¿El bikini o el burkini?

Publicidad

En Río de Janeiro ha aparecido el burkini y con él los pros y contras a su uso.

El traje de baño que cubre todo el cuerpo usado por las mujeres musulmanas ha creado la polémica sobre el prohibirlo o no.

En el primer caso, prohibirlo, podría crear de manera automática una estigmatización hacia quienes lo usan aunque la intención fuera el lograr mayores libertades en el género femenino.

Los manifestantes sobre esta opción consideran que el burkini es otra manera de manipular y controlar a la mujer contra su propia voluntad. En Cannes, costa Azul, se ha prohibido en sus playas.

En la segunda elección, permitirlo,  estaría a favor de dejar que las personas tengan la libertad de escoger su propio modo de vida y, de no imponerles nada o, el estilo occidental, impidiendo a la vez el rechazo hacia el Islam.

Otros miran hacia la integración de la diversidad de las culturas en el mundo, lo que abriría las puertas a todas las religiones sobre el libre uso de toda clase de miniprendas o maxiprendas. Así que una musulmana podría utilizar un bikini y, una occidental un burkini sin más contratiempos y a la vez sin renegar de su religión.

También existen las posturas radicales que piensan que cada cultura debe ir por su lado, un posicionamiento que rechaza de plano toda mezcla de razas y costumbres, son   posiciones racistas creyentes de una supremacía a la que todos, los burkinistas o bikinistas dan la espalda.

participa@latinpress.es

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More