Publicado en: 11 febrero, 2018

Ecuador. Quito al borde del caos total

Por ABP ecuador

Quito es sin duda una de las ciudades más importantes de América Latina. Independiente de ser la capital del Ecuador, Quito es ciudad que enmarca muchas características particulares.

Alejandro Aguilera / ABP Ecuador

A partir de la década de los 60 con una creciente modernización capitalista de la sociedad nacional, la acumulación del capital empieza a trasladarse a la ciudades y con ello el proceso de urbanización tiene un acelerado crecimiento sin una planificación previa.

Para los años 70 con la explotación petrolera, Quito empieza a dar transformaciones mucho más visibles, ya para comienzos de 1980 la zona urbana de Quito  creció cuatro veces más sin contar con el crecimiento vertical. La población se duplica, el parque automotor se quintuplica, nacen nuevos grupos sociales relacionados a inéditas formas de legitimación y apropiación del espacio urbano.

El Municipio es la sociedad política autónoma subordinada al orden jurídico constitucional del Estado, cuya finalidad es el bien común local y, dentro de éste y en forma primordial, la atención de las necesidades de la ciudad del área metropolitana y de las parroquias rurales. El territorio de cada cantón comprende parroquias urbanas, cuyo conjunto constituye una ciudad, y parroquias rurales.

Los años setenta está signada por la generación de grandes obras mientras que en los ochenta, con el advenimiento del régimen democrático formal, lo está más bien por la realización de un conjunto diversificado de pequeñas inversiones. Lo primero es explicable, entre otros factores por las Posibilidades legales y económicas (el petróleo significa un aval) que la dictadura militar (1972-1979) otorga al Municipio de Quito para permitir la penetración del capital financiero internacional (lógica económica). Lo segundo, en cambio, por el advenimiento de las prácticas políticas que introduce la democracia formal: el clientelismo  tiende a convertirse en la forma dominante de relación con la sociedad civil; pero también porque la herencia del déficit fiscal presupuestario y el arrastre de las obras mayores deja un muy reducido margen para emprender nuevas realizaciones de magnitud.

Sin duda la ciudad ha sufrido grandes transformaciones en las cuales nos han llevado a considerar a cualquier propuesta política administrativa en la que construyan una ciudad mucho más ordenada, inclusiva pero sobre todo con justicia social.

Tras una época marcada de triunfos en las urnas  el movimiento Alianza País tuvo un quiebre tras perder las elecciones locales, por quien se perfilaba como un político joven y con ideas innovadoras y un discurso mucho más “light” donde indicaba que dejaba de lado la disputa entre izquierda y derecha para promover un acuerdo, despolitizando la administración con la teoría del fin de las ideologías.

Con una carta de presentación impulsada por los medios de comunicación llega así Mauricio Rodas Espinel, auspiciado por su movimiento político Sociedad Unida Más Acción (SUMA).

Entender como gana la alcaldía Rodas, es por una desquebrajada relación son los sectores populares de Quito con el entonces alcalde Augusto Barrera candidato por Alianza País y un acuerdo entre partidos y movimientos de derecha, llega a ser la oposición a la propuesta oficialista. Con un arranque en la contienda electoral de un 22,5% logra una levantada inusual terminando en 6 semanas de campaña, ganar la alcaldía con el 58% el cual marcaba ya un destino elegido por los quiteños que convencidos de su propuesta definieron su voto las últimas semanas de la campaña.

Para el 2014 el nivel de aceptación de su gestión llegaba al 89% lo que daba a entender que su administración tenía momentos gratificantes para la ciudad. Pero esto fue solo una cortina montada por el aparataje mediático del cual el burgomaestre critico tanto de la administración pasada.

Su planeación para administrar una ciudad en constante crecimiento tenia ejes como: Movilidad, transporte Público, Reingenieria Vial, Espacio públicos para todos, seguridad, ciudad de posibilidades y solidaria de lo que a 2018 hemos visto que nada de esta “planificación” se ha logrado cumplir.

Pero no solo se ha topado con su inoperancia, sino con muchos quiteños organizados que han dado ejemplo de organización en defensa de sus territorios así hemos visto como moradores del Barrio Bolaños y San José del Condado han dado un rotundo rechazo a sus  pretensiones y caprichos de un alcalde que como menciono su propio asesor:

“Mauricio Rodas era “un chico que casi no conocía Quito, de las mejores familias de la ciudad (…), sin ningún partido, sin nadie que le respalde. Solito. Enfrentado a un excelente alcalde (Augusto Barrera) que hizo un Quito perfecto”. Y manifestó: “el problema es que era tan perfecto que Quito se aburrió”.

El modelo de ciudad que Rodas no tiene lo ha hecho incapaz de ofrecer a los quiteños una pisca de sentido común que cautive su administración sin visión, planificación, inclusión, regalos que nos dejó a los quiteños el marketing político que ilusionó a la carita de Dios.

Como un encantador con su verborrea, en su determinado momento logró encantar a quienes se enamoraron de cosas tan vacías y sin una real visión de ciudad en transformación deslumbraba hablando de lo bonita que quedaron las paradas del trolebús con “avances” tecnológicos que según su lógica eran mucho más seguras, de los llamativos recolectores de basura, de lo importante que es dar a un estadio en el sur de Quito las luminarias pues eso haría de este sector mucho más dinámico en términos económicos, etc.

Como si esto fuera algo que tenía que realizarse para que la ciudad avance de forma real, pues todo está basado en retórica, sin futuro.

El alcalde Rodas ha enfrentado varias vicisitudes en su administración, su mal manejo y sus colaboradores no han sido su brazo ejecutor de su política pues con  tiene muchos frentes abiertos como son con los barrios no regularizados, con transportistas, taxistas, vendedores informales, agentes de tránsito entre otros.

Pero no solo ha sido una administración deficiente en temas estructurales sino también humanos, como fue la perdida en el mes de Diciembre de dos vidas humanas, la primera a pocos días de festejar un año más de fundación con la muerte de un funcionario en el sector del troje. Tras esperar un informe técnico es evidente que no fue un mero desastre, pues en este desastre involucra a la Empresa Metropolitana de Gestión Integral de Residuos que es la que administra el material que se desentierra del Metro de Quito meses anteriores ya se hizo conocer un llamado de atención por las condiciones que se estaba acumulando los escombros.

Días después con tristeza conocíamos otro fallecimiento por otra negligencia en contratación para la instalación del ya reconocido nacimiento en la virgen del panecillo.

Ir enumerando el abandono en la que se encuentra la ciudad sería un listado interminable con el cual los ciudadanos ya se han dado cuenta 3 de cada 4 quiteños tienen un concepto negativo de la administración de Rodas. Pero el alcalde se hunde en sus fantasías y engaños pues cada miércoles en sus pagadas cadenas radiales quiere hacer creer a los quiteños que es la ciudad en la que se puede vivir mejor.

-->
COLABORA CON KAOS