El 6% del PIB en educación en Panamá

Publicidad

 
La educación es uno de los factores más importantes para el desarrollo de un país. La Ley Orgánica de Educación en su artículo 266 mandata que el gasto público en educación no será inferior al 6% del Producto Interno Bruto del año anterior. Para una educación pública de calidad es impostergable la aplicación de ese acápite. El PIB de Panamá para el año 2015 fue de $52.13 mil millones de dólares (según el Banco Mundial). Así que, subir o bajar algún porcentaje de gasto e inversión pública según el PIB es una tremenda responsabilidad, porque estamos hablando de miles de millones.
Todo panameño con buen sentido común apuesta por una educación pública de calidad en todas las dimensiones (desde el COIF hasta la universidad). Es un paso importante equipar con el 6% del PIB a la educación, pero no lo es todo, se requiere de la toma de conciencia de toda la comunidad educativa (padres de familia, docentes, administrativos, estudiantes y el ejecutivo), de que sólo es posible una educación pública de calidad si todos ponemos de nuestra parte, de lo contrario cambiaremos (de %) para quedar en lo mismo.
Para que el 6 % del PIB se traduzca en una educación pública de calidad, por lo menos se tienen que plantear los siguientes objetivos (que en parte están contemplados en el acuerdo entre la Comisión de Alto Nivel y los Gremios Magisteriales) a corto, mediano y largo plazo:
Proceder a pagar la deuda a los docentes y el ajuste salarial escalonado.
Erradicar las escuelas ranchos.
Equipar todas las escuelas con la infraestructura adecuada con acceso a las tecnologías de la información y comunicación.
Modificar el método de reclutamiento de los docentes. (Mayor rigurosidad a la hora de los nombramientos).
Crear los mecanismos cuantitativos y cualitativos de evaluación a los docentes. (Con un espíritu correctivo).
Evaluar al ejecutivo, en particular al Ministerio de Educación. (Teniendo como indicador principal la gestión del presupuesto).
Realizar un diagnóstico de las evaluaciones para tener los datos precisos de cuáles son los puntos débiles por reforzar, y cuales los puntos fuertes para potenciar (la educación tiene que ser un proceso progresivo).
Actualizar anualmente los programas de estudio según los avances científicos.
Capacitar a los docentes mediante alianzas estratégicas con las universidades estatales para la educación continua según la especialización.
Estos objetivos son factibles si hay voluntad y capacidad política.
Abdiel Rodríguez Reyes 
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More