El 50% de los trabajadores y trabajadoras españolas trabaja más de 48 horas a la semana

Por Kaos. Laboral y Economía

En 2017 mientras el 50% de los trabajadores asalariados españoles superó las 48 horas laborales por semana, el horario de la mayoría de los autónomos -muchos de ellos asalariados encubiertos- superaron las 60 horas semanales.

Cien años después de la heroica lucha de la Canadiense por la que se conquistaron las 40 horas semanales, la clase trabajadora española, vista de conjunto, sigue muy lejos de mantener aquella conquista.

Así la mayoría de las asalariadas y asalariados españoles trabajan más de 40 horas semanales y muchos incluso superan las 48 horas, según datos de la consultora Mente y Vida que revela que, estando fuera del horario de trabajo,  quienes incluso no tienen una jornada laboral tan extensa sienten en su mayoría la obligación de estar pendientes y de contestar el móvil por cuestiones laborales fuera del horario de trabajo.

Según los datos de la consultora referidos a 2017, mientras el 50% de los trabajadores y trabajadoras asalariadas españolas superó las 48 horas laborales por semana, el horario de la mayoría de las y los autónomos -muchos de ellos asalariados/as encubiertos/as- superaron las 60 horas semanales. El exceso de horas laborales afecta a seis de cada 10 ciudadanas y ciudadanos españoles, lo que produce estrés laboral y otros problemas de salud.

Sólo falta añadir a ello otros datos relevantes que informan del retroceso de las condiciones laborales y salariales de la clase trabajadora en las últimas décadas: más de la mitad de las horas extras no son abonadas, los salarios han sufrido una fuerte caída en los últimos años y los índices de precariedad siguen batiendo récords. Son la consecuencia de la ofensiva neoliberal de la patronal y sus gobiernos durante las últimas décadas. En ese sentido deberíamos remontarnos al Estatuto de los Trabajadores y a los Pactos de la Moncloa, producto del pacto que propició el actual régimen del 78, que tuvo continuidad en la sucesión de reformas laborales y recortes de derechos sociales (pensiones, desempleo…).

Una situación que sólo se explica, por otra parte, por la políticas desmovilizadoras y conciliadoras llevadas a cabo por las direcciones políticas y sindicales mayoritarias entre la clase trabajadora. Y es que así es la lucha de clases: las conquistas logradas con la organización y la movilización, se van perdiendo cuando éstas se debilitan, dándose la paradoja de que cuando la mejora de la productividad, con el constante desarrollo de la técnica, haría posible una rebaja sustancial del horario de trabajo y una mejora general de las condiciones de trabajo y de vida de la clase trabajadora, la dinámica a la que estamos abocados es la contraria. Es la lógica implacable del capitalismo y de la lucha de clases. Una lección elemental e imprescindible sin la cual no parece posible revertir la situación.

-->
COLABORA CON KAOS