Edward Snowden: «El programa de drones crea más terroristas de los que mata»

Publicidad

Cinco horas de conversación con el activista que reveló lo que muchos sospechábamos: que las famosas Stasi y KGB eran niños de pecho comparados con el espionaje que hace el régimen estadounidense sobre sus ciudadanos y los de cualquier otroa país. Ese sí que es el Gran Hermano, no el que George Orwell erróneamente adjudicaba a la URSS…

En la habitación de un hotel en Moscú, bajo medidas de seguridad, Snowden, de 32 años, pasa sus días y sus noches conectado a Internet, concediendo conferencias para estudiantes universitarios de EEUU o de cualquier parte del mundo, en realidad.

Pero contrario a la idea de que el exiliado político suele ser un individuo privado de algunas libertades, sin conexiones posibles con su país de origen, Snowden está demostrando que esa estrategia contra los disidentes políticos está empezando a fallar.

Su nuevo propósito es “ayudar a los activistas y disidentes que tienen algo que decir, algo que aportar a sus sociedades”, por eso asegura que no importa en donde se encuentre, porque de todas maneras su voz se escuchará.

Desde que envío su primer tuit con el mensaje “Can you hear me now?” (“¿Puedes oírme ahora?”) el 29 de septiembre de 2015, Edward Snowden alcanzó 1,5 millones de seguidores en poco tiempo. Sin embargo él solo sigue una cuenta, la que corresponde a la NSA.

Este hombre, que decidió abandonar su cómodo -aunque ilegítimo- trabajo como analista para Booz Allen Hamilton (contratista de la NSA) para poner en jaque al régimen de Obama con la revelación de información sobre el espionaje a los ciudadanos, está convencido de que los disidentes como él son una fuerza extraordinariamente poderosa que comienza a amenazar a los gobiernos.

Ni siquiera la NSA sabe cuántos documentos se llevó. Las estimaciones afirman que Edward Snowden tuvo acceso total a 1,7 millones de documentos y que le entregó entre 50.000 y 200.000 documentos a los periodistas Glenn Greenwald y Laura Poitras, la realizadora del documental ‘Citizenfour‘, sobre la práctica de intervenciones electrónicas ilegales de la Agencia de Seguridad Nacional, la persecución del régimen de EEUU a SNowden y la huida de este.

Durante la entrevista a la reportera Lena Sundström, Snowden no paró de hablar sobre la (falta de) ética y la (falta de) moral del periodismo de EEUU, la política externa contra el terrorismo, Internet y las redes sociales, y en especial, sobre el lenguaje de los militares, la continuidad de las cárceles secretas y los asesinatos en masa de civiles inocentes en zonas de conflicto.

Si alguien cree ser capaz de evaluar las tendencias totalitarias o el estado de derecho en un país basándose en el nivel de los coches, restaurantes o la última colección de primavera de Stella McCartney se engañe a sí mismo. La pobreza es visible. La falta de democracia no.

Centros de tortura

“El hecho de que estamos pidiendo a países como Suecia que permitan vuelos en los que se traslada ilegalmente a supuestos terroristas, o para que otros países como Rumania y Polonia puedan alojar cárceles secretas, lo mismo que con Tailandia, en donde tenían centros de tortura, hace que estos países comiencen a pensar que estamos de acuerdo con eso (…) porque si EEUU lo hace, debe estar bien.

La guerra contra el terrorismo

El régimen «la legitima por la amenaza del terrorismo, diciendo que salvará vidas y que cualquier persona que se oponga a ella, corre el riesgo de ensangrentar sus manos”, supuestamente porque si no matas a los terroristas, ellos te matan a ti o a soldados de tu patria.

“El programa de aviones no tripulados crea más terroristas de los que mata. No existía el Estado Islámico hasta que empezamos a bombardearlos. La mayor amenaza que enfrentamos en la región nace de nuestras propias políticas”.

“Durante el gobierno de Bush, las personas fueron secuestradas en todo el mundo y arrojados a las cárceles secretas, donde fueron torturados. Durante el gobierno de Obama, los secuestros, las cárceles secretas y las torturas, han sido sustituidas por listados de la muerte y las ejecuciones extrajudiciales de personas, llevado a cabo por aviones no tripulados, conocidos como drones”.

“Los documentos muestran que nueve de cada 10 personas asesinadas por drones no eran los objetivos previstos, sino civiles que después se clasifican como enemigos muertos en acción, lo que se ve mejor estadísticamente”.

También muestran quién decide sobre un objetivo. Como Secretaria de Estado, Hillary Clinton fue una de esas personas. Los documentos demuestran asímismo algo de lo que Edward Snowden ha hablado anteriormente.

«La mayoría de ataques con dornes no están dirigidos contra individuos sino contra teléfonos móviles. Y quien dirije el ataque no tiene ni idea de si la persona que porta el móvil es el objeto de la persecución o es su madre que lo cogió un momento. Es por esto que hay tantos errores en los ataques con drones, y tantas bodas atacadas. La información que utilizan es peligrosa y poco fiable.
Cuando vi estos documentos, no tuve ninguna duda de que esta es la historia geopolítica más importante del año», dice.

“La mayor amenaza que enfrentamos en la región nace de nuestras propias políticas”.

Servicio de inteligencia

“La información que usan es peligrosa y poco fiable”.

“No hay confirmación más fuerte de que el Gobierno participa en actos ilícitos, que los documentos gubernamentales que detallan sus propias fechorías”.

“Después del 11 de septiembre de 2001, repentinamente más de 1.200 organizaciones gubernamentales y casi 2.000 empresas privadas estaban trabajando en el control del terrorismo. Casi cinco millones de estadounidenses tenían algún tipo de autorización de seguridad, y alrededor de 1,4 millones tenían acceso a material de alto secreto. Como alguien lo describió: ‘Las autorizaciones de seguridad fueron entregadas como Kleenex’”.

Todas cmpiten entre sí, todas quieren descubrir y matar más «terroristas», así mantienen o aumentan su presupuesto el año próximo.

Lenguaje de la guerra

“En el lenguaje militar, todo es un acrónimo, todo es un eufemismo. Usted no dice asesinatos, dice neutralizaciones. Usted no dice ‘matar’, sino ‘operación de captura’, aunque nadie va a ser capturado. Ellos tienen su propia cultura”.

“Cuando utilizan la palabra ‘seguridad’ no están hablando de eso, sino de estabilidad. Al igual que cuando ellos dicen que están salvando vidas cuando bombardean personas”.

«Los estudios sobre la tortura de la CIA han demostrado que nunca hubo información de inteligencia significativa sobre el tema, a pesar de haber torturado a mucha gente durante muchos años. El costo de esto no incluye solo la logística de las prisiones secretas, sino también el dinero – estamos hablando de miles de millones de dinero de los contribuyentes – que se ha utilizado para torturar a la gente.»

Sobre el periodismo

“Es decepcionante que la gran prensa nacional, periódicos como el ‘Washington Post’, ‘The New York Times’, eviten informar sobre historias como esta, por razones de competencia, incluso cuando hay un interés público en hacerlo”.

“No es suficiente con que usted pueda escribir cualquier cosa. Los periodistas deben sentir al menos la obligación que corresponde a la realización de un servicio público. Ayudar a la gente a entender lo que necesitan saber, tanto como lo que quieren saber”.

Pero dado que las revelaciones de Snowden mostraron que ni siquiera los periodistas más cercanos al régimen se salvaban del espionaje en su vida privada, las cosas han cambiado.

“Hoy en día, muchos periodistas de investigación en las democracias occidentales trabajan con notas escritas a mano, paseos al aire libre, correspondencia con código encriptado y teléfonos celulares colocados en microondas cuando se trata de material sensible”.

Política

Obama ha dicho que la publicación de las revelacione de Snowden ha «dañado a los EEUU y a nuestras capacidades de inteligencia, había una manera de llevar estas conversaciones sin causar tal daño.» La candidata presidencial Hillary Clinton opinó lo mismo, agregando que EEEUU tiene una tradición de protección a los delatores.

«La tradición estadounidense con respecto a los delatores es enterrarlos», dice Edward Snowden. La prensa tampoco estuvo de acuerdo en eso con Hillary Clinton. Escribieron que estaba completamente equivocada tanto legal como histórica y retóricamente, ya que es obvio que no es así.

Delatores como Edward Snowden, Daniel Ellsberg y Chelsea Manning – que proporcionó documentos secretos a WikiLeaks – pueden dar testimonio de ello. Pero hay muchos más. Desdel el 2007 el FBI viene provocando la caida en desgracia, el suicidio o la huida de altos jefes de la NSA.

Terminología militar

«En el lenguaje militar todo se convierte en siglas, todo se reescribe para que suene mejor. No se dice ejecuciones, se dice homicidios selectivos. Se dice que alguien debe ser «dado de baja / capturado» incluso si se sabe que un drone no va a capturar a nadie. Es una cultura.

Hay una gran cantidad de abstracción en ello. Uno no quiere pensar en el hecho de que en realidad está matando a la gente, que estas personas pueden tener familia. Uno quiere pensar en ellos como cosas, objetivos, como piezas de un rompecabezas. De la misma manera, uno no quiere pensar que estás que estás entrando en el corazón de la infraestructura más importante para la comunicación en el mundo – Google. Que, literalmente, te permite entrar en la vida privada de cada uno. Uno quiere pensar en ello como parte de una infraestructura que puede ser una valiosa fuente de información de inteligencia.»

http://www.dn.se/nyheter/fem-timmar-med-edward-snowden / Traducido por Edimedios y La Haine. Fotos: Lotta Härdelin

Texto completo en: http://www.lahaine.org/edward-snowden-el-programa-de

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More