El año II de Fecal: Engaño y represión

El año II de Fecal: engaño y represión
&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Edgar González Ruiz

&nbsp En su segundo año, el gobierno espurio cree haber consolidado su poder al grado de implantar sus proyectos de represión y militarización, las reformas económicas contrarias al bienestar de las mayorías y la destrucción del estado laico.
&nbsp
&nbsp Pasado el conflicto poselectoral, el gobierno fecal pone de manifiesto a diario que no le interesa la inquietud popular en la medida en que esta puede ser controlada por la radio y la televisión, medios a los que son adictos muchos mexicanos, en detrimento de la lectura de libros y periódicos.
&nbsp
&nbsp Sorprendentemente algunas personas han llegado a hacer suyas las consignas oficialistas&nbsp que repiten a coro periodistas convenencieros, cuyas voces han cambiado de dueños cada seis años.

&nbsp &nbsp Pese a su infantilismo, la historia ridícula de que hace falta militarizar al país para «combatir el crimen organizado» (como si la delincuencia de gran envergadura fuera independiente del ejército y de los empresarios) es tema cotidiano de los diarios oficialistas y de los medios electrónicos.

&nbsp &nbsp Los medios tratan de dictarle a la gente sus prioridades,&nbsp como la de instaurar los proyectos típicos de la llamada ideología de la inseguridad, que se basa en la falacia de que la delincuencia&nbsp es el mayor problema de las sociedades, y no la pobreza, la desiguladad, la falta de educación y de cultura,&nbsp así como la falta de&nbsp respeto a las libertades individuales.
&nbsp
&nbsp Por el contrario, la ideología de la inseguridad niega&nbsp o limita las libertades individuales,&nbsp propicia el armamentismo y reprime a los movimientos sociales con el pretexto del «combate a la delincuencia». Hay incluso quienes critican los operativos militaristas del gobierno fecal sólo por considerarlos ineficaces y no por las ideas que suponen,
&nbsp &nbsp
&nbsp &nbsp &nbsp Copiando la idea fascista de Bush de la «guerra contra el terrorismo» y de la «guerra contra las drogas»,&nbsp los medios oficialistas tratan de que la gente&nbsp crea en sus fantasías y olvide lo que tiene a la vista: que el principal gobierno terrorista es el de Estados Unidos&nbsp y que la única solución para evitar&nbsp que el narcotráfocio sea un problema social es la despenalización de las drogas, que obedece además al imperativo ético de respetar las decisiones ajenas.
&nbsp
&nbsp &nbsp &nbsp Grandes sectores de la sociedad, y en especial de las nuevas generaciones, son muy vulnerables frente al engaño mediático, por el abandono de los contenidos humanísticos en la educación y por los hábitos creados por la publicidad comercial, que sirve para vender malos productos a precios elevados.

&nbsp De la misma manera, los medios promueven imágenes y consignas absurdas, o inatinentes, pero útiles para imponer proyectos contrarios a los intereses mayoritarios.

&nbsp &nbsp La guerra sucia que llevó a cabo el PAN, los empresarios y el clero, se prolonga día con día mediante ataques a la izquierda, a las políticas de bienestar social y al estado laico, y con infames defensas a las fuerzas ultraderechistas.

&nbsp &nbsp Representando los intereses de medios cada vez más derechizados, locutores y columnistas&nbsp siempre gobiernistas, e incluso dependencias como la SRE y la SHCP salieron a la defensa del empresario Lorenzo Servitje, patrocinador de la ultraderecha desde hace décadas, para lo cual esos personajes orquestaron una campaña difamatoria contra el gobernador de Venezuela, porque sensatamente denunció ante el gobierno de su país las actividades que contra Chávez llevan a cabo Servitje y demás gusanera de la ultraderecha.

&nbsp &nbsp Incapaces de convencer a la gente de que apoye las campañas antiabortistas del clero, ahora los «grandes» medios han lanzado una nueva campaña diffamatoria contra el gobierno del DF, para cuestionar la despenalización del aborto, con el pretexto de&nbsp que una adolescente murió&nbsp por&nbsp negligencia médica durante un aborto legal,&nbsp con lo que se busca truculentamente cambiar la mentalidad liberal de mucha gente en la capital mexicana, engañandola al ocultarle el hecho de que ante un solo caso de negligencia, hay más de 6 mil de mujeres que han visto sus vidas salvadas al resolver fácilmente&nbsp un problema, el de abortar, que antes pudo haber sido para ellas un drama de vida o muerte.&nbsp

&nbsp La propuesta del clero en torno al aborto consiste simplemente en&nbsp encarcelar a las mujeres que aborten..&nbsp A la jerarquía no le interesa&nbsp para nada la vida de las muejres que recurren al aborto, por lo que las obligan a hacerlo en condiciones de clandestinidad, y en su sexofobia a la vez que se opone al aborto, se opone a los anticonceptivos y al uso del condón, que al evitar los embarazos no deseados, evitan los abortos, .&nbsp

&nbsp A la vez, nunca, ni&nbsp suquiera en los últimos meses del gobierno de Fox, cuando&nbsp Abascal estuvo al frente de la Segob, el clero había tenido tanto poder y presencia en el gobierno, al grado de&nbsp que se ha nombrado como responsable de asuntos religiosos a una militante ultraderechista de toda la vida: Ana Teresa Aranda, quien por añadidura carece de cualquier formación académica o profesional, ante lo cual los medios&nbsp callan mañosamente.

&nbsp &nbsp Y casi todos ellos hacen lo mismo ante realidades&nbsp más&nbsp peligrosas todavía, como la reinstauración del binomio clero-ejército, que ha estado vigente en muchos países de América Latina, con excepciones como la de México, que por mucho tiempo&nbsp se había salvado de las dolorosas consecuencias que implica la presencia del clero en los cuarteles.

&nbsp En suma, el gobierno fecal, la jerarquía católica, los grandes medios de comunicación y los empresarios&nbsp ultraderechistas&nbsp defienden proyectos e intereses comunes.

&nbsp Sin darse cuenta, mucha gente pasa&nbsp de ser víctima a cómplice de la manipulación mediática, mientras que los traidores son quienes, aunque sea por un momento, que suele ser el decisivo, apoyan al gobierno fecal,&nbsp a la jerarquía conservadora, o a los grupos&nbsp ultraderechistas.&nbsp &nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS