El arzobispo de Pamplona recomienda a las víctimas del franquismo que «olviden» lo sucedido.

El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, afirmó ayer que la ley de la Memoria Histórica, que se encuentra en tramitación parlamentaria, es una «ley innecesaria» porque «puede abrir heridas que el tiempo ha ido curando y esto es lo que hay que procurar: cerrar definitivamente las heridas». El arzobispo, en unas de sus primeras declaraciones públicas, sigue la línea en este campo de su antecesor, Fernando Sebastián que en su dia puso grandes impedimentos a la aprobación en el Parlamento foral de una declaración que reparaba, al menos moralmente, el recuerdo de las más de 3.000 víctimas del franquismo en Navarra. Las diferentes asociaciones que las representan censuraron el pronunciamiento del máximo dirigente de la Iglesia en Navarra que no obstante, también encajan con el realizado por diversos líderes de la Conferencia Espiscopal y con los sectores más conservadores del PP, como el propio Mayor Oreja que rehusó recientemente condenar el franquismo.

En declaraciones a Europa Press , monseñor Pérez indicó que se trata de una ley «que no puede cambiar la historia». «Como bien se sabe la historia pasada, guste o no, es lo que sucedió y no se puede cambiar», agregó.

Según añadió, «los romanos hicieron cosas que para muchos eran buenas y para otros malas; la historia no va a cambiar porque se haga una ley de 'memoria'». «Además se distorsiona la historia», dijo, para añadir que «lo mejor es buscar cauces donde se olvide con el perdón y la misericordia».

«Dios nos enseña, como dice el evangelio, a esto; si el padre al hijo pródigo le hubiera aplicado una ley inmisericorde, no hubiera podido recibirle en su casa. Busquemos más lo que nos une que lo que nos separa, decía Juan XXIII. Pero luego se presentarán problemas: ¿qué hacemos de los pantanos, del Valle de los Caídos, de los cementerios como Paracuellos? Lo mejor es que no se lleve a cabo dicha ley. Aprendamos de los años de la transición que nos ayudó a mirar hacia delante y no hacia atrás. Y todos podemos colaborar mejor. Volver la mirada hacia atrás es inútil y no conviene», concluyó.

A las palabras del arzobispo se refirieron ayer mismo los portavoces de la asociación que bajo el nombre de Ahaztuak 1936-1977 (antes ya funcionaba en la CAV), se presentó ayer en Pamplona » ciudad de abundante y ostentosa simbologia franquista», recordaron antes de criticar la postura de UPN o la Iglesia sobre este tema. En el caso del actual arzobispo Francisco Pérez Garcia opinaron que «lógicamente para una Iglesia que avaló en todos los momentos el golpe franquista, que avaló el regimen franquista durante cuarenta años y que sigue siendo socio inseparable de la derecha mas cavernaria en Navarra y en el Estado la Memoria Histórica democratica y todo lo que esta implica es algo que no le gusta en absoluto». Ahauztak, no obstante, también criticó la Ley de Memoria Histórica al considerarla una «filfa» que busca pasar página.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS