Ecosocialismo, una idea cuyo momento ha llegado

Publicidad

Es hora ya de que, ante todo el mundo, los y las ecosocialistas anuncien una nueva visión del mundo, sus objetivos y sus estrategias para ofrecer un futuro a la Humanidad, derrotando la miseria histórica, moral y biológica del capitalismo.

La Humanidad actual está atormentada por varias crisis: una crisis de salud pública, una crisis económica, una crisis financiera, una crisis de la naturaleza, una crisis climática. Los diversos hilos que conducen a estas crisis se pueden encontrar en la fuerza impulsora de la destrucción social y ambiental: el capitalismo.

La crisis del capitalismo que estamos viviendo hoy es coyuntural, una especie de ensayo general sobre el colapso civilizatorio asociado con la degradación de las condiciones ambientales y materiales creadas por este sistema de producción y distribución basado en la acumulación de capital por el robo de plusvalía del trabajo y la extracción, destrucción y degradación de los recursos de la naturaleza. Siendo la crisis actual del capitalismo coyuntural, es su versión neoliberal la que actualmente atraviesa la crisis orgánica y final: las instituciones del capitalismo global, ya sean finanzas, multinacionales o gobiernos que administran sus secciones nacionales y sus partidos políticos, están tan desacreditados como los están los resultados de su gobernanza y planificación económica. Lo único que tienen para mostrar es austeridad, una degradación social y moral sin precedentes y una destrucción ambiental sin igual en la historia de nuestra especie. Defienden esto proclamando el crecimiento económico, proclamando el PIB y el consumo superfluo, aplaudiendo incluso cuando la destrucción de lo que no tiene valor «genera capital». Construyen su éxito sobre montañas de huesos y cenizas.

La desglobalización no es algo que ocurrirá en el futuro, es algo que ya está aquí. La desglobalización social se realiza de arriba hacia abajo y ya tiene sus comandantes políticos: Trump, Bolsonaro, Duterte. El ascenso del nacionalismo (que es defendido por buena parte de los capitalismos nacionales) es la primera parte de esta desglobalización, aunque sea más obvia en asuntos que impactan a la Humanidad y su futuro, como el cambio climático, los derechos humanos o las pandemias, y solo después será sobre asuntos que impactan a la burguesía capitalista internacional, como el comercio y la financiarización. La desglobalización económica, la antítesis del capitalismo, se construirá mediante la destrucción del medio ambiente, en forma de desastres naturales y en forma de pandemias.

Con la crisis del coronavirus, se precipita otra fase de desglobalización y la crisis orgánica del capitalismo neoliberal: el aumento de la indispensabilidad de los servicios públicos, el rescate de economías enteras, el colapso de gran parte de la economía, los ingresos y los intereses inútiles, las transacciones financieras, el turismo de masas, la importación y exportación sin otra orientación que la obtención de ganancias. Sectores enteros de la economía capitalista no crecerán en la próxima década. Gran parte de la economía esencial también se verá afectada por los hilos que se han ido cosiendo para pegar aquello necesaria para el pesado ancla del capital. La ventana de posibilidades para la hipotética repetición de la receta de austeridad de las últimas crisis se cierra: no hay acreedor cuando la economía entera colapsa y no habrá economía sin ingresos. El desempleo masivo tenderá a revivir otra bolsa de oxígeno para el capitalismo, ahora con una cara más limpia. La estimulación del consumo y las medidas monetarias serán glorificadas, con ingresos básicos incondicionales, pagados directamente a través de papel impreso en un banco, o mediante subsidio directo de cuentas básicas (vivienda, agua, electricidad, alimentos) a través de papel impreso en un banco. Habrá helicópteros de dinero, bazucas de dinero, y todo se quemará en la apuesta de la especulación, el acaparamiento, el oportunismo, porque esa es la característica principal del capitalismo. Los buitres especuladores merodean por todas partes, avanzan en sectores en problemas para absorber las últimas pulsaciones y pasar a invertir en fondos públicos, malversar lo que pueden, robar lo que esté a mano.

Ya se escucha a los capitalistas pidiendo dinero. Aquellos que acababan de escupir nociones modestas, como el Estado de Bienestar, se acercan y piden que la mano visible del Estado continúe entregando los productos del trabajo realizado por otros. Ya estamos pidiendo el fin de las cuarentenas, que algunas personas mueran porque la «economía» tiene que comenzar a funcionar nuevamente. La carrera más inconfundible para tratar de patentar cualquier cura para esta pandemia y cuadruplicar el costo de los productos médicos esenciales. Los detalles caritativos se acaban con el pasar de las semanas, pero son poco más que el dinero que solían gastar en publicidad. Su beneficencia es, como siempre ha sido, propaganda.

Los gobiernos de hoy no saben qué hacer. Por lo tanto, se colocan en una posición entre el capital y lo social, algunos oscilando a un lado, otros a otro. En la capital del capitalismo, Donald Trump promete salvar a todos los hombres de negocios al tiempo que permite que las empresas privadas de salud decidan quién vive y quién muere, al tiempo que las colas de los supermercados son más cortas que las colas para comprar armas y balas. En el corazón del capitalismo industrial de Europa, Angela Merkel promete adquirir y ejercer control sobre sectores clave de la economía, mientras su delfín Macron habla de nacionalizaciones. Cuando termine la fase aguda de la pandemia, harán todo lo posible para volver a la «normalidad», retornando a las manos de la burguesía capitalista el mando de la economía para planificarla a voluntad. La normalidad a la que aspiran es el colapso climático y esa será la dirección de cualquier recuperación posterior al coronavirus dirigida por estos gobiernos.

Si no hubiera crisis climática, la epidemia de coronavirus sería el principal evento mundial en nuestras vidas. Pero como hay una crisis climática, no lo es. Ya vivimos en una nueva realidad de la Humanidad, la abrumadora tendencia global de un nuevo entorno que escupirá la globalización, el positivismo y el capitalismo fuera de la mesa. La pregunta es única: ¿Se escupirá también a la Humanidad o esta buscará una inteligencia colectiva que reemplace la realidad ambiental y social creada por el sistema capitalista para crear estratificación, promover estratificación, osificar la estratificación para justificarla teóricamente a través de falacias lógicas y mentiras históricas, a través del borrado de pueblos, culturas, géneros y alternativas?

La necesidad de un mercado en constante expansión para sus productos ha llevado al capitalismo a todas las latitudes, a todos los ecosistemas, a toda la superficie del globo. El capitalismo debe recalar en todas partes, instalarse en todas partes, establecer conexiones en todas partes. En todas partes destruye. Es una teoría que choca con la realidad. No, no hay crecimiento infinito en un sistema finito como el planeta Tierra. Hemos alcanzado varios límites bio-geofísicos en las últimas décadas y con eso ya hemos destruido algo que habíamos disfrutado sin ningún esfuerzo durante los últimos 12 mil años: un clima estable que nos permitió, después de casi 300 mil años de caza-recolección y pequeños grupos, asentarnos en muchos más territorios que antes, planificando alimentación para varios años, siendo muchos más, viviendo juntos, discutiendo juntos, aprendiendo colectivamente, desarrollando la escritura, la música, la literatura, la pintura, el teatro, la civilización. Esta destrucción es el legado que el capitalismo deja a la Humanidad. Podemos evitar que su legado a la Humanidad sea también la extinción de la civilización. ¿Cómo?

El ecosocialismo es un movimiento político para el futuro, basado en salvaguardar el equilibrio ecológico, preservar ambientes saludables, defender a quienes trabajan y rechazar el modo de producción capitalista. Es una corriente de acción ambiental y climática basada en un análisis marxista crítico con el fetiche de la mercancía y con el aumento del valor de cambio, la lógica del mercado y las ganancias y el rechazo del autoritarismo burocrático de las experiencias del «socialismo real». Es un movimiento político que propone la primacía de los valores de uso, la satisfacción de las necesidades reales, la igualdad social, la salvaguarda y recuperación de la naturaleza y los medios naturales, que afirma inequívocamente la economía como un subsistema del medio ambiente.

Volvemos a Marx: “El trabajo no es la fuente de toda riqueza. La naturaleza es a la vez una fuente de valores de uso (¡y ciertamente en ellos consiste la riqueza material!) y también de trabajo, que es en sí mismo la manifestación de una fuerza de la naturaleza, el trabajo humano «. Los ecosocialistas rechazan la ecología de mercado y el socialismo basados en mercancías y el valor de cambio como pautas.

Una sociedad eco-socialista se basará en la racionalidad ecológica, en la propiedad colectiva de los medios de producción, en la planificación democrática de la producción para definir inversiones y objetivos productivos con el fin de satisfacer las necesidades reales de la humanidad. La solución no es una limitación de «consumo general», sino un cambio en el consumo, ostentación, desperdicio, alienación y acumulación que prevalece en el orden capitalista. En este sentido, las reformas son insuficientes, porque no pueden reemplazar la prioridad dada a las ganancias por la necesidad de poner lo social y lo ecológico por delante. Para eso es necesario cambiar la Historia, para eso es necesaria una, muchas revoluciones.

Naturalmente, habrá muchos problemas con la planificación y la transición: tensiones, contradicciones y estructuras de poder que tratarán de dominar el proceso democrático, pero esa es la naturaleza de la democracia, no da garantía de seguridad. Los mecanismos de mercado y la dictadura tecnocrática, por otro lado, nos dan la garantía de destrucción.

El futuro de quienes trabajan es esencial en el ecosocialismo, pero no creemos en la visión positivista de la magia tecnológica para resolver la destrucción ambiental o en la opinión a favor la dictadura ecológica autoritaria. Para resolver el problema del empleo, debe haber una división definitiva de las nociones de desarrollo y crecimiento. Para hacer esto, es necesario terminar con el terrible despilfarro del capitalismo, basado en la producción de cosas inútiles, terminar con artificios como la obsolescencia programada y enfocar el trabajo hacia las necesidades reales de las personas: agua, alimentos, ropa, vivienda, transporte, ambiente saludable. Para que las necesidades se ajusten a la realidad, la publicidad comercial debe ser suprimida y reemplazada por información y discusión. Finalmente debemos reemplazar “tener” por “ser”, trabajar muchas menos horas y buscar la satisfacción personal a través de actividades culturales, deportivas, artísticas, eróticas y políticas, en lugar de la ambición compulsiva por la acumulación de objetos muertos y propiedades.

Una vez que termine esta pandemia, los pueblos del mundo serán puestos ante una de estas dos inevitabilidades: Hayek o Keynes, economía de la crueldad social y ambiental absoluta o economía de la destrucción ambiental absoluta. Ninguno de ellas resolverá la crisis ambiental y la crisis climática. Ninguno de ellas es inevitable, pero por defecto siempre serán el plan que pondrán en marcha los líderes del capitalismo global y los capitalismos nacionales. El regreso a la normalidad es el regreso al camino del colapso. No puede pasar. La crisis orgánica del capitalismo neoliberal debe transformarse en la crisis final del capitalismo y esto no sucederá por omisión, solo por acción.

Joao Camargo, Investigador de Alteraciones Climáticas y activista de Climáximo (Portugal)

https://www.publico.pt/2020/04/01/opiniao/opiniao/ecossocialismo-ideia-cujo-tempo-chegou-1910429

Traducción: viento sur

vientosur.info/spip.php?article15850

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More