EE.UU. Día Internacional del Preso/a Político/a: Una lenta muerte para Mumia Abu-Jamal

Publicidad

¿Qué significa para los cientos de miles de presos en los Estados Unidos cuando el prisionero más famoso del mundo se enfrente a una posible muerte por negligencia médica en una prisión de Pennsylvania? A menudo llamado «La Voz de los Sin Voz», por sus innumerables publicaciones y programas de radio y televisión mostrando las injusticias del sistema de justicia penal, Mumia Abu-Jamal ha visto escurrir su salud en cuestión de meses. Miles de defensores en todo el mundo y de frecuentes visitantes no podían detener el ardor de las lesiones obscuras que cubrían todo su cuerpo o la fatiga profunda que, desde febrero, le ha implicado dormir como en una especie de trance, o guardias que lo castigan con la denegación de llamadas, de visitantes y de patio para dormir durante las alarmas y la cuenta de la mañana. ¿Qué quiere decir que el 30 de marzo Mumia Abu-Jamal cayera inconsciente a causa de una incontrolada -y no diagnosticada- diabetes?
 
La condición de Mumia hace evidente la negligencia sistemática y el abuso hacia los prisioneros en nuestra nación mediante un vasto y siempre creciente sistema de encarcelamiento masivo. Una dieta diaria rica en hidratos de carbono, sal y azúcar ha dejado a aproximadamente unas 80 mil personas padeciendo de diabetes. Viene a agravar esa inadecuada nutrición una atención médica exigua, provista con gran lucro por parte de un proveedor que cosecha unos US$1,5 mil millones de dólares al año en beneficios por contratos de salud carcelaria. Utilizando un modelo HMO[2], que pone la reducción de costos por encima de todo, la empresa de salud correccional Corizon ha pagado millones debido a sentencias legales por tratamientos insuficientes o tramposos. No es de extrañar, entonces, que el Departamento de Justicia informara que cerca del 40% de los presos y encarcelados en el período 2011-2012 reportaran condiciones médicas crónicas tales como asma, cáncer, enfermedades cardíacas, elevada presión arterial -y diabetes.
 
Durante tres días, Mumia recibió tratamiento en la UCI de una clínica cercana. Sus niveles de azúcar y sodio sanguíneos fueron catastróficamente altos, de 779 y 168, respectivamente. La última vez que él fue hospitalizado fue el 9 de diciembre de 1981, la noche del asesinato del oficial de policía Daniel Faulkner, por lo cual Mumia fue condenado en un juicio plagado de violaciones constitucionales. Esa misma noche, Mumia fue baleado y golpeado casi hasta morir por la policía. Cuando finalmente fue llevado al hospital de un furgón de policía, fue lanzado por la policía al piso de la entrada de la sala de emergencia. Después de la cirugía, despertó a un oficial de policía que pisoteaba su bolsa para la orina.
 
Actualmente, Mumia languidece en la enfermería de la prisión enfrentando nuevos ataques. La falta de asistencia, inadecuados cuidados en salud y nutricionales, contribuyeron a un temprano declive de su salud y a la crisis. Con un todavía anormalmente alto nivel de glucosa, duras costras cubriendo su cuerpo y una dramática pérdida de peso de más de 36 kilos, él se encuentra en extrema necesidad de atención por especialistas, tanto de endocrinología como de dermatología, además de una alimentación saludable.
 
Como la salud de Mumia se deteriora, él quiere llamar la atención no sólo acerca de su situación, sino sobre la de todos los presos de esta nación que reciben una dieta no nutritiva y atención de salud sub-estándar de las manos de rapaces contratistas privados. La raza y las dimensiones clasistas de esta crisis refutan la noción de que la raza no importa en la era de un presidente negro. La mayoría de los presos en EEUU son hombres afroamericanos y latinos en edad fértil, encarcelados en un sistema que constantemente viola sus derechos humanos y que devasta su salud. Mumia quiere que usemos su sufrimiento para demostrar que aquellos relegados a los estratos más bajos de nuestra sociedad -los negros, morenos y pobres encarcelados-, no sólo sufren sus sentencias, sino que también enfermedades y la muerte por negligencia.
 
 
* Es directora ejecutiva de la Liga Nacional de Abogados, una entidad progresista establecida en 1937. Es una de las anfitrionas del programa semanal de radio por las libertades civiles Ley y Desorden, en WBAI de Nueva York, retransmitido por varias estaciones de EEUU. Ha seleccionado escritos para una gran cantidad de obras sobre legalidad y DDHH.       
** Profesora de Historia del Baruch College (CUNY) y una de las coordinadoras de laCampaña para Traer a Casa a Mumia. Es editora del libro próximo a aparecer “Escritos en la Pared, Escritos Seleccionados de Mumia Abu Jamal
 
 
Equipo Internacional –CAD CHILE
Abril 18 de 2015
 
 
Sobre Mumia (del sitio mumiaabujamal.com)
 

Mumia Abu-Jamal es un preso político reconocido internacionalmente, autor, activista y periodista. Nacido y criado en Filadelfia, Mumia se convirtió en un activo miembro de la organización comunitaria siendo un joven adolescente y llegó a ser el presidente del capítulo local de la Asociación Nacional de Periodistas Negros y Ministro de Información para Filadelfia del Partido Pantera Negra. Después de haber sido detenido en 1982, en un caso de asesinato que ha sido muy cuestionado por expertos del derecho, figuras políticas en el exterior, y organizaciones mundiales de derechos humanos, Mumia fue puesto en la fila de los condenados a muerte durante casi 30 años y se convirtió en un portavoz autorizado en contra de la pena capital. Él es el destinatario de numerosos premios y reconocimientos, incluyendo el de haber sido nombrado ciudadano honorario de París, Francia, en 2003. Mumia se ha convertido en el más conocido preso político de EEUU de estos días y en un rostro global para muchas de las cuestiones que su caso representa, tales como encarcelamientos en masa, los prisioneros políticos, los inhumanos aspectos de la pena de muerte y la censura de la prensa. En los últimos treinta años, millones de defensores han protestado, ejercido presión y argumentado que Mumia fue atacado por su participación política y que no ha recibido un juicio justo. En 2011, la corte federal de apelaciones ordenó que la sentencia de muerte de Mumia se cancelara y lo condenó a prisión perpetua. Él ha escrito seis libros y centenares de artículos. Activistas, educadores y organizaciones continúan luchando para que Mumia sea liberado y exonerado. Para obtener más información sobre Mumia, por favor lee su biografía completa y visita nuestras secciones sobre el caso de Mumia, recursos, y los medios para involucrarse aquí.



[2] Acrónimo de Health Maintenance Organization, que es uno de los muchos tipos de seguro o plan de salud en EEUU, conocido por restringir el acceso a sus usuarios a la atención médica, hospitalaria y a otros suministros sanitarios proporcionados sólo por la red HMO. Los clientes pueden tener una atención fuera de la red solamente en casos de emergencia médica. Los HMOs son más baratos porque no tienen un deducible, atrayendo con ello a la gente común, pero la calidad de la atención recibida tiene directa relación con el copago. Ver la crítica demoledora de Michael Moore al insuficiente sistema yanqui de salud en:https://vimeo.com/75586414 -Notas del CAD.      
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More