Ecologistas Extremadura contra el maltrato animal en “el Toro de Coria”

7

La descripción visual de las mismas es aterradora. El toro deambula por el pueblo durante horas y recibe en su cuerpo los dardos que le arrojan los vecinos con sus cerbatanas. Cuando el agotamiento le vence y cae rendido al suelo es matado a tiros con una escopeta. En otras ocasiones el toro es acorralado hasta el final por los mozos del pueblo que lo llevan a un recinto cerrado donde es sacrificado de igual forma. Inmediatamente después de que esto ocurra algunos vecinos del pueblo, cual horda de bárbaros, se abalanzan sobre el pobre animal agonizante y lo desangran en plena calle ante la vista de todos, incluido niños.


Al amparo de la tradición, esta parte de las fiestas de las ferias de San Juan se sigue permitiendo. Las tradiciones son solo costumbres que deben mantenerse siempre que nos enriquezcan ética y moralmente. Las fiestas populares deben servir para divertirse de una forma saludable que nos libere de la monotonía, pero creemos que en ningún caso deben ser pretexto para trasformarnos en seres primitivos que disfruten con el miedo y el dolor de un ser vivo. Nos parece un escándalo que esto lo presencien niños. Eso es lo contrario de educar en valores y va radicalmente en contra de lo que se propugna en la asignatura de Educación para la ciudadanía que hoy día se imparte en todos los colegios e institutos de nuestra región.

Este espectáculo despiadado, es apoyado a través de las subvenciones, que anualmente se ponen a disposición de las Entidades locales, para el fomento y promoción de las Fiestas de Interés Turístico de Extremadura, fiestas subvencionadas con el dinero de todos los extremeños.
&nbsp
Por un lado se realizan actividades como instaurar una Red de Escuelas para promover una cultura de igualdad, paz y no violencia, (términos todos ellos laudables), y se establecen planes para la no discriminación, el no maltrato…; y por otro, se cierran los ojos ante la violencia, la crueldad y el maltrato. Disparatado descaro y cinismo&nbsp de nuestros gobernantes.

De nada sirven los pretextos fundados en una falsa cultura. El salvajismo no se puede justificar con la religión, las ideologías o las tradiciones, porque es en sí injusto, burlador de la ley por la que hemos decidido gobernarnos todos en nuestro país. ¿Qué derecho tenemos a decir&nbsp de la discriminación de las mujeres y las razas en otras culturas y religiones?. Esta contradicción se está propagando y publicitando desde la Administración, con apoyo económico y permisiva indiferencia, que no deja de ser un enmascarado&nbsp consentimiento. Cómo se puede exigir a otro respeto, cuando uno no respeta la dignidad que todo ser vivo merece.
&nbsp
Estos espectáculos alimentan una imagen muy negativa de Extremadura en el exterior. Fomenta una falsa apariencia, de zona poblada por individuos primitivos, brutos e ignorantes. Aunque el extremeño se esfuerce por desligarse de esa imagen,&nbsp si se siguen permitiendo este tipo de actuaciones en algunas fiestas populares, lo que queda en la mente de todos es esa desgraciada impresión.

Los extremeños tenemos tradiciones culturales originales de las que podemos disfrutar y debemos seguir fomentando, pero que por desdicha, se ven oscurecidas por estas malas costumbres que tienen su origen en la falsa creencia de algunos de que los animales son totalmente diferentes a los humanos y que no sienten el dolor de igual manera que nosotros.

Los conocimientos actuales aportados por las neurociencias y la genética, han corregido la idea de que había una diferencia radical entre los humanos y las demás especies animales (y sobre todo con los mamíferos), ahora se sabe que todos estamos emparentados filogenéticamente, y fundamentalmente entre otras muchas cosas compartimos con los animales la capacidad de sentir dolor , numerosos autores concluyen que todos los mamíferos tienen una corteza cerebral suficientemente desarrollada como para experimentar el sufrimiento, y recordemos el toro es un mamífero evolucionado.
&nbsp
Por todo ello, desde Ecologistas Extremadura solicitamos de las autoridades extremeñas y estatales que se impida la celebración de la cruel actividad que supone “El toro de Coria” en 2009 y que los fondos públicos se empleen en la conservación de costumbres en las que no se martirice a animales indefensos y que nazcan de la cultura real, digna y legítima de las que todos nos podamos sentir orgullosos.
&nbsp
Ecologistas Extremadura