Eguzki denuncia la apuesta por un centro comercial en Salburua

Eguzki propone un debate sobre el modelo comercial y los efectos del comercio en centros comerciales y denuncia la facilitad por la ampliación de espacio edificable a Hipercor.

Hipercor plantea en Salburua un centro comercial, otro más en la ciudad, regalándoles mediante una modificación ad hoc, la ampliación de la edificabilidad, con dos áreas previstas: una de supermercado y otra de diferentes tiendas en el sector de textil/hogar.

Se trata de un equipamiento más dentro del “sector 15”, donde encontramos edificios tan dispares como El Buesa Arena (cancha del Baskonia), la ciudad deportiva BAKH, el edificio corporativo de la Caja Vital Kutxa, el centro Ataria de interpretación de la naturaleza, y unos apartamentos tutelados.

La primera crítica y denuncia ante el proyecto de desembarco en Gasteiz de Hipercor, desde una planificación urbanística y comercial sostenible, es que el sector 15 no esta enmarcado en los principales ejes de comunicación y tampoco cuenta con acceso directo del transporte público (ni ahora, ni con las futuras líneas urbanas ni de tranvía). A un lado, tiene la barrera de un polígono industrial y, al otro, están los humedades.

Ubicado en dicho sector, porovoca desplazamientos a dicho nuevo centro comercial en vehiculo privado, y el acceso de tráfico desde la ciudad puede convertirse en un cuello de botella.

Por otra parte, ni es una demanda ni necesidad de la ciudad ni es un modelo de compra consciente, de proximidad y de barrio que genere (como se nos intenta vender «comercio es vida», puesto que es macrocomercio y no integrado en un espacio vital sino centro alejado de cualquier barrio. No es un supermercado de barrio ni así se quiere vender, pues no esta integrado en el nuevo Salburua, sino alejado por el humedal.

No es bien visto por el pequeño comercio, y en este caso Gasteiz-On ya se ha opuesto en post de los principios de sostenibilidad, medioambiente y de servicio como eje estratégico del desarrollo de la ciudad, pero habrá que ver si no es una oposición simbólica como hicieron en Lakua y Boulevard, o bien obedece más a un razonamiento de modelo de ciudad y de ordenación de la actividad comercial, porque no se puede estar alabando los centros comerciales, los parkins, y planes como el Proyecto Alhóndiga sin efectuar un diagnóstico de la ciudad actual, de la evolución de población, y de las carencias del comercio minorista, frente al de cadenas y negocios escaparates en grandes pasillos cubiertos ,marginando al resto de comercio y de vida de la ciudad, otras postales tan reales pero quizas no tan bonitas o no tan vistosas.

Desde Eguzki, un proyecto de centro comercial no integrado en la ciudad, no demandado ni necesario, que afecta gravemente al comercio minorista de barrio en esta situación económica, y que obliga a acudir en vehículo privado, supone un modelo comercial y urbanístico contrario a la sostenibilidad, precisa una movilidad innecesaria y agrede al discurso verde que nuestro Ayuntamiento alardea. Hagamos sostenible el comercio local, evitemos desplazamientos y centros comerciales no integrados y hagamos la ciudad, y el comercio, para las personas, y no incitemos al desplazamiento hacia fuera de la ciudad a centros comerciales que se demuestran incapaces de perdurar en el tiempo con calidad y valores sostenibles.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS