Publicado en: 15 diciembre, 2015

El aumento de participación evita la victoria del Front National de Le Pen

Por Arainfo

El partido de Le Pen, que había ganado en seis de las trece circunscripciones, se queda sin gobernar ninguna región. La derecha de Les Républicains de Sarkozy gana en siete regiones, mientras que el Parti Socialiste del presidente Hollande conserva cinco gobiernos regionales. En Corsica gobernará la alianza entre nacionalistas moderados e independentistas.

El ultraderechista Front National (FN) de Marine Le Pen no ha conseguido ganar ningún gobierno regional en la segunda vuelta de las elecciones locales francesas celebradas este domingo, a pesar de haber mejorado en número de votos los resultados de la primera, en la que fue el partido más votado en seis de las trece circunscripciones.

Con el 91% del escrutinio, la derecha de Les Républicains -liderada por Nicolas Sarkozy- ha sido la lista más votada con el 40,52% de los votos, por delante del Parti Socialiste del presidente François Hollande (28,55%) y del Frente Nacional (28,38%), según datos oficiales del Ministerio del Interior.

Estos resultados dan a Les Républicains el gobierno de siete regiones, incluidas el Norte-Paso de Calais-Picardía y Provenza-Alpes-Costa Azul donde el PS anunció que no se presentaría en segunda vuelta con la esperanza de detener Marine Le Pen y su sobrina, Marion Maréchal-Le Pen, cabezas de lista en ambas regiones por el Front National.

Además de en estas dos regiones, el partido de Sarkozy gobernará en Alsacia-Lorena-Champaña-Árdenas, Auvernia-Ródano-Alpes, Isla de Francia, Normandía y País del Loira) y los socialistas, que hasta ahora dominaban todas menos una, lo harán en cinco (Aquitania-Limousin-Poitou-Charentes, Borgoña-Franco Condado, Bretaña, Centro-Valle del Loira y Languedoc-Rosellón-Mediodía-Pirineos). En Corsica gobernará la alianza entre nacionalistas moderados e independentistas.

La movilización ciudadana, con una tasa de participación que rondó el 60%, consiguió dar la vuelta a los resultados de la pasada semana, y evitó que la ultraderecha escapara de su limitación histórica, la de superar el 50% de los votos en una segunda ronda. Pero el propio primer ministro, Manuel Valls, advirtió de que no es momento de “alivio” ni de “triunfalismos”, porque el peligro de la extrema derecha, según lo demuestra la primera vuelta y elecciones pasadas, “no se ha eliminado”.

www.arainfo.org

 

-->
COLABORA CON KAOS