El caos en el Donbás y el plan nazi para el Donbás

1.- Ya os dije que en Donetsk se presentaron sólo dos partidos a las elecciones del 2 de noviembre porque el resto fueron rechazados con argumentos burocráticos y administrativos, rayando el ridículo como con la exclusión del Partido Comunista por «no comunicar a tiempo» su formación y congreso constituyente. Como consecuencia, el partido “República de Donetsk” de Zajarchenko logró 68 escaños en el Consejo del Pueblo y “Donbás Libre” los 32 restantes. Ambas formaciones se consideran de izquierda nacionalista y, al menos sobre el papel, se oponen a los oligarcas. “República de Donetsk” plantea la introducción en el Donbás de una economía popular en la que cada sector (educación, salud, vivienda o empresarios) tenga voz en las decisiones y a los que se dé igualdad de trato. “Donbás Libre” habla expresamente de un nuevo estado basado en la justicia social y el respeto a todas las nacionalidades y culturas que existen en el territorio.

2.- Ya se ha establecido un nuevo gobierno y se ha detenido a tres ministros del anterior de antes de las elecciones. Como lo leéis. El porqué de estas detenciones es para mí un misterio, aunque supongo que lo iré descifrando con el paso de los días aunque lo que se está oyendo es que se les ha detenido por «exceso de poderes». Uno de los detenidos es el antiguo responsable de la cartera de Combustibles y Energía y un feroz crítico del oligarca local, Rinat Ajmetov. Esta cartera, en una zona como el Donbás, cuya riqueza es la minería, es una de las principales en cuanto a peso específico. El que sea un antioligarca declarado no quiere decir que haya hecho mucho por nacionalizar los bienes de los oligarcas, y en especial de Ajmetov, cuyos intereses están prácticamente intactos en Donetsk. Salvo que ahora haya un giro contra él puesto que cada vez es más claro que Ajmetov está apostando por reforzar sus vínculos con la junta neonazi de Kiev: sus empresas en Mariupol las ha puesto al servicio de Kiev. Se ha dicho que este ministro detenido era un antiguo miembro del Partido de las Regiones.

3.- No he podido saber si todos los ministros del nuevo gobierno pertenecen al partido de Zajarchenko, aunque es de suponer que así sea dado que cuenta con la mayoría absoluta en el Consejo del Pueblo. Lo que me parece más relevante es que se ha creado un Ministerio de Asuntos Exteriores, lo que indica una voluntad inequívoca de ir hasta el final con la independencia y dicho ministerio va a tener como principal tarea establecer y ahondar los lazos con Rusia. También se ha dado entrada a un antiguo conocido, Alexander Jodakovski, como jefe del Consejo Nacional de Seguridad, vinculado al menos a una conspiración para entregar las ciudades de Donetsk y Luganks a Kiev, operación que desbarató Igor Strelkov al retirarse de Slavianks. Jodakovski es un hombre de Ajmetov, por lo que a simple vista, y teniendo en cuenta la detención de un crítico de este oligarca, indica que la influencia de los oligarcas locales está lejos de desaparecer y la crítica a la oligarquía que hacían tanto “República de Donetsk” como “Donbás Libre” en sus programas electorales está por ver en la práctica.

4.- En Luganks la situación es parecida. Os puse aquí el programa del partido “Mundo (también se puede traducir como Paz) de Luganks” de Plotniski y ahora he conseguido el de la otra formación que consiguió pasar el listón del 5% para tener representación en el Consejo Supremo, la “Unión Económica de Luganks” (22’23%). Como todos en el Donbás, este partido apuesta por un programa de orientación social, aunque dice cosas como “dar un enfoque equilibrado a la posible nacionalización de empresas”. Los 50 puestos del Consejo Nacional se los han repartido proporcionalmente a los resultados. El otro partido, “Unión Popular”, abogaba de forma abierta por la nacionalización de las grandes empresas pero, como he dicho, se quedó con el 3’89% y no tiene representación en el Consejo Nacional.

Si bien aquí no hay fricciones importantes a nivel político, sí los hay en lo militar. Os dije aquí que se había llegado a un acuerdo de unificación de varios batallones de las milicias. Pues bien, uno de ellos, el más importante, la Brigada “Prizrak” (Fantasma) está a punto de ser desmantelada puesto que las nuevas autoridades quieren que varios destacamentos de la “Prizrak” se dispersen por diferentes zonas de los territorios liberados. Es una forma clara de disminuir el poder y la influencia que está adquiriendo su comandante, Alexei Mozgovoi, convertido en una amenaza cada vez más tangible para los sectores oligárquicos, que también los hay, en Luganks. La decisión política llega a acompañada de un bloqueo a los suministros de la Brigada “Prizrak” desde el 10 de noviembre. Los alimentos y la ropa de invierno sólo llegan para el 30% de los 2.000 integrantes de la “Prizrak”. Puede que sea sólo una cuestión coyuntural y que este bloqueo no sea tal –no he visto ninguna declaración al respecto de Mozgovoi, un hombre que no se suele morder la lengua-, pero esta denuncia lleva varios días circulando por las páginas rusas que habitualmente informan del acontecer diario en el Donbás y, sobre todo, a raíz de la incorporación a la «Prizrak» del Batallón «URSS», el primero integrado totalmente por comunistas y que está ubicado en la localidad de Brianka, a 58 kilómetros de Luganks.

5.- Todos estos movimientos tienen que ver con la correlación de fuerzas que hay hoy por hoy en el Donbás. Como os dije en mi análisis del resultado de las elecciones del 2 de noviembre, hay pocos atisbos de socialismo en el camino que se está recorriendo y está cada vez más claro que la lucha de clases es muy potente y ya no es contra la junta neonazi de Kiev sino contra los nuevos, y viejos, poderes locales. Se ha priorizado la lucha militar frente a la política y va a costar recuperar el terreno.

6.- Todo ello puede volver a quedar congelado por las circunstancias de la guerra: la junta neonazi acaba de ordenar el bloqueo al Donbás «hasta que las zonas ocupadas (sic) retornen al control de Ucrania» (la medida más sangrante, y que pone de manifiesto que el calificativo de junta neonazi es acertado, es que no se van a pagar las pensiones a los jubilados salvo que abandonen el Donbás y pasen a vivir en las zonas que ocupa la junta neonazi) y se va a reunir con el vicepresidente de EEUU Joe Biden con la posible entrega de armas encima de la mesa porque EEUU se niega a que la situación quede «congelada» al estilo de lo que viene ocurriendo en Transnistria desde 2006, cuando la población ratificó abrumadoramente la independencia de Transnistria frente a Moldavia.

7.- ¿Queréis ver al jefe de la junta neonazi en todo su esplendor? Aquí está el Poroshenko que adulan EEUU y la Unión Europea. Un gran dirigente demócrata exponiendo el plan nazi para el Donbás. No tiene desperdicio el vídeo [https://www.youtube.com/watch?v=q7y019rXGms]: Dice, refiriéndose al Donbás «dicen que van a atener trabajo, no lo tendrán: tendremos nuestras pensiones, no lo harán; vamos a cuidar a los niños y a los jubilados, no lo harán. Nuestros hijos irán a las escuelas y jardines infantiles, los suyos se refugiarán en los sótanos [de nuestras bombas]. No van a ser capaces de hacer nada. Esta es exactamente la forma en que vamos a ganar esta guerra.»

De nuevo la guerra cada vez está más cercana, y la junta neonazi la necesita para desviar la atención hacia el frente del Donbás puesto que por toda Ucrania están comenzando a generalizarse las manifestaciones y las protestas contra la subida de precios, como el gas para la calefacción que ha subido entre el 10% y el 20% según las zonas. Estas movilizaciones, aún pequeñas, pero cada vez más significativas, han tenido lugar en localidades de Kiev, Lviv, Dniepopretrovsk, Jarkov y Odesa.

Lo bueno de todo ello es que, al mismo tiempo, crece cada vez más el territorio donde actúan los guerrilleros antifascistas, no quedando mucho tiempo para que sus acciones abran un importante pasillo desde Jarkov hasta el Donbás. Entonces sí se podrá comenzar a hablar de Nueva Rusia. Y si se desencadena de nuevo la guerra de forma abierta, el único camino que queda para los antifascistas es la victoria total sobre la junta neonazi. Incluso llegando a Kiev si ello fuera posible.

Fuente: http://elterritoriodellince.blogspot.com.es/2014/11/el-caos-en-el-donbas-y-el-plan-nazi.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS