de la policía sueca. Aquí puede encontrar la traducción al alemán.

¿Qué reescribió el policía?

No lo sabemos. Porque el primer interrogatorio fue directamente sobrescrito en el programa de la computadora y ya no existe. Todo lo que sabemos es que la declaración original, según la jefa de la fiscalía, aparentemente no contenía ninguna prueba de un crimen. En la forma revisada dice que hubo relaciones sexuales repetidas. Consensuadamente y con condón. Pero por la mañana la mujer se despertó porque él había intentado penetrarla sin condón. Ella pregunta: «¿Llevas puesto un condón?» Él dice: «No». Así que ella dice, «Será mejor que no tengas VIH», y lo deja continuar. Esta declaración fue redactada y no firmada por la mujer en cuestión. Es evidencia manipulada, que las autoridades suecas usaron para construir una violación

¿Por qué las autoridades suecas harían esto?

El contexto temporal es crucial: a finales de julio Wikileaks, en colaboración con el New York Times, el Guardian y Der Spiegel, publicó el llamado Diario de la Guerra de Afganistán. Es una de las mayores filtraciones en la historia del ejército de EE.UU. Los EE.UU. inmediatamente exhortan a sus aliados a iniciar procesos penales contra Assange. No conocemos toda la correspondencia. Pero Stratfor, una empresa consultora de seguridad que trabaja para el gobierno de EE.UU., al parecer aconseja al gobierno de EE.UU. presentar todo tipo de cargos penales contra Assange en los proximos 25 años.

ç2. Assange se presentó repetidamente en los tribunales suecos para testificar. Esta lo tramita

¿Por qué Assange no se entregó a la policía entonces?

Eso es lo que hizo. Ya lo he aludido.

Entonces, por favor, explíquelo ahora.

Assange se entera de la acusación de violación en la prensa. Él se contacta con la policía para hacer una declaración. A pesar del escándalo publicado, no se le permite hacerlo hasta nueve días después, cuando la acusación de violación de S.W. ya se ha retirado de nuevo. Sin embargo, los procedimientos por acoso sexual a A. A. seguían en curso. El 30 de agosto de 2010 Assange apareció en la estación de policía para testificar. Es interrogado por el policía que mientras tanto había dado la orden de reescribir la declaración de S.W. Al principio de la entrevista Assange dice que está listo para testificar. Pero no quiere volver a leer el contenido en la prensa. Este es su derecho y se lo han asegurado. La misma noche todo está en el periódico otra vez. Esto sólo puede venir de las autoridades, ya que nadie más estuvo presente en el interrogatorio. Así que obviamente fue un intento deliberado de destruir su nombre.

El profesor suizo de derecho Nils Melzer cerca de Biel

¿Como fue posible que surgiera esta historia sobre Assange evadiendo la justicia sueca?

Este relato fue construido, pero no corresponde a los hechos. Si hubiera escapado, no se habría aparecido ante la justicia. Sobre la base de la declaración reescrita de S. W., se apeló a la orden del fiscal de detener el juicio por violación y este se reanudó el 2 de septiembre de 2010. Un representante legal llamado Claes Borgström es nombrado para las dos mujeres a expensas del Estado. El hombre era socio del bufete del ex ministro de justicia Thomas Bodström, bajo cuya égida la policía de seguridad sueca había secuestrado, en medio de Estocolmo, a personas sospechosas para EE.UU. sin ningún tipo de juicio y las había entregado a la CIA, que luego las torturó. Esto hace que el trasfondo transatlántico de la materia sea más claro. Después de reiniciadas las acusaciones de violación, Assange hace saber en repetidas ocasiones, a través de su abogado, que quiere hacer comentarios sobre el asunto. El fiscal responsable se desentiende de todo. A veces el fiscal no está disponible, a veces el oficial de policía a cargo está enfermo. Hasta que su abogado escribe tres semanas después: Assange tiene que ir a una conferencia en Berlín. ¿Se le permitirá salir del país? La fiscalía da su consentimiento por escrito. Puede salir de Suecia para ausentarse por un corto período de tiempo

¿Y luego qué?

El punto es el siguiente: el día que Julian Assange deja Suecia, donde todavía no esta claro si se va por un corto o largo tiempo, se emite una orden judicial en su contra. Vuela de Estocolmo a Berlín en Scandinavian Airlines. En esa ocasión sus portátiles desaparecen de su equipaje entregado. Cuando llega a Berlín, Lufthansa le pide a SAS que investigue. Pero el SAS aparentemente rechaza cualquier información.

¿Por qué?

Bueno, ese es el problema. En este caso, ocurren todo el tiempo cosas que en realidad no son posibles, a menos que cambies el ángulo de visión. Assange ahora viaja a Londres, pero no elude la justicia, y ofrece a la fiscalía, a través de su abogado sueco, varias fechas para un interrogatorio en Suecia – esta correspondencia existe. Entonces sucede lo siguiente: Assange se entera de que un caso criminal secreto se ha presentado contra él en los EE.UU. En ese momento, esto no fue confirmado por los EE.UU., pero hoy sabemos que es cierto. A partir de ahora, su abogado dice que Assange esta preparado para testificar en Suecia, pero que quiere garantías diplomáticas de que Suecia no lo entregará a los EE.UU.

¿Habría sido un escenario realista en absoluto?

Por supuesto. Algunos años antes, como mencioné anteriormente, la Policía de Seguridad Sueca había entregado dos solicitantes de asilo registrados en Suecia a la CIA sin ningún procedimiento. Ya en el aeropuerto de Estocolmo fueron maltratados, drogados y luego llevados a Egipto donde fueron torturados. No sabemos si estos fueron los únicos casos. Pero conocemos los casos porque los hombres sobrevivieron. Ambos presentaron más tarde una demanda ante los mecanismos de derechos humanos de la ONU y ganaron. Suecia tuvo que pagar a cada uno de ellos medio millón de dólares en compensación.

¿Respondió Suecia a la solicitud de Assange?

Los abogados dicen que ellos habrían ofrecido a las autoridades suecas más de treinta veces durante los casi siete años que Assange vivió en la embajada ecuatoriana, que Assange viniera a Suecia a cambio de una garantía de no extradición a los Estados Unidos. Los suecos se negaron con el argumento de que no había ninguna solicitud de extradición de los EE.UU.

¿Cómo evalúa esta demanda?

Esas garantías diplomáticas son habituales en la práctica internacional. Se puede tener la seguridad de que no se extraditará a nadie a un país en el que exista el riesgo de que se produzcan graves violaciones de los derechos humanos, independientemente de que ya haya habido o no una solicitud de extradición del país en cuestión. Este es un proceso político, no legal. Por ejemplo, Francia exige que Suiza extradite a un empresario kazajo que vive en Suiza pero que es buscado por fraude fiscal tanto por Francia como por Kazajstán. Suiza no ve el peligro de la tortura en Francia, pero sí en Kazajstán. Por eso Suiza informa a Francia: les entregamos al hombre, pero queremos garantías diplomáticas de que no será devuelto a Kazajstán. Entonces los franceses no dicen: «Kazajstán no ha hecho ninguna petición todavía», sino que dan la garantía, por supuesto. Los argumentos suecos eran descabellados. Eso es una cosa. La otra, y se lo digo con toda mi experiencia entre bastidores de la práctica internacional, es que si se rechazan tales garantías diplomáticas, entonces se justifica cualquier duda sobre la buena fe del país en cuestión. ¿Por qué los suecos no pueden garantizar esto? Legalmente hablando, los EE.UU. realmente no tiene nada que ver con la persecución sexual sueca.

¿Por qué Suecia no quería dar esta garantía?

Sólo hay que ver cómo se condujo el procedimiento: Suecia nunca se ha preocupado por los intereses de las dos mujeres. Assange todavía quería testificar incluso después de la negativa de la llamada garantía de no extradición. Dijo: «Si no puede garantizar que no seré extraditado, estoy disponible para ser interrogado en Londres o a través de un enlace de video.

¿Pero es normal o legalmente tan fácil para los funcionarios suecos viajar a otro país para tal interrogatorio?

Esto es una prueba más de que Suecia nunca se ha preocupado por encontrar la verdad: existe un acuerdo de cooperación entre Gran Bretaña y Suecia precisamente para esas cuestiones judiciales, que estipula que los funcionarios suecos viajen a Inglaterra para el interrogatorio de personas o viceversa. O que un interrogatorio se lleve a cabo por video. Esto se hizo en otros 44 procedimientos entre Suecia e Inglaterra durante ese período. Solo con Julian Assange Suecia insistió en que era esencial que compareciera en persona.

3. Cuando el Tribunal Supremo sueco obliga a la fiscalía de Estocolmo a presentar cargos o a desestimar el caso, las autoridades británicas exigen: «¡No te acobardes ahora!»

¿Por qué insistieron?

Sólo hay una explicación para todo esto, para la negativa de una garantía diplomática, para la negativa a interrogarlo en Londres: querían ponerle las manos encima para poder extraditarlo a los Estados Unidos. El número de infracciones de la ley que se han acumulado en Suecia en el curso de una investigación penal preliminar en unas pocas semanas es absolutamente grotesco. El Estado ha designado un representante legal para las dos mujeres, quien ha explicado que la violación es un delito oficial, por lo que la interpretación penal de su experiencia es una cuestión que incumbe al Estado, no a ellas. Al preguntársele sobre la contradicción entre las declaraciones de las mujeres y la versión de las autoridades, su representante legal dice que las mujeres «simplemente no son abogadas». Sin embargo, la fiscalía ha evitado durante cinco años incluso interrogar a Assange sobre la violación de la que se le acusa, hasta que sus abogados finalmente llegan al más alto tribunal sueco para obligar a la fiscalía a presentar finalmente los cargos o a retirar el caso. Cuando los suecos le dijeron a los ingleses que quizás tuvieran que abandonar el caso, los británicos respondieron preocupados: «¡¡No te atrevas a echarte atrás!!» [NdR: en el original en inglés: «Don’t you dare get cold feet!!»]. No te acobardes ahora

«¡No te acobardes ahora!»: Correo de la agencia inglesa de aplicación de la ley CPS a la fiscal jefe sueca Marianne Ny. Este documento fue obtenido por la periodista de investigación italiana Stefania Maurizi a través de su demanda quinquenal de «Libertad de Información». El caso no está cerrado.

¿Perdón?

Sí, los ingleses, es decir, la Fiscalía de la Corona, estaban decididos a impedir que los suecos terminaran el procedimiento. Pero los ingleses deberían estar contentos si ya no tienen que vigilar la embajada ecuatoriana por millones de dinero de los contribuyentes para evitar la fuga de Assange.

¿Por qué los ingleses están interesados en que los suecos no cierren el caso?

Debemos dejar de creer que se trataba realmente de llevar a cabo una investigación sobre delitos sexuales. Lo que Wikileaks ha hecho amenaza a las élites políticas de EE.UU., Inglaterra, Francia y Rusia por igual. Wikileaks publica información secreta del gobierno, es una organización «Antisecretos». Y esto se percibe como una amenaza fundamental en un mundo en el que el secreto se ha impuesto incluso en las llamadas democracias maduras. Assange ha dejado claro que los Estados actuales ya no se preocupan por la confidencialidad legítima, sino por la supresión de información importante sobre la corrupción y la delincuencia. Tomemos el emblemático caso de Wikileaks de Chelsea Manning’s Leaks: el llamado video «Asesinato Colateral». (El 5 de abril de 2010 Wikileaks publicó un video clasificado del ejército estadounidense que muestra a soldados estadounidenses asesinando a varias personas en Bagdad, incluyendo a dos empleados de la agencia de noticias Reuters; nota del editor). Como asesor jurídico del CICR y delegado en zonas de guerra, puedo decirle que esto es sin duda un crimen de guerra. La tripulación de un helicóptero acribilla a la gente. Incluso puede ser que una o dos de esas personas llevaran un arma. Pero están disparando a la gente que está herida. Eso es un crimen de guerra. «Está herido», se oye decir a un americano. «Estoy disparando» y luego se ríen. Y luego una minivan se detiene para salvar a los heridos. El conductor tiene dos hijos con él. Puedes oír a los soldados diciendo: Es tu culpa si trae niños al campo de batalla. Y luego disparan. El padre y los heridos mueren inmediatamente, los niños sobreviven malheridos. A través de esta publicación somos testigos directos de una masacre criminal y despiadada

¿Qué debería hacer un Estado de derecho en tal caso?

Un Estado de derecho posiblemente investigaría a Chelsea Manning por violación del secreto oficial, porque ella le pasó el video a Assange. Pero ciertamente no enjuiciaría a Assange, porque Assange publicó el video en el interés público, en el sentido del periodismo de investigación clásico. Pero lo que un Estado constitucional haría sobre todo es procesar y castigar a los criminales de guerra. Estos soldados deben estar tras las rejas. Pero ni uno solo de ellos ha sido procesado. En cambio, el hombre que informó al público, está en custodia de extradición en Londres y podría ser condenado a 175 años de prisión en los EE.UU. Esta es un castigo que es completamente absurdo. A modo de comparación, los principales criminales de guerra del Tribunal de Yugoslavia han recibido sentencias de 45 años. 175 años de prisión en condiciones que son clasificadas como inhumanas por el Relator Especial de la ONU y Amnistía Internacional. Lo realmente aterrador de este caso es el vacío legal que se ha desarrollado: La gente poderosa puede caminar sobre los cadáveres con impunidad, y el periodismo se convierte en espionaje. Se convierte en un crimen decir la verdad.

«Mire donde estaremos en 20 años si Assange es condenado. Lo que todavía podrá escribir como periodista entonces. Estoy convencido de que estamos en grave peligro de perder la libertad de prensa». Nils Melzer.

¿Qué espera Assange cuando se le extradita?

No tendrá el debido proceso legal. Tampoco puede ser extraditado por esa razón. Assange se enfrentara a un gran jurado en Alexandria, Virginia. El famoso «Tribunal de Espionaje», donde EE.UU. maneja todos los casos de seguridad nacional. La ubicación no es una coincidencia, ya que los jurados deben ser seleccionados en proporción a la población local, y en Alejandría, el 85 por ciento de la población trabaja para la comunidad de seguridad nacional, es decir, la CIA, la NSA, el Departamento de Defensa y el Departamento de Estado. Si se le acusa de violar la seguridad nacional ante tal jurado, el veredicto es claro desde el principio. El juicio siempre es llevado a cabo por el mismo juez, a puerta cerrada y basado en pruebas secretas. Nadie ha sido absuelto en este caso. La mayoría de los acusados, por lo tanto, hacen un trato en el que se declaran al menos parcialmente culpables y reciben una sentencia más leve.

Usted dice: Julian Assange no obtendrá un debido proceso en los EE.UU.

Sin duda alguna. Mientras los empleados estatales de EE.UU. sigan las órdenes de sus superiores, pueden cometer guerras de agresión, crímenes de guerra y tortura a sabiendas de que no serán procesados. Entonces, ¿dónde está la lección de los juicios de Nuremberg? He trabajado en zonas de conflicto lo suficiente para saber que los errores ocurren en las guerras. No siempre es un crimen sin escrúpulos, pero muchas cosas pasan por el estrés, la sobrecarga y el pánico. Por eso puedo entender bien cuando los gobiernos dicen: Podemos sacar a la luz la verdad y nosotros, como Estado, asumimos la responsabilidad del daño causado, pero si la culpa individual no pesa demasiado, no imponemos castigos draconianos. Pero cuando la verdad es suprimida y los criminales ya no son responsables, se vuelve extremadamente peligroso. En los años 30, Alemania y Japón se retiraron de la Sociedad de Naciones. Quince años después el mundo estaba en ruinas. Hoy los EE.UU. se han retirado del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y ni la masacre del «asesinato colateral», la tortura de la CIA después del 11-S ni la guerra de agresión contra Irak han dado lugar a investigaciones criminales. Ahora el Reino Unido sigue este ejemplo: En 2018, su propio parlamento, el Comité de Inteligencia y Seguridad, publicó dos importantes informes que demostraron que el Reino Unido estaba mucho más involucrado en los programas secretos de tortura de la CIA de lo que se pensaba. El comité pidió una investigación judicial. El primer acto oficial de Boris Johnson fue cancelar la investigación.

ç4. En Inglaterra, los delitos de libertad bajo fianza normalmente sólo están sujetos a multas, a lo sumo unos pocos días de prisión. Assange, sin embargo, es condenado a 50 semanas en una prisión de alta seguridad sin la posibilidad de preparar su propia defensa.

En abril de 2019 Julian Assange fue sacado a la fuerza de la embajada de Ecuador por la policía inglesa. ¿Cómo evalúa esta acción?

En 2017 en Ecuador asume un nuevo gobierno. Por eso el Congreso de los EE.UU. escribe una carta: «Estaríamos encantados si los EE.UU. pudieran cooperar con Ecuador. Por supuesto, también hay mucho dinero involucrado. Pero hay un obstáculo: Julian Assange. Uno esta dispuesto a cooperar si Ecuador entrega Assange a los EE.UU.. A partir de este momento, la presión sobre Assange en la embajada ecuatoriana comienza a crecer masivamente. Le hacen la vida difícil. Pero él se queda. Luego Ecuador le levanta el asilo y le da luz verde a Inglaterra para arrestarlo. Como el gobierno anterior le había concedido la ciudadanía ecuatoriana, Assange tuvo que ser privado de su pasaporte, porque la constitución de Ecuador prohíbe la extradición de los propios ciudadanos. Todo esto sucede de la noche a la mañana y sin ningún procedimiento legal. Assange no tiene la oportunidad de hacer comentarios o de tomar medidas legales. Es arrestado por los británicos y el mismo día es llevado ante un juez inglés que lo sentencia por incumplimiento de la fianza.

Esa condena rápida… ¿cómo la juzga?

Assange solo tuvo 15 minutos para prepararse con su abogado. El juicio en sí mismo también duró 15 minutos. El abogado de Assange puso un grueso expediente sobre la mesa y se opuso a causa de la parcialidad de una de las juezas involucradas, porque su marido había sido expuesto por Wikileaks en 35 casos. El juez borró las objeciones de la mesa sin ningún examen. Acusar a su colega de un conflicto de intereses fue una afrenta. Assange había dicho una sola frase durante el juicio: «Me declaro inocente». El juez se volvió hacia él y le dijo: «Eres un narcisista que no puede ir más allá de su propio interés. Te condeno por violación de la fianza. Eres un narcisista que sólo piensa en su propio interés. Te condeno por violación de la fianza.

Si le entiendo bien: ¿Julian Assange nunca tuvo una oportunidad desde el principio?

Ese es el punto. No estoy diciendo que Julian Assange es un ángel. O un héroe. Pero no tiene por qué serlo. Porque estamos hablando de derechos humanos, no de ángeles o héroes. Assange es un ser humano, tiene derecho a defenderse y a ser tratado humanamente. Sea cual sea la acusación de Assange, tiene derecho a un juicio justo. Se le ha negado esto constantemente en Suecia, EE.UU., Inglaterra y Ecuador. En cambio, se le dejó guisar en una habitación durante casi siete años. Luego es retirado abruptamente y en pocas horas y sin ninguna preparación es condenado por incumplimiento de la fianza, que consistía en que otro Estado miembro de la ONU le concediera asilo diplomático por persecución política, tal como lo exige el derecho internacional y como innumerables chinos, rusos y otros disidentes han hecho en las embajadas occidentales. Es obvio que se trata de un proceso de persecución política. Además, en Inglaterra  casi no hay penas de prisión por incumplimiento de los requisitos de libertad bajo fianza, sino que por lo general sólo hay multas. Assange, por otra parte, fue condenado a 50 semanas de prisión en una prisión de alta seguridad en un juicio rápido – un castigo obviamente desproporcionado, que tenía un solo propósito: mantener a Assange en custodia hasta que los EE.UU. pudiera completar sus acusaciones de espionaje en paz.

Como Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Tortura, ¿cómo evalúa sus actuales condiciones de detención?

Inglaterra niega a Julian Assange contacto con sus abogados en los EE.UU., donde un juicio secreto esta en curso contra él. Su abogada británica también se queja de que ni siquiera tiene suficiente acceso a él para revisar con él los alegatos y las pruebas del tribunal. Hasta octubre, no se le permitió tener un solo documento de sus archivos legales en su celda. Se le negó el derecho fundamental a preparar su defensa, como lo exige el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Además, se le mantuvo casi completamente en aislamiento, la sentencia de prisión completamente desproporcionada por incumplimiento de la fianza. Tan pronto como salió de la celda, los pasillos fueron despejados para evitar cualquier contacto con otros reclusos.

Tales condiciones para una simple violación de la libertad bajo fianza: ¿Cuándo la detención se convierte en tortura?

Julian Assange fue sometido intencionadamente a tortura psicológica por Suecia, Inglaterra, Ecuador y los EE.UU.. Al principio con el tipo de juicio profundamente arbitrario. El procedimiento sueco, con la asistencia activa de Inglaterra, fue diseñado para ponerlo bajo presión y arrestarlo en la embajada. Suecia nunca se interesó por averiguar la verdad y ayudar a estas mujeres, sino por arrinconar a Assange. Se trata del abuso de los procedimientos judiciales para poner a una persona en una posición en la que no puede defenderse. Además, estaban las medidas de vigilancia, los insultos, las humillaciones y los ataques de los políticos de estos países hasta las amenazas de muerte. Este constante abuso del poder del Estado ha causado a Assange un enorme estrés y ansiedad y le ha dejado un daño cognitivo y neurológico mensurable. Visité a Assange en mayo de 2019 en su celda de Londres con dos médicos experimentados y mundialmente respetados que se especializan en la investigación forense y psiquiátrica de víctimas de tortura. El diagnóstico de los dos médicos fue claro: Julian Assange mostro los síntomas típicos de la tortura psicológica. Si no se le protege pronto, es de esperar un rápido deterioro de su salud, hasta el punto de la muerte.

Habiendo ya pasado medio año en custodia de deportación en Inglaterra, Suecia de repente muy silenciosamente suspende el procedimiento contra Assange en noviembre de 2019. Después de nueve largos años. ¿Qué ocurrió?

Durante casi una década, el Estado sueco ha deliberada y públicamente denunciado a Julian Assange como un delincuente sexual. Luego, de repente, se abandonó el caso, utilizando el mismo argumento que la primera fiscal de Estocolmo en 2010 había dado después de sólo cinco días, cuando abandonó el caso por primera vez: El testimonio de la mujer es creíble, pero no hay pruebas de un crimen. Es un escándalo incomprensible. Pero el momento no fue una coincidencia. El 11 de noviembre se publicó una carta oficial que había enviado al gobierno sueco dos meses antes. En esta carta, pedí al gobierno sueco que declarara la compatibilidad de sus procedimientos con los derechos humanos en unos 50 puntos: ¿Cómo es posible que la prensa se entere de todo inmediatamente, aunque esté prohibido? ¿Cómo es posible que una sospecha se haga pública, aunque el interrogatorio aún no haya tenido lugar? ¿Cómo es posible que diga que es una violación si la mujer en cuestión se opone? El día de la publicación, recibí una respuesta brusca de Suecia: el gobierno no tiene más comentarios sobre el caso.

¿Qué significa esta respuesta?

Es una admisión de culpa.

¿Por qué?

Como Relator Especial de las Naciones Unidas, los Estados me han encomendado que examine las denuncias individuales de las víctimas de tortura y, si es necesario, que pida explicaciones o investigaciones a los gobiernos. Este es mi trabajo diario con todos los Estados miembros de la ONU. Por experiencia puedo decir que los Estados que actúan de buena fe están prácticamente siempre muy interesados en proporcionarme las respuestas que necesito para subrayar la legitimidad de su comportamiento. Si un Estado como Suecia no quiere responder a las preguntas del Investigador Especial de la ONU sobre la Tortura, el gobierno es consciente de la ilegalidad de su comportamiento. Entonces no quiere asumir la responsabilidad de sus acciones. Porque sabían que no me rendiría, sacaron la soga una semana después y dejaron el caso. Si Estados como Suecia pueden ser manipulados de esta manera, nuestras democracias y nuestros derechos humanos están fundamentalmente amenazados.

Usted dice: ¿Suecia jugó este juego deliberadamente?

Sí. Desde mi punto de vista, Suecia ha actuado claramente de mala fe. Si hubieran actuado de buena fe, no habría razón para negarme las respuestas. Lo mismo ocurre con los británicos: Les tomó cinco meses para responderme después de mi visita a Assange en mayo de 2019. En una carta de una página, que se limitaba esencialmente a rechazar cualquier alegación de tortura y cualquier incumplimiento de procedimiento. Para tales jueguitos no se necesita mi mandato. Soy el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura. Mi mandato es hacer preguntas claras y exigir respuestas. ¿Cuál es el fundamento jurídico para negar a una persona el derecho fundamental a su propia defensa? ¿Por qué se mantiene a un hombre no peligroso y no violento en confinamiento solitario durante meses cuando las normas de las Naciones Unidas prohíben cualquier confinamiento solitario durante más de 15 días? Ninguno de estos Estados miembros de la ONU ha abierto una investigación, respondido a mis preguntas o incluso ha buscado el diálogo.

5. 175 años de prisión por periodismo e impunidad para crímenes de guerra. Las posibles consecuencias del precedente EE.UU. vs. Julian Assange

¿Qué significa que los Estados miembros de la ONU se nieguen a proporcionar información a su propio Informante Especial sobre Tortura?

Que es un montaje. Quieren sentar un ejemplo con el juicio-show a Julian Assange. Se trata de intimidar a otros periodistas. La intimidación es uno de los principales propósitos para los que se utiliza la tortura en todo el mundo. El mensaje para todos nosotros es: esto es lo que te pasa cuando copias el modelo de Wikileaks. Un modelo que es tan peligroso porque es tan simple: la gente que ha obtenido información sensible de sus gobiernos o empresas la envía a Wikileaks, y el denunciante permanece en el anonimato. Cuán amenazante es la reacción, se muestra en esto: Cuatro Estados democráticos, EE.UU., Ecuador, Suecia y Gran Bretaña, unen sus fuerzas para usar su poder concentrado para convertir a un hombre en un monstruo, de modo que pueda ser quemado en la hoguera sin que nadie grite. El caso es un gran escándalo y la bancarrota del estado de derecho occidental. Si Julian Assange es condenado, es una sentencia de muerte por la libertad de prensa.

¿Qué significa este posible precedente para el periodismo?

Concretamente, significa que usted como periodista debe ahora defenderse. Porque una vez que el periodismo de investigación sea clasificado como espionaje y pueda ser perseguido en cualquier parte del mundo, la censura y la tiranía seguirán. Ante nuestros ojos se crea un sistema asesino. Los crímenes de guerra y la tortura no son procesados. Circulan videos en Youtube, en los que los soldados americanos se jactan de haber llevado a mujeres iraquíes capturadas al suicidio por violación rutinaria. Nadie está investigando esto. Al mismo tiempo, alguien es amenazado con 175 años de prisión por descubrir tales cosas. Estará cubierto durante una década con acusaciones no probadas que lo destruirán. Y nadie es responsable de ello. Nadie se hace responsable. Es una erosión del contrato social. Entregamos el poder a los Estados, lo delegamos a los gobiernos, pero para ello tienen que respondernos de cómo ejercen ese poder. Si no exigimos esto, tarde o temprano perderemos nuestros derechos. Los seres humanos no son democráticos por naturaleza. El poder  corrompe si no se fiscaliza. La corrupción es el resultado de no insistir en que el poder sea supervisado.

«Es un abuso del proceso judicial poner a una persona en una posición en la que no puede defenderse.»

Usted dice: El ataque a Assange amenaza la libertad de prensa en su esencia.

Mire donde estaremos en 20 años si Assange es condenado. Lo que todavía podrá escribir como periodista entonces. Estoy convencido de que estamos en grave peligro de perder la libertad de prensa. Ya está sucediendo: De repente, en relación con el «Diario de Guerra Afgano», se allana el cuartel general de ABC News en Australia. ¿La razón? Una vez más la prensa ha revelado la mala conducta de los representantes del Estado. Para que la separación de poderes funcione, una prensa libre, como cuarto poder del Estado, necesita vigilar el poder del Estado. Wikileaks es una consecuencia lógica de un proceso: Cuando la verdad ya no puede ser procesada porque todo está cubierto por el secreto, cuando los informes de investigación sobre la política de tortura del gobierno de EE.UU. se mantienen en secreto e incluso el resumen publicado se oscurece durante largos períodos de tiempo, inevitablemente conduce a una fuga en algún momento. Wikileaks es el resultado de un secretismo desenfrenado y refleja la falta de transparencia en nuestros Estados modernos. Claro, hay zonas estrechas donde la confidencialidad puede ser importante. Pero si ya no sabemos lo que nuestros gobiernos están haciendo y con qué criterios, y si los crímenes ya no son perseguidos, entonces esto es increíblemente peligroso para la integridad social.

¿Con qué consecuencias?

Como Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura y anteriormente como delegado del CICR, he visto mucho horror y violencia. Lo rápido que los países pacíficos como Yugoslavia o Ruanda pueden convertirse en un infierno. En la raíz de esos acontecimientos están siempre las estructuras de falta de transparencia y de poder político o económico incontrolado, combinadas con la ingenuidad, la indiferencia y la manipulabilidad de la población. De repente, lo que hoy en día siempre le pasa solamente a los demás -tortura impune, violación, expulsión y asesinato- puede pasarnos también a nosotros o a nuestros hijos. Y ningún gallo cantará después. Puedo asegurarle eso.

*Fuente: Republik

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More