El 24% de las trabajadoras tienen un empleo parcial, tres veces más que entre los hombres

Publicidad

En términos laborales, la desigualdad entre hombres y mujeres se manifiesta en muchas formas, la mayoría de ellas interconectadas. Desde la inequidad en los sueldos a una mayor tasa de paro, pasando por los conocidos techos de cristal o las diferencias existentes en términos de permisos parentales para el cuidado de los hijos. Pero también en la calidad del empleo, donde la parcialidad y la temporalidad son dos de los fenómenos más importantes. Según datos recientemente publicados por Eurostat, durante 2017 el 23,9% de las mujeres con trabajo tenían un empleo a jornada parcial, un ratio 17 puntos mayor que el de los hombres, que se situó apenas en el 6,9%.

Según las cifras del portal estadístico, las diferencias de género entre hombres y mujeres en términos de parcialidad ni son una novedad ni se reducen exclusivamente a nuestro país. Eurostat advierte que, en el conjunto de la Unión Europea, “el crecimiento del trabajo parcial representa un cambio significativo en las condiciones laborales”, con una tasa que ha pasado del 15% en 2002 al 19% durante el año pasado. Esto no ha hecho más que intensificar una brecha de género todavía más alta que la de España: durante 2017, casi una de cada tres mujeres (el 31,1%) tenían un trabajo a tiempo parcial en el continente. Entre los hombres, el ratio era casi 23 puntos menor (8,2%).

 

 

En el caso español, la serie histórica también indica una importante diferencia de género durante los últimos años, pero con un aumento más pronunciado que en el resto de la UE. Entre 2002 y 2017 el trabajo parcial aumentó 7,4 puntos entre las mujeres, mientras que para los hombres apenas lo hizo en 4,5.

El términos de calidad, el trabajo parcial puede ser una herramienta útil para complementar el tiempo de formación de la población u otros espacios no laborales. Sin embargo, se ha convertido en un rasgo característico de la falta de alternativas y oportunidades en el mercado laboral, tal y como ocurre en España: en 2017, un 9,3% de la fuerza laboral del país tenía un trabajo con jornada parcial de forma no deseada, una cifra que triplica la media de la OCDE. O también como la consecuencia de las múltiples desigualdades que sufren las mujeres en términos laborales: mientras que las tareas de cuidados de niños, ancianos y personas con discapacidad son asumidas por el 13,1% de las mujeres, apenas el 1,9% de hombres participa de las mismas.

La temporalidad es uno de los fenómenos que se ha generalizado tanto en la Unión Europea como en España. Entre 2002 y 2017, la proporción de trabajadores con un empleo temporal en la UE pasó del 11% al 13%, con una proporción casi idéntica de hombres (13%) y mujeres (14%) en esta situación durante el año pasado. En España no solo se dobla la tasa de temporalidad de la UE –26%, la más alta entre los socios comunitarios–, sino también la diferencia entre hombres (25,5%) y mujeres (27,3%).

 

ctxt

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More