El Ajiaco Latino.

&nbsp Por Sinue Escolarte.
La Habana, Cuba

sinuescolarte@gmail.com
&nbsp
Mientras en América Latina sigan&nbsp fomentándose las&nbsp ideas que consiguen el retroceso y cierre de las economías con sus inclinaciones estatistas, revestidas con el disfraz inverso de crecimiento bienestar y justicia social, proyectadas sobre un futuro de esperanzas y sueños&nbsp junto al&nbsp neopolulismo infestando&nbsp las embotadas y confusas mentes de las tribus medianas utilizadas para el&nbsp contagio emocional y la&nbsp distracción visual que las insita a vivir aplatanadas en el dependiente subsidio lumpenizador&nbsp y la obligada obediencia frustrante, estará garantizado el destino de nuestros pueblos hacia la fiesta de la&nbsp pobreza, con una&nbsp inmensa&nbsp alegría y un&nbsp entusiasmo ferviente, gritando consignas,&nbsp arrollando en la comparsa antes de&nbsp que llegue la orquesta.


La atmósfera que se respiró y se comprobó en las imágenes de los jefes de estado en el conclave,&nbsp no&nbsp se muestra&nbsp homogénea y transparente. Se notan las diferencias de&nbsp intereses, algunos por el poder, la indiferencia,&nbsp el desconcierto y la desintegración de otros y la tendencia liberal de la mayoría adornada por el discurso colectivista de moda de casi&nbsp todos.&nbsp Son un arcoiris de conceptos, ideas y necesidades, en busca de un consenso común. Si se reúne lo que se habló no se concreta una línea de ideas parecidas.

&nbsp Las intenciones, la variedad de&nbsp propósitos, la diferencia entre las tendencias y las ambiciones, son muy&nbsp marcadas entre los mandatarios, constituyéndose en un enorme obstáculo para los fines que se persiguen de alcanzar&nbsp una verdadera integración. Una integración sin supraestado no lo será al no existir quien haga cumplir la palabra, los acuerdos y las leyes por sobre los gobiernos&nbsp y no se podrá&nbsp constituir sin unanimidad, la misma&nbsp que no se&nbsp percibe en este contexto donde mas de uno quiere ser el líder.&nbsp

&nbsp Se comienza muy mal en este deseo, además de muy tarde en relación a los mas adelantados, si la&nbsp prudencia, la verdad, la&nbsp tolerancia, el&nbsp respeto y la sensatez, no están presentes en buena proporción, atributos que por el contrario se encuentran incorporados negativamente en nuestra cultura, junto a la violencia y la pasión que nos caracteriza. Nada mas apreciar la impuntualidad de dos de los mas influyentes, dando el mal ejemplo de la desconsideración llegando después de comenzada la cumbre. Así lo hicieron, la presidenta de Argentina que era la segunda en&nbsp el uso de la palabra y el presidente de Venezuela, aun sin aprobársele su inclusión, convertido en portavoz mayor del antinorteamericanismo, con&nbsp la retórica de confrontación constante, alérgica y, su inclinación al falso proteccionismo humanitario que deteriora las relaciones con los mas pudientes y desarrollados, para engrandecer su mesianismo entre los inferiores.



&nbsp Las bases de una sana integración son la cultura integracionista,&nbsp la&nbsp educación y la franqueza&nbsp de&nbsp los pueblos y sus lideres. En estos aspectos,&nbsp en&nbsp organización y seriedad, les&nbsp falta&nbsp bastante por conseguir a los nuestros.&nbsp


Hace mucho que el presidente brasileño forcejea por la supremacía del mandato en la región e incluso, lo confirma en su discurso cuando&nbsp señala que para integrarse en economías mas amplias y abiertas al mundo,&nbsp necesita juntarse primero&nbsp con los vecinos. Sabe que estar a la cabeza le daría ventajas y lo pondría en similar posición que otras potencia&nbsp con privilegiadas posibilidades.&nbsp Su elevadísima economía creciente y pujante, la disminución de la pobreza, el lugar que ocupa en el consejo de seguridad, sus inmensas inversiones y su respaldo político,&nbsp le&nbsp ofrecen una&nbsp clara ventaja.

&nbsp Pero el síndrome obsesivo de poder y&nbsp la desesperación por implantar una tiranía latinoamericana globalizada,&nbsp le dan al mandatario venezolano un matiz de contradicción en la pugna por&nbsp el mismo&nbsp escaño, que detiene el lógico trabajo en equipo exigido para llevar adelante un proyecto de tal magnitud. Otro claro ejemplo de la absurda discrepancia es la resistencia a la entrada de Venezuela al&nbsp Mercosur,&nbsp defendida en su favor&nbsp por Lula que sabe que de hacerlo&nbsp estaría&nbsp en la cola, con lo que se neutralizan las necesidades de mando populista y radical del oso pardo. No hubo acuerdo tampoco en la elección de un secretario para la Unasur ya que el presidente de Paraguay&nbsp no dio su voto para el expresidente&nbsp Kirchner. La no desaparición del doble arancel&nbsp externo y el código aduanero&nbsp entre argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay,&nbsp tampoco encontró solución entre los lideres y solo coincidieron en adquirir la exportación de los productos&nbsp de Bolivia&nbsp negada a ser&nbsp asumida por EE.UU. El banco del sur es otro proyecto, otra posposición.

&nbsp Ecuador y Venezuela hablan de no pagar la deuda no teniendo en cuenta sus consecuencias y no hay replica por parte de Argentina, que ascendió a mas de 6000 puntos en el riesgo país para las inversiones y se mantuvo así después de haberla pagado. La mala reputación&nbsp de los gauchos&nbsp persistió, retrasando su mejoría económica, favorecida en su momento por las inversiones Chinas y el alza mundial de la economía, que por aquella razón y su incapacidad de apertura&nbsp no&nbsp supieron aprovechar. Ahora, Cristina&nbsp pide relacionarse con otros mercados. Continúan los bandazos de La Pampa. Chile, el mas adelantado y&nbsp primera&nbsp copia norteamericana en las americas, no apareció hablando&nbsp en la T.V. a nuestro alcance. No son ellos&nbsp los que mas necesitan integrarse porque están bien insertados en la palestra internacional con el mas alto&nbsp PAP.&nbsp Y Méjico, integrada exitosamente&nbsp al ALCA, tal vez&nbsp asistió&nbsp como ¨¨espía¨¨, pero sin embargo fue Felipe Calderón quien mas pidió apertura para atraer mayores inversiones y combatir la crisis. Es lógico, ya probó sus ventajas.&nbsp


&nbsp Punto y aparte para Cuba que solo puede escuchar, ninguna opinión a favor nos incluye. Tantos deseos de colaboración y no se olvidan del bloqueo y lo rompen comerciando con nosotros, no subsidiándonos ni con donaciones ni limosnas. Con intercambio igual, para que haya un nuevo orden económico justo y equitativo como pide en todas las tribunas nuestro máximo líder y Hombre Mas Bueno Del Mundo.&nbsp El problema es otro. Ni tenemos reserva monetaria, ni créditos, ni producción, ni valor agregado en la poca materia prima que extraemos, Ni hay confianza en que paguemos porque fuimos los primeros incitar el no pago de la deuda.&nbsp De ahí que odiemos con saña&nbsp la globalización inalcanzable.&nbsp &nbsp


Pero en una inteligente maniobra de utilización que no vio nuestro representante, El presidente Lula&nbsp lo revistió de honores con palabras de admiración con almuerzo,&nbsp pioneros y banderitas, para que fuera la imagen política que desea mantener, mientras por otro lado y en otro momento,&nbsp declara que su principal inversor es sin dudas los Estados Unidos, que su mejor comercio esta allí. Que el no es tonto. Se globaliza mientras engrandece al bastión del&nbsp socialismo con la entrada de Cuba al grupo del Rio, con lo cual seguirá teniendo el apoyo de la ola izquierdista que recorre el continente. Papel triste para nosotros ver como en un&nbsp lugar donde se está buscando apertura, incremento&nbsp de inversiones, de competencia y mercado,&nbsp el presidente cubano&nbsp señala&nbsp lo injusto y egoísta&nbsp del orden económico internacional que allí se defiende considerándolo un obstáculo para la integración, pero a su vez, observándolo con justificable optimismo. Quien entiende? De que manera se integrará nuestro país si continúan estos juicios obsoletos y congelados por la historia? Es muy triste&nbsp saber que no pintamos nada como pueblo, que no recibiremos nada y que ni siquiera en ese incompleto ajiaco donde faltan los principales&nbsp ingredientes, los&nbsp que le dan mejor sabor, los cubanos,&nbsp no somos ni&nbsp el colesterol.&nbsp &nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS