Ecologistas en Acción Extremadura participo en la manifestación en contra del ATC

Más de 4.000 personas  según la organización- se manifestaron ayer en la capital conquense contra la implantación del Almacén Temporal Centralizado de Residuos Nucleares en Villar de Cañas (Cuenca).  Ecologistas en Acción Extremadura participo en la manifestación, recordemos que Extremadura ha sido candidata dos veces a albergat el cementerio nuclear una vez en Mesas de Ibor y otra en Albala, 

Organizada por la Plataforma contra el Almacén Nuclear de Cuenca y la Coordinadora Estatal Antinuclear, la marcha reunión en Cuenca a opositores al silo nuclear provenientes de Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid y Valencia; siendo notable la presencia de vecinos de municipios próximos a Villar de Cañas como Tarancón, Belinchón, Mota del Cuervo, Belmonte o Alconchel de la Estrella, entre otros.

Entre las organizaciones presentes figuraron los partidos políticos Izquierda Unida, eQuo y el Partido Castellano (PCAS), y las organizaciones ecologistas Greenpeace y Ecologistas en Acción.

El eurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer afirmó que la manifestación de Cuenca recoge el sentir de los millones de españoles y europeos que creen que hay que cambiar el modelo productivo por uno sostenible en el que no tenga cabida la energía nuclear. Meyer apostó además por recuperar la titularidad pública del sistema energético, «en manos actualmente de especuladores».

La coportavoz federal de eQuo, Reyes Montiel, afirmó que existen alternativas de desarrollo para las zonas rurales mucho más seguras y productivas que la implantación de un almacén nuclear «que no genera posibilidades de desarrollo real porque no supone un polo de atracción para ninguna otra actividad económica».

Montiel consideró además que “la elección de la ubicación no se ha hecho de forma democrática ni transparente, porque no se ha informado a la ciudadanía de los riesgos que puede entrañar para la salud o la biodiversidad”.

La oposición a la instalación del almacén nuclear en Villar de Cañas quedó patente durante la manifestación mediante los eslóganes de las pancartas y las consignas jaleadas por los manifestantes. Entre las primeras se podían leer frases como «Frente a la imposición antidemocrática, respuesta popular», «Castilla-La Manca no será cementerio nuclear» o «Cuenca dice no al cementerio nuclear»; mientras que entre las segundas, se oyeron proclamas como «El plutonio es cosa del demonio», «No hay consenso, que no nos han preguntado» o «Al cigarral el cementerio nuclear». 

La manifestación terminó en la plaza de España con la lectura de varios manifiestos por parte de las organizaciones convocantes en los que se recogían argumentos contrarios al silo nuclear.

Llegados a este punto, María Andrés, una de las portavoces de la Plataforma, se mostraba satisfecha con la participación señalando que «ha quedado patente que Cuenca no quiere un cementerio nuclear». 

Advirtió de que la marcha de ayer sábado no será la última, dado que el seguimiento de las acciones de la Plataforma es cada vez mayor.

Los actos reivindicativos terminaron con el concierto de La Taberna del Culpable, Cuero y Trance Rock en el polideportivo Luis Yúfera. Mientras que hoy sigue en el Bosque de Acero la I Feria de la Ecología y la Sostenibilidad.

Quejas ante Europa
La Plataforma contra el Cementerio Nuclear de Cuenca presentará una queja formal ante la Unión Europea al considerar que el proyecto para la construcción del silo nuclear en Villar de Cañas no cuenta con el informe de impacto ambiental previo que exige la normativa comunitaria. 

Siguiendo las directrices del eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, los miembros de la Plataforma solicitarán a la Comisión de Peticiones de la UE -de la que Meyer es vicepresidente- una audiencia pública en la que expondrán a los parlamentarios y representantes de la Comisión Europea que el proyecto de Villar de Cañas no cuenta con el informe ambiental previo. 

Meyer ha señalado que, en el caso de que haya incumplimiento de la directiva, que marca la obligatoriedad de que exista un estudio ambiental previo, Bruselas podría apercibir al Estado español por incumplir una normativa comunitaria.

María Andrés, una de las portavoces de la Plataforma, señaló que analizarán esta opción en la próxima Asamblea con objeto de emprender una nueva vía que pueda paralizar el proyecto. En este sentido recordó que la Plataforma ya tiene presentado un recurso ante el Tribunal Supremo por este mismo incumplimiento.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS