El cáncer que Chávez padece se llama: la insania mental de sus opositores

13

La mejor noticia para ese cáncer e insania mental, nombre científico dado a las mentes opositoras a Chávez en Venezuela y el mundo. Es que, justamente ese hombre morirá algún día, sí, como moriremos todos los mortales, pero la mala noticia es; que lo que será imposible de morir, será su extenso legado de amor, humanismo, justicia y esa infinita pléyade de obras, que ningún cáncer u padecimiento podrá borrar de las mentes agradecidas esparcidas por el mundo.

Al igual que muchos, soy de los que piensa, que la muerte de Chávez, no contribuiría para nada, en los oscuros planes de la insania mental que lo adversa. Al cáncer opositor, le conviene la presencia de Chávez en el poder, Chávez es el ecualizador de las emociones y pasiones del pueblo que lo secunda, basta con un chasquido de manos del comandante, para ver el accionar de su pueblo. Es tal el grado de complicidad del pueblo con Chávez, que aun en decisiones tomadas por este último, que no le parecen correctas a su pueblo, terminan apoyándolas abrumadoramente. Ese mismo pueblo, jamás votaría en contra de Chávez, mucho menos derrocaría, como si derrocaría a cualquiera de sus alumnos. Eso es lo que deberían evaluar concienzudamente los enfermos mentales opositores. Chávez es el dique u barrera que contiene el ímpetu de un pueblo. Maduro no soportaría una presión u descontento popular, con Maduro, cualquier cosa podría suceder sin reparos.

Chávez ha evitado baños de sangre en Venezuela, eso lo debería reconocer la insania opositora, nadie más tiene ese peso moral para contener al vulgo como Chávez. Si hay algo que les atormenta la cabeza a los agentes cancerígenos opositores, es justamente un estallido social. Y eso sería posible, sin la figura de Chávez, si estando Chávez con vida, se ven acciones que afean y enrarecen al proceso, imaginemos la revolución sin Chávez. Se caerían muchas caretas infiltradas en el estado, y eso traería nefastas consecuencias dentro del pueblo revolucionario, que a la postre desataría un caos. Les aseguro, que a la insania para nada le agradaría este escenario, las hordas chavistas en la calle, como suelen ser llamadas por los cancerígenos opositores. La plebe de Chávez esparcida por las calles, reclamando rectitud dentro de los dirigentes revolucionarios, que muy seguramente desviaran el curso del comandante. Y esa plebe es a la insania opositora, el equivalente a un fin de semana en casa, acompañado de Freddy Krueger.

El problema de esas mentes, es que a ellos les fastidia la figura de Chávez en lo físico. Más no en lo económico, connotados y prominentes voceros de la insania, han declarado en medios de su propiedad. ¡Qué en ningún gobierno en Venezuela, los industriales han ganado tanto dinero, como en el gobierno de Chávez! Esas son palabras de Miguel Enrique Otero, notable mesías de la Falsi Media latinoamericana. Uno de los pacientes con más alto grado de insania, en la granja de psicópatas y enajenados en Venezuela. Este individuo hijo de un prominente luchador social en Venezuela, se atrevió a declarar a los medios, que él nunca había ganado tanto dinero, como lo había ganado en la era  Chávez.

De hecho es dueño de “el Nacional”, uno de los medios que más intoxica la mente de la insania venezolana, y ahora acaba de comprar un canal de televisión. Acción esta que corrobora sus acertadas declaraciones, yo les aseguro, que en el fondo de su enfermedad y nostalgia por el poder, lo último que desea Otero, es que Chávez abandone la nave. Y así al igual que él, pensarán la mayoría de enajenados que día a día se forran de dinero en revolución. Y que convierte a Venezuela en poseedora del hospital de enajenados, más poderoso y acaudalado del mundo.