Eduardo Serra, en ‘Salvados’: «La Universidad gratis es popular, pero no es vital, y la pagan los ricos»

Prensa

El director del programa, Jordi Évole, entrevistó al que fuera ministro popular, preguntándole acerca del pasado y el presente del país en lo relativo a dicho ministerio.

Serra comienza argumentando los motivos por los cuales su ministerio tiene menos recortes que otros asegurando que «hace no muchos años, los presupuestos de Sanidad, Educación y Defensa eran iguales, y ahora, los otros son cuatro veces mayores, por lo que los recortes en Defensa ya se hicieron antes».

«El recorte en Sanidad y en Educación es muy doloroso, pero la solución no es que cerremos los Ejércitos. La defensa es una prioridad de todo Estado, por encima de la Sanidad y la Educación, sin ninguna duda. ¿Y si dejamos de gastar en Defensa y mañana viene Al Qaeda? Sería un paseo militar…», explica.

«A lo mejor se compró armamento por encima de nuestras posibilidades, pero siempre se compró con arreglo al presupuesto, a nuestras previsiones», explica el exministro.

El madrileño agrega que «el gasto de Defensa es impopular y otros gastos los toleramos aunque se hagan capirotes», oponiendo a esto el hecho de que «tener la educación universitaria gratis es popular, pero no es vital». «¿Para qué quiere formar universitarios y mandarlos al paro?, se pregunta. «Tenemos gente estudiando con 21 y 22 años y no trabajando, y se lo pagamos con el dinero de los ricos», concluye.

«Me parece perfectamente que el ministro de Defensa ayude a vender armas. Necesitamos más comerciales en el rol de ministros. Y si los que están han vendido armamento, sus razones tendrán», considera, si bien mide sus palabras cuando afirma que «no vendería mi voto por vender armas a países que violan los derechos humanos, pero el mundo internacional es tan complicado…»

A modo de anécdota, Serra defendió que el ministerio de Defensa tenga piscinas y campos de golf preguntando retóricamente a Évole si «quiere que tengan a los militares a pan y agua».


NOTICIAS ANTICAPITALISTAS