Ecuador. Un libreto bien premeditado

Por ABP ecuador

Que la presencia de este emisario del imperio signifique un caminar por recuperar el discurso y la acción antiimperialista en defensa de la soberanía

“En conclusión,

somos antiimperialistas porque somos marxistas,

porque somos revolucionarios,

porque oponemos al capitalismo el socialismo

como sistema antagónico, llamado a sucederlo,

porque en la lucha contra los imperialismos extranjeros

cumplimos nuestros deberes de solidaridad …”

José Carlos Mariategui

María Angostura ABP Ecuador

 

Con profusión los medios de comunicación han difundido “su sorpresa” ante la visita del Subsecretario de Estado de los EE.UU, Thomas Shannon, al Ecuador y que inicia este domingo 25 de febrero.

Esta visita, si así se la puede llamar, pues habría que verificar que institución o persona del gobierno extendieron la misma: cuál es la agenda y objetivos planteados en esa “invitación a visitar” el Ecuador.

Lo cierto es que la llegada de tan alto funcionario gringo responde a una bien premeditada acción de la potencia imperialista en Latinoamérica y hace parte de la estrategia de política de seguridad del Pentágono luego del desarme de las FARC en Colombia, los preparativos de invasión y/o guerra contra el pueblo venezolano, la instalación de nuevas bases militares, así como la confrontación geoestratégica con los imperialistas chinos que en los últimos años acrecentaron vertiginosamente su presencia en esta parte del mundo.

Esa ofensiva desatada por el imperio norteamericano, no hace más que reactualizar sus objetivos como son:

  • control de los recursos de la región más biodiversa del mundo principal fuente de oxígeno y agua dulce, la Amazonía
  • recuperación del mercado latinoamericano a través de tratados de libre comercio, para garantizar un mercado y extracción de materia prima.
  • control militar de esta parte del continente, nueva agenda de seguridad.

Ofensiva que va acompañada de una mayor presencia de los sectores de la derecha más reaccionaria, que se han lanzado a la reconquista de espacios, como resultado de la debacle de los denominados sectores progresistas que gobernaron varios países de Latinoamérica y que se convirtieron en punta de lanza del afianzamiento de la modernidad capitalista para crear las condiciones de superexplotación de los recursos naturales, reprimarización de las economías, del desmantelamiento de la organización y movilización popular en nuestros países.

En el caso ecuatoriano han ido creando un contexto a su modus operandi: atentando y enfrentamiento, en la frontera, con fuerzas irregulares sin precisar el origen pero que los medios de comunicación y funcionarios gubernamentales presurosos afirmaron su vinculación con la denominada disidencia de las FARC, descubrimiento de campamentos guerrilleros en Sucumbios, incremento de las capturas de embarques de narcóticos, explosiones de vehículos en media carretera, amenazas de bombas en edificios públicos informes de inteligencia misteriosamente filtrados que anuncian atentados a cuarteles policiales.

Días antes la Cumbre bilateral celebrada por los gobiernos de Moreno y Santos tiene como corolario los acuerdos para el incremento del pie de fuerza de los dos países en el cordón fronterizo, construcción de bases militares, intercambio más rápido y fluido de inteligencia, acciones judiciales conjuntas e intercambio de información también en ese campo, el primer traslado de información no espero siquiera firmar esos acuerdos, para trasladar miles de archivos a la fiscalía ecuatoriana de supuestos bienes de la ex guerrilla de las FARC en el Ecuador.

Nuevos gobiernos, vieja política que responde a la agenda de seguridad del Pentágono de los EE.UU, que busca reeditar el Plan Colombia en una versión más avanzada pero que contiene estrategias ya usadas como la acción de yunque y martillo, y que hacen parte del denominado operativo “éxodo 2018” en el Tumaco colombiano donde cerca de 10000 efectivos de las fuerzas militares han sido desplegados entre Nariño, Cauca y Putumayo para golpear fundamentalmente al ELN, mientras miles de efectivos del ejército ecuatoriano han sido movilizados para contener ese posible desplazamiento que se produce por los combates en territorio vecino.

La cooperación con el ejército colombiano para reprimir a las fuerzas insurgentes colombianos no es nuevo y tuvo su momento icónico con el bombardeo al campamento guerrillero donde se encontraba el comandante Raúl Reyes en Angostura provincia de Sucumbíos Ecuador, donde los aviones fantasmas usados para inteligencia, partieron de la base militar norteamericana localizada en Manta y donde curiosamente los radares ubicados en la provincia fronteriza sujeto del ataque, no funcionaron; y, el enlace de las fuerzas militares, con el Presidente del Ecuador de ese entonces, el hasta hace poco Director de la SENAIN, decidió no comunicar esa misma noche la violación de territorio ecuatoriano por parte de las fuerzas militares colombianas.

Durante el anterior gobierno la acción conjunta de organismos represivos de Colombia y Ecuador no ceso, pese al discurso y verborrea de supuesta defensa de la soberanía por parte del Presidente, varios guerrilleros fueron detenidos en territorio nacional y entregados en condiciones de indefensión a las fuerzas policiales colombianas, a pesar de estar con heridas, o en situaciones de incapacidad, violando toda norma y acuerdo humanitario para este tipo de conflictos.

Hoy el gobierno de Moreno de manera abierta profundiza una política internacional entreguista y de sometimiento a la estrategia política y militar norteamericana, la visita de Shannon no es más que la ratificación de esa situación, el preludio de mayor cooperación en el campo de la seguridad y que podría incluir la instalación de bases gringas en nuestro territorio, así como el afianzamiento de tratados bilaterales de seguridad y obviamente desde el campo comercial la búsqueda de tratados de libre comercio, así como mayor sometimiento financiero de nuestra economía.

Moreno presuroso entrega millones de dólares a las FFAA, para su fortalecimiento y operación en la frontera colombo ecuatoriana, pero ni un centavo menciona para educación, salud, para asistencia al agro, para proyectos sociales, incluso a sabiendas de que la frontera es de los sectores con mayores niveles de pobreza, desnutrición, muertes infantiles, falta de acceso a la educación.

Que la presencia de este emisario del imperio signifique un caminar por recuperar el discurso y la acción antiimperialista en defensa de la soberanía que fue usurpado por el Correismo y ahora por Moreno para vaciarlo de contenido y dejarlo solamente como elemento de decoración en cocteles y encuentros sin un mínimo contenido político e ideológico.

Que la presencia del Secretario de Estado norteamericano signifique el decidido trabajo por reconstituir el campo de las izquierdas y sus organizaciones, forjando la unidad en medio de levantar banderas y luchas.

Es necesario continuar denunciando la política guerrerista de los EE.UU, la violencia y represión que desatan en el mundo a fin de garantizar su control económico y político.

:::::::::::::::::::::::::::::

pd: Es un deber político y ético exigir la libertad de Simón Trinidad, ante la presencia del funcionario de Estado gringo.

 

 

 

 

 

-->
COLABORA CON KAOS